En el siglo XXI el agua potable sigue salvando vidas

Cristian Vergara Gerente General Essbio

Vivimos días difíciles. Estamos conociendo la devastadora realidad de una pandemia global sin precedentes que ha golpeado, incluso, a los países más desarrollados. En Chile también estamos enfrentados a un panorama lleno de incertidumbre, tomando las medidas necesarias para controlar la propagación del virus y minimizar los riesgos.

En este contexto, han quedado en evidencia las fortalezas que tenemos como país, las que nos han permitido mitigar el impacto de esta pandemia. Una de ellas, la capacidad de nuestro personal sanitario. Diariamente, vemos cómo nuestros médicos, enfermeras y, en general, toda la red pública y privada de salud trabaja sin descanso para salvar vidas.

Todos podemos trabajar unidos para que nuestro sistema sanitario no colapse y en nuestra industria somos aliados naturales para este propósito. Así como es fundamental mantener el distanciamiento social y obedecer las medidas de la autoridad, también lo son las medidas de higiene y cuidado preventivo: lavado de manos frecuente y desinfección de instalaciones con agua y cloro.

“…somos conscientes del apoyo que hoy requieren los sectores más vulnerables, para los cuales nuestra industria ha dispuesto una serie de beneficios que aseguren el suministro de agua potable y entreguen facilidades a quienes no pueden pagar”.

En el pasado, muchas enfermedades que afectaron a la población fueron erradicadas en gran medida por el aumento de cobertura de los servicios sanitarios. Pensemos en el cólera, la hepatitis y el tifus, que hoy no registran las altísimas tasas de contagio que tuvimos en el siglo pasado.

En Chile tenemos la fortaleza de que la cobertura de agua potable (100 %), alcantarillado (97 %) y tratamiento de aguas servidas (100 %) en el ámbito urbano, es muy amplia y transversal, por sobre la realidad de nuestro continente, e incluso, superior al promedio OCDE.

cóEn este escenario, tenemos claridad de nuestro rol como pilar transversal para moderar las tasas de contagio y así salvar vidas. También, somos conscientes del apoyo que hoy requieren los sectores más vulnerables, para los cuales nuestra industria ha dispuesto una serie de beneficios que aseguren el suministro de agua potable y entreguen facilidades a quienes no pueden pagar.

Además, sabemos que podemos aportar a los sectores rurales, que es donde se concentra la totalidad de personas sin acceso a agua potable y a tratamiento de aguas servidas, y lo haremos, contribuyendo así con el acceso universal al servicio.

Por eso debemos ser cautelosos con las medidas que hoy se proponen, ya que podrían afectar el modelo sanitario, poniendo en riesgo la estabilidad del sector y las futuras inversiones que son necesarias de cara a los desafíos del cambio climático y la escasez hídrica.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES