Facultad de Ciencias Biológicas marca un hito: UdeC tituló a los primeros bioingenieros de Chile

ciencias-bio_bio1076Con orgullo, y la profunda convicción de que han logrado una generación de excelencia, el Decano de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Concepción, Dr. Nelson Carvajal Baeza, explica que la primera promoción de 22 titulados de la carrera de Bioingeniería marcó un hito en el país.
En todo un acontecimiento se transformó, en la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Concepción, la titulación de sus primeros 22 bioingenieros. Se trata del término de un ciclo de su única carrera de pregrado, pero también de la titulación de los únicos bioingenieros que han egresado de una universidad chilena.  El sello de estos jóvenes profesionales, que partieron hace algo más de cinco años en una carrera pionera, es el énfasis de un espíritu crítico, su carácter innovador y un fuerte compromiso con la sociedad.
La máxima autoridad de Ciencias Biológicas  describe el resultado de este proceso formativo como un éxito que ha superado largamente las expectativas de los inicios.
“Ha sido un curso especialmente bueno y una experiencia exitosa. Todos los alumnos fueron excelentemente calificados y, sin duda, constituyen un grupo excepcional”, aseguró la Jefa de Carrera de Bioingeniería, doctora María Victoria Hinrichs.
El Decano Carvajal explica que los jóvenes estudiantes demostraron cabalmente sus progresos y el sello impreso en su Facultad al momento de exponer sus tesis ante las comisiones  evaluadoras. “La graduación de los primeros bioingenieros llena de orgullo y satisfacción a la Facultad de Ciencias Biológicas, porque representa la materialización de un sueño que comenzó hace unos cinco años y que hoy da sus primeros frutos, y de tan buena calidad. Ellos saben que ahora, como bioingenieros, deberán forjar su propio camino, lo que a su vez brindará nuevos horizontes a las futuras generaciones. Las herramientas que les hemos entregado y el entusiasmo con el que han trabajado hasta ahora, nos permiten ser muy optimistas respecto a todos ellos”.

Bioingeniería presente

En procesos actuales tan simples como la elaboración del pan, el queso, el yogurt o los vinos, está la mano de la Bioingeniería. De la misma manera está incluida en proyectos monumentales como la ingeniería genética, los fármacos y terapias de la medicina moderna.  En sí no es una ciencia, pero en ella converge una multiplicidad de disciplinas como biología, bioquímica, genética, agronomía, ingeniería, química y otras, que hacen que quien ostente el título de bioingeniero sea un científico integral y un investigador nato.
El bioingeniero es, dice María Victoria Hinrichs, “un profesional con sólidos conocimientos en ingeniería genética y biología celular.  En la UdeC tenemos varias menciones,  y si bien algunos han elegido el área de la investigación con las menciones celular y molecular, mientras que otros han optado por las menciones industrial o ambiental, que implican el desarrollo y aplicación más práctico de estos conocimientos. Lo que se quiere lograr es que nuestros estudiantes tengan capacidad de gestión y capacidad para el desarrollo de sus proyectos de investigación”, dijo.
El mejor capital con el que cuentan es la formación científica que han recibido. “Sin embargo, tendrán que seguir perfeccionándose y siempre podrán contar con sus profesores dispuestos a apoyarlos. Bioingeniería es una carrera que puede hacer valiosos aportes al desarrollo científico y tecnológico del país”,  sentenció el Decano Carvajal.

Elisa Giustinianovich, bioingeniera de la UdeC, mejor promedio curricular de Bioingeniería

“Casi todos estamos haciendo algún postgrado. En mí caso me fui al de ingeniería química, porque me interesa mucho la parte de tratamientos de residuos y la parte ambiental. Entonces, para estar más ligada a la industria, me fui a la parte ingenieril,  ya que la idea es buscar soluciones novedosas tecnológicas o biotecnológicas a problemas industriales”.

Tania Campos, bioingeniera de la UdeC

“La idea inicial con la que entré a la carrera se fue reforzando con el tiempo y tiene que ver con que aquí nos entregan las herramientas que nos permitirán desarrollarnos en cualquiera de las áreas. En ese aspecto me interesan las ciencias básicas o  la investigación a nivel de laboratorio. Depende del interés personal la línea que uno quiera entregar. Entonces a lo largo de la carrera uno entiende las técnicas, la metodología y a estas alturas uno ya está capacitado para aplicarlo a las distintas líneas de investigación dependiendo del interés. A mí me gustaría desarrollarme en algo que tenga o se vea una implicancia más directa a corto plazo en el área de la biomedicina o en el cuidado de alguna enfermedad. Por un sentido de tener siempre un horizonte donde yo me vea y me sienta útil a la sociedad”.

Hugo Sepúlveda, bioingeniero de la UdeC

“Al decir bioingeniero la persona debe pensar en un profesional que sabe mucho de  ciencias básicas, que ahí está su principal capital de donde va a sacar recursos para  intervenir procesos y hacer tecnología con estos conocimientos. Dentro de la carrera tenemos varias formas de aplicar esos conocimientos y eso hace que cada uno encuentre un nicho. Al sector que yo me acerqué es trabajo en biología molecular y trabajo en genética con un profesor de la universidad. Eso es lo que me interesa profundizar en los próximos años. Es un trabajo bien de ciencias, su aplicación es potencial y debe ser extrapolado a muchos años y etapas para llegar a una aplicación para formular terapias”.

Juan José Cifuentes, bioingeniero de la UdeC

“Cuando entramos a la carrera no teníamos bien definido qué era. Incluso pensamos que se trataba de armar brazos biónicos, otros querían limpiar el planeta. Es decir, cada uno tenía sus propias ideas y sueños. Eso generó un grupo interesante de personas con la idea de cultivar el conocimiento, muy comprometidas con el desarrollo tecnológico, con comprender cómo funciona la fisiología humana o cómo se desarrollan los genes. Cada uno encontró en bioingeniería una causa por qué trabajar. El contexto que nos dio la carrera son las ciencias básicas, que nos sirven para entender la ciencia aplicada. Esto es simplemente hacer ciencia buscando una aplicación en la sociedad y a través del desarrollo tecnológico”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES