FIC Gore Biobío y UdeC desarrollan Unidad Tecnológica para apoyar a Pymes manufactureras

La iniciativa fue financiada por el Gobierno Regional del Biobío, a través del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC-R). El programa tuvo una duración de dos años. El proyecto permitió a las Pymes regionales acceder a herramientas de fabricación, diseño, simulación y terminación de alta calidad.

Poco más de dos años pasaron desde que comenzó el desarrollo de la Unidad Tecnológica, un proyecto del Gobierno Regional del Biobío y del Centro para la Industria 4.0, de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Concepción. El objetivo fue buscar que las Pymes de la región incorporaran procesos de manufactura avanzada e innovaciones en distintas materias, para disminuir las brechas actuales y enriquecer el capital humano.

Este proyecto es de gran relevancia, ya que el Biobío es la región manufacturera por excelencia. El reflejo de esto es que, a nivel nacional, la industria representa un 10% del PIB, mientras que esta cifra llega al 24% a nivel regional, siendo el sector industrial el que también aporta más al empleo.

El desarrollo de la iniciativa, financiada por el Gobierno Regional a través del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC), comenzó con un diagnóstico en línea que permitió conocer las capacidades en industria 4.0, además de identificar las brechas en la industria.

A esta primera etapa se sumaron 94 empresas manufactureras del sector maderero y metalmecánico. Los resultados obtenidos se vincularon con procesos temáticas como: procesos de innovación, recursos humanos, colaboración y técnicas manufactureras utilizadas por la empresa. De esta manera se pudo obtener indicadores llamativos, como, por ejemplo, que solo un 23% de las empresas se identificó como innovadora. De igual manera, aun cuando en Biobío existen múltiples casas de estudios superiores, solo un 24% declaró haber realizado dentro de los últimos cinco años proyectos con alguna de ellas. Asimismo, en los resultados relativos al capital humano, solo 23% contestaron que contaban con especialistas con magíster o doctorado.

Sobre los resultados relacionados con la tecnología, un 67% de las empresas participantes declaró haber incorporado procesos de CAD, y un 42%, que posee al menos un equipamiento controlado por computadora, tecnología conocida como CNC, y que varía en sus funciones, las cuales van desde mesas de corta hasta soldaduras. En lo relativo al nivel de habilidades de gestión de la innovación, una de las principales debilidades identificadas fue la capacidad de gestionar y monitorear proyectos con alta incertidumbre.

De esta manera, gracias al levantamiento de información, se construyó una plataforma para el apoyo de las empresas, donde se entrega información valiosa de la industria manufacturera en general, al mismo tiempo que cada empresa puede comparar sus resultados con otras del mismo rubro. La plataforma también apuntó a generar nuevas oportunidades comerciales y alianzas estratégicas para la fabricación de nuevos productos de interés para las industrias tractoras regionales y nacionales.

Además, se observó que la creación de cadenas de valor asociativas entre empresas del rubro manufacturero es un desafío importante. Una articulación que permita a la manufactura local de productos altamente complejos y que involucre la tecnología adecuada, nuevos materiales y técnicas de fabricación, requiere no solo un cambio interno en las Pymes, relacionado con la incorporación de capital humano avanzado e inversión en equipamiento, sino que, también, un cambio de las grandes empresas de industrias tractoras para que exista un flujo informativo sobre sus necesidades y lo que demandan sus proveedores, que actualmente no logran abastecer a nivel local.

Un portal de capacitaciones gratuito

El conocimiento incorporado a través de los resultados del diagnóstico inicial fue clave para la continuación de la estrategia de apoyo. En base a las necesidades detectadas, se generó una plataforma gratuita de capacitaciones tecnológicas con contenidos variados como: conceptos base de innovación y nuevos modelos de negocio, cursos en tecnologías de fabricación aditiva, diseño digital y sensorización.

Estos procesos de capacitación buscaron crear nuevos y mejores músculos en las empresas participantes e incorporar nuevos conocimientos para transformarlo en mejores procesos y prácticas a nivel interno. En esta línea, también se busca establecer una nueva relación de trabajo y apoyo mutuo junto a la academia.

La plataforma aún puede ser visitada en www.c4i.udec.cl/cursos y su acceso es totalmente gratuito. Todo el contenido está organizado en cursos cortos que varían entre los 60 y 120 minutos, divididos en clases breves, permitiendo avanzar a un ritmo propio y revisarlos las veces que estimen necesarias. En cada capacitación se ofrece la entrega de una certificación al terminarla por completo.

Desarrollo tecnológico para las Pymes

La Unidad Tecnológica se transformó en el mejor aliado de las Pymes, por esta razón, de las empresas participantes del diagnóstico, se seleccionados 16 proyectos para su ejecución. Estos rescataron las necesidades de las empresas, y se trabajó en buscar una solución adecuada, resultando en un trabajo coordinado que permitió realizar el desarrollo de cada una. Se erigió como un gran aliado para las Pymes participantes. Se atendieron sus inquietudes a través de instancias de aprendizaje y participación a lo largo del desarrollo de la iniciativa, pero también les permitió a las empresas producir o validar productos complejos a los que no habían podido acceder anteriormente.

Para este proceso fueron clave las capacidades disponibles en el Centro para la Industria 4.0 de la Universidad de Concepción y la participación de su equipo de profesionales y técnicos especializados, quienes acompañaron a las empresas durante el todo el proceso que, en algunos casos, consistió en la mejora de un producto ya existente, pero, en otras, en el desarrollo completo de una idea que la empresa tenía y que no había podido desarrollar.

A lo largo del recorrido fue un proceso integrativo entre todas las estrategias de apoyo desplegadas por la Unidad Tecnológica. Por esta razón es importante conocer las voces de los mismos protagonistas, quienes fueron parte de esta unión de las áreas clave como lo son: academia, representada por la Universidad de Concepción; el sector público, desde la división de Fomento e Industria con los Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional del Biobío; y, el más importante, los beneficiarios, el sector privado, a través de todas las Pymes manufactureras que participaron del proyecto.

De igual manera, durante el tiempo de ejecución del proyecto, complementariamente se realizaron talleres a las empresas participantes de forma tal que pudieran conocer y experimentar de manera tangible la manufactura avanzada.

Los talleres fueron divididos en tres módulos: Escaneo 3D y digitalización de piezas, Flujo de trabajo en CAD/CAM y Manufactura aditiva y nuevos materiales. Cada uno se desarrolló en una parte teórica y otra práctica, guiadas por el equipo del Centro.

“Trabajamos hace varios meses con la universidad, y ha sido un tiempo de mucha ayuda. Hemos tenido acercamientos enriquecedores para nosotros como empresa y, también, a nivel de colaboradores, porque hemos incorporado nuevas soluciones al trabajo que ya se realizaba habitualmente, pero que ha ido mejorando gracias a la vinculación con la universidad, porque nos han mostrado tecnologías que nos sirven para nuestro campo y algunas relacionadas con mejoras de los sistemas de producción y fabricación que nos permiten optimizar tiempo, producción, seguridad en los trabajadores, además de hacer mejores productos”, expresó Luis Ramírez, de Formatic Ltda.

Se estrecharon los puentes entre los sectores, recuperando las confianzas para un trabajo estratégico conjunto que impulse a la región del Biobío y le permita potenciar el sector industrial, tan importante para el desarrollo local, por todo lo que representa en términos de PIB (24% de PIB regional) y en términos de empleabilidad (el sector industrial genera el 12,5% de los empleos locales), contando con la colaboración de CORMA, AGMET y PymeMad en el proceso.

“Nuestra filosofía es llevar la tecnología y conocimiento al corazón de la industria, procurando mantener cada uno de los procesos en el estado del arte global y avanzar, junto a las empresas asociadas, a una industria 4.0 a nivel nacional”, indica Pablo Aqueveque, director del C4i.

Hoy se observa que representa un desafío importante la creación de cadenas de valor asociativas entre las empresas manufactureras. A raíz de esto, y con el objetivo de rescatar las voces protagonistas de la iniciativa, se trabajó en un video documental de la Unidad Tecnológica, iniciativa financiada por el Gobierno Regional del Biobío a través del fondo para la competitividad, material que estará disponible en el sitio web del Centro para la Industria 4.0 ( www.c4i.udec.cl ) y el sitio web del Gobierno Regional del Biobío (www.sitio.gorebiobio.cl/ ).

“Nuestra región es netamente industrial, por ello, para poder avanzar, seguir creciendo y desarrollándonos como tal, es importante ir mejorando ciertos procesos productivos de las empresas, principalmente Pymes, y qué mejor que hacerlo incorporando nuevas tecnologías. Eso nos va a ayudar a generar nuevos productos, a fortalecer los procesos productivos y a mejorar la productividad, permitiendo mantener y generar más empleo.

Por eso este proyecto cumple con esa característica y, además, de una u otra manera está conectado directamente con la división que me toca dirigir, porque nosotros tenemos como objetivo promover y ejecutar programas de índole regional que contribuyan al desarrollo, donde en el centro de ello, principalmente, está la innovación, y esta viene de la aplicación de la ciencia y de la tecnología. Entonces, qué mejor que hacerlo con casas de estudios que tienen reconocimiento”, expresa Iván Valenzuela, Jefe de División de Fomento e Industria Gobierno Regional del Biobío.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES