En 20 años ¿Cómo ha avanzado la salud en el Gran Concepción?

Junto con la Quinta Región y la Metropolitana, el Biobío cuenta con la mayor cantidad de especialistas del país, además de gran número de subespecialistas, mayoritariamente concentrados en el Gran Concepción. A esto se suma la gran capacidad resolutiva alcanzada en temas de salud y el vanguardista equipamiento diagnóstico, de última generación. Todo esto ha logrado que, en sólo dos décadas, nos posicionemos como una de las zonas de mayor desarrollo en atención de salud.

 

salud-img_5249
Dr. Carlos Grant, Director del Servicio de Medicina Interna del Hospital Regional de Concepción y socio fundador del laboratorio clínico Diagnomed.

En sólo dos décadas, la medicina y el sistema sanitario, tanto en el sistema público como en el privado, avanzaron cualitativa y cuantitativamente en el Gran Concepción, de la mano de los avances médicos y tecnológicos alcanzados. Un ejemplo: Hace 20 años, en casos de falla renal los pacientes debían trasladarse a la capital del país para efectuarse diálisis, hoy un tratamiento rutinario en la zona. “Y los que no podían, inevitablemente morían”, recuerda el médico internista y ucista Dr. Sergio Opazo, Director del Hospital Clínico Regional Guillermo Grant Benavente.

Los progresos médicos y tecnológicos no sólo revolucionaron la resolución sanitaria, sino que consiguieron alargar la expectativa de vida de la población, algo que también significó una saturación de los centros hospitalarios en todos los niveles de atención en salud, “porque la mayor expectativa de vida redunda en más personas y, por ende, más enfermos”, reconoce el endocrinólogo Dr. Carlos Grant, Director del Servicio de Medicina Interna del Hospital Regional de Concepción y socio fundador del laboratorio clínico Diagnomed.

Ambos profesionales detallan, desde su prisma personal, lo vivido en el ámbito de la salud en Concepción, en las últimas dos décadas.

“Cuando miro hacia atrás y veo cómo ha avanzado el tema sanitario y médico en el país, y en la Región específicamente, noto que se han producido cambios abismantes”, afirma el Dr. Opazo, quien con 44 años de ejercicio profesional es una voz más que autorizada para referirse al tema. “Partamos diciendo que en estos 20 años se ha desarrollado exponencialmente la oferta de salud privada, con centros de gran complejidad que cuentan con profesionales muy capacitados y equipamiento de punta. Sin embargo, de la misma manera, la salud pública, y el Hospital Regional, concretamente, también ha vivido una gran transformación, marcando pauta en la zona no sólo en cuanto a avances técnicos y tecnológicos, sino también en lo referente a tratamientos, y a la capacidad y alta especialización de nuestros profesionales. Cabe destacar que contamos con especialistas de cada una de las especialidades existentes, y muchos subespecialistas, y áreas médicas que se han constituido en polos de desarrollo espectaculares, como es el caso de Cardiocirugía, Neurocirugía y Oncología, entre otras”, cuenta.

Es así que el Biobío hoy cuenta con la mayor cantidad de especialistas en el país, junto a la Quinta Región y la Metropolitana, y decenas de subespecialistas, mayoritariamente concentrados en el Gran Concepción, todos de gran reconocimiento entre sus pares. Esto ha evitado el traslado innecesario de pacientes que, hace 20 años, debían viajar a la capital para asistir a citas médicas.

Asimismo, la implementación en 2005 del Acceso Universal de Garantías Explícitas en Salud (AUGE), conjunto de beneficios garantizados por Ley, también implicó no sólo un cambio en la forma de atender a los pacientes que padecen estas patologías, sino también un aumento en los requerimientos de salud pública de todo el país. En el Biobío, el Hospital Regional de Concepción, el gran centro de referencia de patologías más complejas, vio entonces su capacidad puesta a prueba; no obstante, el Gran Concepción demostró estar preparado para hacerse cargo de las 80 patologías contempladas actualmente en este Plan de Salud. “En caso necesario, sólo derivamos a la Región Metropolitana a quienes han sufrido quemaduras en más del 70 % de su cuerpo y a niños que deben someterse a cirugías cardíacas”, señala el Dr. Opazo, quien agrega que hoy sólo la Posta Central, en Santiago, tiene una mayor capacidad resolutiva que Concepción, una muestra de lo mucho que ha avanzado la ciudad en términos médicos.

 

Desarrollo diagnóstico, ventajas y desventajas 

Pero los avances médicos llegaron de la mano de nuevas y mejores tecnologías, que permitieron un gran desarrollo de nuevas técnicas diagnósticas, como los modernos sistemas de Imagenología.

“La ciudad cuenta con apoyo diagnóstico de la mejor calidad, con equipos de última generación, como los scanners de 128 cortes, que permiten realizar un diagnóstico más preciso y en menor tiempo, generando imágenes tridimensionales de cualquier parte del cuerpo con gran detalle. Asimismo, se efectúan ecotomografías rutinariamente, algo impensado hace 20 años en Concepción. De hecho, cuando fui jefe de la Unidad de Emergencia en este Hospital, hace muchos años, eso no existía”, comenta el Dr. Opazo.

salud-sergio-opazo-santander-director
Dr. Sergio Opazo, Director del Hospital Clínico Regional Guillermo Grant Benavente.

Su opinión es reafirmada por el Dr. Grant. “Si pienso con lo que me encontré cuando recién me recibí de médico (1982), y recuerdo cómo era la UCI a la que llegué, en este mismo Hospital, y miro la de hoy, siento que estamos ante mundos distintos. El manejo es diferente y el desarrollo tecnológico es otro, porque hoy contamos con equipamiento de vanguardia que nos permite equipararnos al mejor centro hospitalario de Sudamérica. Eso sumado a los especialistas existentes en la ciudad, altamente capacitados, permiten a Concepción tener una resolutividad sanitaria de 95 % o 98 % de las patologías que se presentan”.

Pero el acceso a equipamientos de última generación ha generado también cambios indeseados, en opinión de Grant. “La gran cantidad de opciones tecnológicas para el diagnóstico ha encarecido enormemente la atención. Además, las nuevas generaciones de médicos han dejado de lado el analizar detalladamente al paciente para generar una buena historia clínica, la que viene dada por una excelente relación médico-paciente, siento que se ha deshumanizado la atención. Se ha perdido el contacto con quien tienen en frente, esa enriquecedora conversación que se tenía con el paciente ha derivado en sólo pedir exámenes, en sólo considerar la parte netamente técnica, que en algunos casos es necesaria, pero que implica un retraso en el diagnóstico, porque siempre se pide un examen más, por si acaso. Debemos recordar que nuestros antecesores resolvían con métodos sencillos, con un buen examen clínico; ahora, nos apoyamos en la tecnología, como scanners y resonancias, que son parte de los exámenes más sobreutilizados en la medicina. Es bueno tenerlos, pero hay que racionalizarlos”, enfatiza Grant.

mriAñade que a esto se suma que en los últimos años se ha vivido una sobresaturación de subespecialistas, “lo que es bueno, porque evita que los pacientes con patologías más específicas deban trasladarse a Santiago para atender problemas que ahora pueden ser resueltos a nivel local; sin embargo, esto ha dado pie para que el paciente se salte al médico internista o al médico general por patologías que fácilmente podrían ser resueltas por ellos. Por ejemplo, si tienes tos, ya no vas a tu médico de cabecera, sino que te diriges inmediatamente a un broncopulmonar. Y lo mismo ocurre con los exámenes: en el mismo ejemplo, si tienes tos, un problema que podría ser resuelto con un buen examen clínico, se te manda a hacer un escanner de tórax, algo innecesario. Quizás esto tenga que ver con la judicialización de la Medicina, pues los médicos más jóvenes tienen temor de lo que les puede pasar si no emiten un buen diagnóstico, por eso piden todos los exámenes que puedan, para respaldarse ante una instancia judicial”, sentencia.

No obstante, más allá de la válida crítica del Dr. Grant, la capital regional se erige hoy como una ciudad a la vanguardia de los adelantos tecnológicos en el área médica. Tanto es así que, como dice el Dr. Opazo, “hoy no existe ningún examen que no pueda hacerse en Concepción, incluso, tenemos dos aceleradores lineales, un dispositivo muy avanzado que se usa para dar radioterapia de haz externo a enfermos con cáncer, y tanto los centros privados de salud, como los públicos, cuentan con equipos de resonancia nuclear magnética. Creo que lo único que no existe en la ciudad es la posibilidad de hacer tomografías por emisión de positrones, llamada diagnóstico por imágenes PET, pero ya llegará”, sostiene.

 

Intervenciones quirúrgicas

A la par de la mejora en la resolución diagnóstica y de áreas como la Hematología, y en la medida que la ciudad se ha vuelto polo de desarrollo en distintas especialidades, gracias a la gran cantidad de médicos especialistas y subespecialistas, también se ha avanzado en la cuc-foto-3capacidad resolutoria de todo tipo de intervenciones quirúrgicas. “Hoy se puede resolver prácticamente cualquier problema de salud localmente. Debemos recordar que hace 20 años, si tenías un infarto te derivaban a Santiago, porque acá no existían ni los especialistas ni los equipos para operarte, hoy está todo”, afirma el Dr. Grant.

Asimismo, el Dr. Opazo añade: “Antes, si querían extraerte la vesícula, debían abrir tu abdomen; ahora, en cambio, la cirugía es laparoscópica, un método menos invasivo y que genera una recuperación más rápida. Lo mismo es válido para las operaciones de cadera y hombro, o de rodilla, en que el paciente a los 21 días ya está jugando fútbol, algo impensado hace 20 años, cuando la persona estaba postrada por tres o cuatro meses. Y así en todo, se trata de mejoras impresionantes”.

De igual manera, los doctores Opazo y Grant comentan que si bien los programas masivos de prevención y de manejo de patologías frecuentes siempre han existido, ahora el paciente está más informado de los beneficios a los que puede acceder y que el aparataje público ha trasladado la atención de estos planes de salud, ahora mejor definidos e integrales, a los consultorios y Cesfam.

“Un ejemplo de lo potente que resultan estos programas para la población es revisar cómo ha cambiado la salud bucal de nuestros niños. Hace 30 años veíamos a más del 80 por ciento de los escolares con caries. Hoy, gracias a estos planes, que consisten en examen de salud, educación, técnica de cepillado y dos aplicaciones de flúor al año a niños en etapa preescolar, esos índices han caído enormemente, lo que es una maravilla, porque las piezas dentales están hechas para durar toda la vida. De ahí la importancia de prevenir”.

Ambos profesionales coinciden en que incluso la hotelería de los servicios clínicos ha mejorado, pero que lo único que no ha cambiado “es que los pacientes son el centro del accionar en salud, a ellos nos debemos, y nos esforzamos por brindarles la mejor atención posible, con profesionales capaces, altamente especializados y comprometidos, y equipamiento de última generación, y siempre con un trato digno y respetuoso”, puntualiza el Dr. Opazo.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES