Eric Aedo Jeldres: “Quiero entregar opciones de futuro a la gente”

GOBERNADOR_1.jpg
Asegura que no le pesa ser el sucesor de Rodrigo Díaz, su gran amigo. Pero enfatiza que aunque partirá del trabajo ya hecho por su predecesor, tratará de diferenciarse haciendo de su gestión una búsqueda constante por mejorar las oportunidades de los habitantes de su provincia. Par ello se motiva día a día, consciente que entró a la política por su profundo compromiso social, por el que incluso dejó en el camino su idea de ser sacerdote.
Cuando Rodrigo Díaz renunció a la gobernación de Concepción en mayo último, rápidamente surgieron nombres como posibles candidatos para su reemplazo. Entre ellos el del angelino Eric Aedo Jeldres -hasta ese entonces Director Regional de Chile Barrio- un militante DC, que estuvo a punto de ser sacerdote y que por su perfil conciliador, su personalidad mesurada y por su profunda vocación social surgía como la carta perfecta para “hacer el peso” a la mediática figura de Díaz.
Aunque su nombramiento demoró en definirse, finalmente se concretó y tal como se preveía, en el Gran Concepción hubo total consenso en que él era la única figura política capaz de ocupar esta gobernación que estaba impregnada del nombre de su antecesor.
Rápidamente se posesionó del cargo y comenzó a definir los lineamientos de su gestión. Hizo algunas reestructuraciones en el equipo de profesionales de la gobernación que, como él asegura, “no significaron cambios, sino sólo un mejor aprovechamiento de los talentos” y comenzó a acelerar la llegada a Concepción de la Universidad del Trabajador INFOCAP, creada por la Compañía de Jesús, con la que él está muy ligado por sus 5 años de preparación en el seminario con los Jesuitas.
“No sólo me quiero centrar en los problemas de cesantía como tal, ayudando con canastas familiares y esas cosas, sino que mi idea es colaborar en entregar opciones de futuro a la gente, especialmente a los trabajadores que carecen de una formación formal para acceder a mejores oportunidades”, enfatiza.
Su idea, sostiene es “aportar algo distinto” y garantiza que las puertas de la gobernación siempre estarán abiertas “tal como lo hizo Rodrigo (Díaz) para estar un diálogo permanente con la gente,  pero también me quiero enfocar en un tema de futuro, de lo que va  a ser esta provincia. Por eso he estado en conversaciones con las universidades de la zona por el tema de la Biotecnología, con el mundo empresarial y con la Iglesia”.
¿Sintió algún grado de temor  de ser  el reemplazante de una figura tan potente como la del  ex gobernador de Concepción?
La verdad es que nada. Al contrario, fue una tremenda motivación. Primero, porque con Rodrigo soy amigo desde hace muchos años. Así es que reemplazar a un amigo que se va con ese nivel de reconocimiento siempre es grato. Tengo muy  claro que la base de la que parto es lo que Rodrigo hizo. Mi motivación es no hacer menos que él, sino que hacer más.
-A diferencia de lo que sucedió con su par de Arauco, su nombramiento fue muy bien recibido por todos los actores sociales y políticos de la zona. Eso debió haber sido muy motivante.
Creo que se debe a mi trayectoria en Chile Barrio, donde aún teniendo diferencias políticas claras con algunos alcaldes o parlamentarios de oposición, nunca nos perdimos de lo que debíamos hacer:  que la gente tuviera acceso a su vivienda o algunos servicios básicos. En eso nunca hicimos distinciones entre alcaldes de uno u otro color político
-En Concepción coexiste la figura  del gobernador y el intendente, por lo mismo la gente no tiene claro cuál  es la verdadera función de su cargo. Su antecesor le imprimió un sello al transformarse en un mediador de conflictos ¿En qué se diferenciará Ud.?
Primero me interesa recalcar que con la intendente tenemos una relación muy fluida y parte de eso se vio cuando al poco tiempo de mi nombramiento me dejó como su subrogante. Yo agradecí la muestra de confianza, para mí ese gesto fue importante. Porque esta es una tarea que hacemos en conjunto y a veces los signos marcan hechos. Si me preguntan en que me quiero diferenciar, diría en que quiero abordar temas de futuro. Ser un desburocratizador y servir de puente entre distintas instituciones para lo que tiene que ver con temas de desarrollo.
En busca del “magis” ignaciano
La decisión de Eric Aedo por entrar a la política provocó un giro de 180º en su vida. Siempre le interesó el servicio público y por su formación familiar profundamente católica creyó que esta inquietud la podría canalizar a través del sacerdocio. “Llevaba 5 años en el seminario, cuando me di cuenta que quería estar en el ámbito público. Después de 35 días de orar en silencio llegué a la conclusión que tenía que quemar mis banderas fuera del seminario. Fue una decisión racional y afectiva. No me arrepentí de ser cura por una mujer, ni nada de eso, sino porque me gustaba la política”, asegura.
Mientras estudiaba Administración de Programas Sociales en la Universidad conoció a su actual esposa, una mujer separada y madre de tres hijos. “Esto lejos de ser un problema, es algo que me llena de orgullo. Ellos son  sinceramente mis hijos, los quiero mucho y con todas mis imperfecciones he tratado de ser un buen papá para ellos. Tampoco es un drama el no haber tenido hijos propios. Yo iba a ser cura así es que tenía asumido que no iba a tener descendencia”, confiesa.
-¿Qué importancia tiene su pasado jesuita en su trabajo diario?
Como dicen los ignacianos siempre me he esmerado en buscar  el magis, es decir, no sólo hacer lo bueno, sino que hacer lo mejor. Tampoco lo cumplo a la perfección, pero esa motivación siempre está presente, por eso esto del diálogo, de fomentar el desarrollo productivo, lo de INFOCAP,  de preocuparse por el bienestar de la gente. Eso explica mi vocación , porque como gobernador me podría conformar con hacer lo que me pide la ley y quedarme tranquilo, pero desde el punto de vista de mi formación debo buscar el magis. Si uno tiene talento, motivación y oportunidades y se contenta con hacer con lo que la ley le establece está en una grave falta.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES