Eugenio Heiremans: “Trabajamos la prevención de riesgos desde la educación parvularia”

Las cifras hablan por sí solas: la tasa de accidentabilidad laboral bajó de un 35% en 1969 a un 5,7% en 2007. Para Eugenio Heiremans, Presidente Ejecutivo de la Asociación Chilena de Seguridad, éste es un enorme avance que invita a un desafío mayor: la formación de líderes en materia de seguridad laboral desde la enseñanza parvularia hasta la educación superior. Una nueva cultura, que ya tiene sus frutos gracias a importantes convenios sostenidos con instituciones como la Universidad Adolfo Ibáñez y la Universidad del Desarrollo en Concepción.
Sin lugar a dudas, Eugenio Heiremans Despouy, fundador y Presidente Ejecutivo de la Asociación Chilena de Seguridad, posee experiencia de sobra para hablar sobre seguridad laboral en el país. Trabajador incansable, durante décadas ha conformado innumerables directorios y ha estado al frente de numerosos gremios e instituciones. Es que su vocación emprendedora viene de familia y se remonta a fines de siglo XIX, cuando Amadeo Heiremans -su abuelo paterno- arriba al país para iniciar a muy temprana edad una protagónica carrera en la industria nacional.
Tras cincuenta años de gestión en la ACHS, las cifras que hoy exhibe el país en materia prevención de riesgos y seguridad laboral lo reconfortan: mientras que en 1969 la tasa de accidentabilidad laboral era superior al 35%, en 2007 sólo llegó a un 5,7%.  El mismo avance se ha experimentado también en materia de días de tratamiento promedio de accidentes y enfermedades profesionales: mientras éste tenía una duración promedio de 30 días en 1969, hoy se ha reducido a 7,7 días. En la actualidad,  ACHS brinda su servicio a más de 35.854 empresas asociadas, otorgando prestaciones técnicas, médicas  y económicas. Para ello, cuenta desde Arica a Punta Arenas con una extensa y completa red de salud privada, que incluye tres hospitales, nueve clínicas, 104 policlínicos (116 centros), 617 camas, más de 360 vehículos y ambulancias, todo dotado de una infraestructura de vanguardia que beneficia a más de 1.917.269 trabajadores afiliados. Una gestión de alto impacto social y cultural, como reconoce Eugenio Heiremans:
-¿Cuáles son los cambios que estos avances ocasionan en la mentalidad de los empresarios y trabajadores?
-Nosotros hemos trabajado mucho, y hemos logrado que hoy exista dentro de los trabajadores y empleadores una cultura preventiva. La gente sabe que hay riesgos y hay que cuidarse, porque nosotros no solamente hemos trabajado en las empresas con todos sus trabajadores, sino que tenemos un programa con el Ministerio de Educación desde hace ya más de 30 años, para promocionar la prevención de riesgos en todos los niveles de educación, desde la parvularia hasta las universidades. Hoy, los niños ya salen de los colegios y de las universidades con el concepto de que los riesgos se pueden prevenir.
-La ACHS ha fijado como una de sus metas reducir la tasa de accidentabilidad laboral a un 5,5% este año, y el tratamiento promedio de los trabajadores a 7,5 días ¿Qué medidas están tomando para alcanzarlas?
-Bueno, en la parte de la tasa de accidentabilidad, fuera de vigilar que los lugares de trabajo sean seguros, se ve que los productos que se incorporen a los procesos de producción no sean dañinos a la salud, y si lo son, que el trabajador sea debidamente protegido con los controles adecuados de toda la parte preventiva que se desarrolla. Existe también una gran labor de capacitación. Nosotros capacitamos del orden de 250 mil trabajadores todos los años en programas de seguridad laboral. También tenemos una labor muy importante en medicina laboral, en el sentido que controlamos mucho las condiciones ambientales en los lugares de trabajo, para evitar las sustancias que afectan la salud de los trabajadores.
-Por primera vez en la Octava Región, en convenio con la Universidad del Desarrollo, se abrió un postítulo en Gestión en Seguridad y Educación Ocupacional dirigido a ejecutivos ¿Podría contarnos más detalles sobre esta iniciativa?
-Afortunadamente hay varias universidades que están haciendo ya cursos en ese sentido. Ahora, nosotros hemos promovido mucho que dentro de las carreras normales de las universidades se introduzca la prevención de riesgos, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Por ejemplo, en las carreras de medicina en las universidades chilenas no existe prácticamente ningún curso de este tipo, cuando es muy importante. En ese sentido las universidades que tienen sus currículos tan repletos, no tienen mucha acción en esto. Por ello es que nosotros estamos trabajando en este tema desde la educación  primaria.
-ACHS además tiene convenios con diferentes instituciones de educación superior, como las universidades Bernardo O”Higgins, Diego Portales, UNIACC, SEK e incluso extranjeras, como la Universidad Politécnica de Cataluña, en España ¿Existen más proyectos en materia de capacitación?
-Nosotros creemos que es fundamental que esto se incentive al máximo y que ojalá estos programas existan en todas las universidades de Chile, y no solamente eso, sino que en el pre grado se incluyan estudios. Por ello, tenemos un convenio con la Universidad Adolfo Ibáñez, en el que realizamos unos diplomados que duran un poco más de un año, y que son dos programas distintos, una para personas que han seguido una carrera, y otro para personas que salieron del colegio. Ya hemos hecho del orden de unos nueve de estos programas, para unas 800 personas, y les cambia la vida.

El apoyo al arte y la cultura hecho por Eugenio Heiremans le ha valido variados reconocimientos, incluyendo el “Premio Bicentenario 2001” otorgado por la Universidad de Chile ¿Cuál es el aporte que ve en el desarrollo de las artes para el ser humano y la sociedad? “Creo que una de las necesidades vitales del hombre es el arte y la cultura. Desgraciadamente, la gente de condiciones modestas tiene muy pocas posibilidades de acceder a esto”, responde.
En la ACHS  han tenido una muy buena experiencia en este tema, porque todas sus instalaciones -del orden de 120 desde Arica a Punta Arenas- tienen obras de arte importantes instaladas de artistas chilenos. “En el costo de un edificio, un bonito mural no tiene mayor significado. Sin embargo, cambia absolutamente el aspecto de la construcción y le da al trabajador la posibilidad de conocer el arte chileno y estar en un ambiente más agradable, más grato (…) A raíz de ello, tenemos una colección de pinturas contemporáneas chilenas que también es la más completa”, asegura.
Esta política también incluye servicios de bibliotecas que presta libros a los hospitalizados.  “Hemos tenido una muy buena experiencia en ese sentido, de gente que aprecia mucho la lectura. Por otra parte, desde hace cinco años que tenemos un programa en coordinación con la Dirección General del Trabajo llamado “Mi vida y mi trabajo”, en el cual hacemos un concurso de cuentos. Se ha escrito una cantidad impresionantes de libros, y de bueno libros, de los trabajadores”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES