Essbio quiere liderar los desafíos de la industria sanitaria

Mediante seis claros focos, la segunda sanitaria más grande del país y la primera de regiones se propuso al 2023 ser la primera en cumplir las metas que se impuso la industria y, con ello, potenciar su rol de referente internacional. Lo hará a través de una estrategia de desarrollo que apunta a crear infraestructura con la capacidad necesaria para adaptarse a escenarios adversos, a “ponerse en los zapatos” del cliente y a trabajar por el acceso universal a los servicios sanitarios.

“Queremos ser mejores”. Estas tres palabras representan y cruzan transversalmente los desafíos de la estrategia de desarrollo que Essbio -la segunda sanitaria más grande de Chile y la primera de regiones- proyecta para los próximos cinco años. Una hoja de ruta al 2023 que fue “refrescada” recientemente mediante un trabajo propositivo de todas sus áreas para adecuarla a un contexto que ha sufrido importantes modificaciones en la última década. “Era necesario repensar la forma en que estamos haciendo industria dado los nuevos desafíos que enfrentamos”, agrega Cristián Vergara, Gerente General de la compañía desde marzo de 2019.

De profesión ingeniero comercial, Vergara ha desarrollado toda su trayectoria en el rubro sanitario en distintas empresas del país. Por lo mismo, ha sido testigo de la evolución del sector de acuerdo con las diferentes realidades del entorno. Hoy, particularmente, la industria está trabajando por promover un cambio cultural, para transitar desde el rol de gestores de infraestructura a prestadores de servicios. “Y eso implica desde cómo nos preparamos en términos de desarrollo de inversiones para enfrentar el cambio climático, pasando por propiciar una relación cada vez más cercana con nuestros clientes, hasta trabajar para que en el 2023 seamos líderes en el acceso universal a los servicios sanitarios”, recalca.

Cristián Vergara, Gerente General de la compañía.

El tamaño de la compañía, que ofrece servicios a 751 mil clientes en las regiones de O’Higgins, Ñuble y Biobío, y a otros 255 mil en la Región del Maule a través de Nuevosur, implica, según el ejecutivo, ciertas responsabilidades sobre todo por lo que se espera de ella dada su envergadura. Eso, sostiene, los compromete a asumir un liderazgo para el que ya están trabajando. “Estamos desafiándonos para estar mejor preparados para los próximos años, para tener más y mejores servicios para nuestros clientes, para contar con una infraestructura resiliente y para ser los primeros en regiones en  incorporar la economía circular a nuestras operaciones. Queremos ser los primeros en implementar estos desafíos, pero también, queremos ser los mejores”, enfatiza.

Y lo anterior engloba importantes y concretos avances que situarían a Essbio a la vanguardia dentro de la industria sanitaria nacional y como referente internacional.

Infraestructura resiliente

Para el año 2040 se proyecta que las precipitaciones habrán disminuido entre 15 a 20 %, y que la temperatura media del planeta podría incrementarse hasta 2.5 grados. Ambas variables pronostican una escasez hídrica de la que las sanitarias se están ocupando para satisfacer la demanda de agua potable en calidad y cantidad. De hecho, cambio climático y resiliencia es uno de los desafíos hacia el que el sector sanitario volcó transversalmente su mirada y sus esfuerzos, asumiéndolos como una de sus principales tareas.

Essbio se ha propuesto seguir trabajando en el desarrollo de herramientas virtuales para conectarse con sus clientes.

Essbio particularmente diseñó una estrategia que puso en marcha hace un año para generar un plan de eficiencia hídrica con foco en la disponibilidad y calidad del recurso de aquí a tres décadas.

“Aunque en el futuro las fuentes de agua sean escasas y, por lo tanto, el recurso hídrico sea cada día más difícil de obtener, nuestro desafío es mantener la continuidad del servicio. No podemos descontinuarlo producto de la sequía ni tampoco argumentar que por estar afectados por este fenómeno se afectará el suministro de agua a nuestros clientes”, explica Cristián Vergara.

Además de trabajar para tener un acabado conocimiento sobre las consecuencias del cambio climático en las regiones de su área de operación, Essbio incorporó tecnología que le permitiese supervisar la disponibilidad del recurso. Hoy la compañía tiene una red de monitoreo propia -compuesta por 120 puntos- que mide los caudales de los ríos, los niveles de las napas y la lluvia caída, para así realizar estimaciones futuras sobre disponibilidad de agua y tomar decisiones operacionales y de inversión. “Uno de los principales ejes de esta estrategia es desarrollar infraestructura resiliente para enfrentar los escenarios adversos del cambio climático”, añade el ejecutivo. Como ejemplo de lo anterior, menciona los episodios de turbulencia extrema ocasionados por precipitaciones intensas que afectan las fuentes de agua superficiales y que pueden llegar a paralizar la operación de una sanitaria. “Nosotros estamos preparando nuestras instalaciones de manera que las plantas productivas de Essbio puedan enfrentar ese tipo de acontecimientos”, agrega. El plan de eficiencia hídrica contempla una inversión de 183 mil millones de pesos al 2023, que considera la construcción de nuevas plantas de producción y la ampliación de otras; la habilitación de pozos o fuentes subterráneas que se usarán como alternativas de producción  en épocas donde los ríos bajen su nivel y planes de adquisición de derechos y de regularización de fuentes, por nombrar algunos. Essbio ya firmó un acuerdo de gestión hídrica con Arauco, mediante el cual esta empresa cedió a la sanitaria  nuevas fuentes de agua para fortalecer la capacidad de producción de agua en las comunas de Quillón y Florida, y así responder a los desafíos de escasez hídrica que afectan a esas zonas.


Líder en acceso universal a servicios sanitarios

Chile tiene estándares de clase mundial en cobertura de servicios sanitarios: cinco millones de hogares (aproximadamente 17 millones de personas) con suministro continuo de agua potable -equivalentes al 100 % de cobertura en zonas urbanas-, situación similar a la de Estados Unidos, Alemania, Suiza o Suecia. En alcantarillado, el país totaliza 16,8 millones de personas con servicio continuo, que alcanza al 97 %  de su población en áreas urbanas, y la descontaminación del 100 % de las aguas servidas que llegan a las redes de alcantarillado. Estos resultados ponen también al país en el liderazgo de la región, pues ninguno de sus vecinos sudamericanos logra tales coberturas en agua potable y saneamiento urbano. 

Sin embargo, esas cifras que ubican a Chile al nivel de los países OCDE, están muy alejados de la realidad que se vive en las localidades rurales del país. En estas zonas, por ejemplo, un millón 700 mil personas no tiene acceso a una fuente de agua potable continua y de calidad. Por eso la mirada de la industria sanitaria y, particularmente de Essbio mediante su estrategia al 2023, está dirigida al acceso universal a los servicios sanitarios tanto dentro como fuera de su área de operación.


Essbio se ha propuesto liderar el desafío de disminuir esas brechas hasta alcanzar, en 2023, el acceso universal a los servicios sanitarios pero no sólo en el mundo rural, sino que también en las “áreas grises”, sin urbanizar, que fueron quedando como islas en medio del desarrollo de infraestructura en las ciudades.

La compañía está trabajando en dos líneas. Una de ellas es colaborar con municipios y con los gobiernos regionales en los estudios de ingeniería requeridos como condición básica para buscar el financiamiento de sus proyectos de infraestructura sanitaria. La segunda es inversión propia para la construcción de infraestructura principal, como estanques, plantas de tratamiento y redes principales.

“La traba más importante que tienen los municipios para realizar los diseños de sus proyectos son sus altos costos. Nosotros les vamos a proveer de esos estudios para que luego ellos postulen a su financiamiento vía Fondo Nacional de Desarrollo Regional”, detalla Cristián Vergara.

– ¿Por qué Essbio va a asumir esa responsabilidad?

“Somos los expertos en agua en las regiones de nuestra área de operación y, por lo tanto, quienes tienen que liderar el acceso a los servicios sanitarios somos nosotros. Desconocer esa responsabilidad sería negar nuestra esencia”, responde el Gerente General de la sanitaria.

Agua para todos

Actualmente, la zona de cobertura de Essbio se restringe a zonas urbanas. La meta de acceso universal al agua considera que la sanitaria ofrezca servicios a los sistemas de Agua Potable Rural para garantizar su seguridad hídrica. Esto, según explica Cristián Vergara, se realizaría mediante una conexión con una fuente de agua de la compañía para abastecerlos en épocas en que los APR lo requieran. “Sus sistemas productivos pueden ser muy frágiles. Cuando se seca el pozo la única solución factible para esos APR es un camión aljibe que lleve el agua a ese punto. Pero hay muchos de ellos que están cercanos al territorio urbano, donde nosotros podríamos hacer una interconexión con ese sistema”. Los APR seguirían manteniendo su autonomía y Essbio sería un proveedor de servicios para entregar agua en calidad y cantidad según los requerimientos de cada sistema. 

La sanitaria ya trabaja en dos planes en esta línea para la provincia de Arauco y para la Región de Ñuble. En seis meses más presentará el proyecto diseñado a las autoridades, para posteriormente comenzar las conversaciones con las comunidades.

“Queremos ser innovadores en muchas soluciones que estamos desarrollando, particularmente en el acceso universal a los servicios sanitarios. Ese es un tema que marcará el futuro, y nosotros queremos liderarlo para posicionarnos como referente internacional”, advierte.

La idea, agrega, es que nos tomen como ejemplo, que nos quieran venir a ver porque  estamos haciendo bien las cosas, recalcó.

A lo largo de su historia, Essbio pasó de ser una empresa de infraestructura sanitaria a una de servicio con foco en el cliente. Sin embargo, dice Cristián Vergara, llegó el momento de avanzar en esa relación, comprendiendo las expectativas de los clientes y buscando la manera de satisfacerlas mediante soluciones concretas que respondan a sus necesidades.

El plan Cliente Sustentable de Essbio va en esa línea. Antecedido por el proyecto Barrio Sustentable, que se inició en el 2017 para fomentar el consumo responsable de agua potable, esta nueva iniciativa busca que a través de actividades formativas y de incorporación de tecnología se reduzca el uso de agua. “La idea es que nuestros clientes utilicen eficientemente el recurso y, por lo tanto, paguen solo por lo que realmente requieren”, añade el ejecutivo.

El equipo ejecutivo de la compañía se reunió en Chillán para trabajar en la actualización de la estrategia de desarrollo de la empresa.

Así también se seguirá trabajando en el desarrollo de herramientas virtuales para conectarse con los clientes y en la flexibilización de las políticas de crédito según la situación particular del usuario o, también, como ya sucedió recientemente durante el tornado que afectó a vecinos de Talcahuano, con alternativas comerciales para quienes resulten afectados por causa de catástrofes naturales.

“Es un cambio cultural para que nuestros usuarios perciban hechos concretos que les permitan decir, estas son las nuevas soluciones que Essbio está desarrollando para mí porque soy cliente de la empresa”, finalizó.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES