“Garantizar el suministro de agua es nuestra prioridad”

El ejecutivo señala que la pandemia aceleró proyectos de la compañía tendientes a asegurar el acceso universal a los servicios sanitarios. Hoy enfrentan el actual escenario con un plan de continuidad operacional, y siguen ejecutando proyectos y obras para brindar seguridad hídrica a las personas que atienden y a quienes viven en zonas rurales.

Cristian Vergara, gerente general de Essbio.

Desde el 15 de marzo, la empresa sanitaria Essbio suspendió todos los cortes de suministro por deuda en los hogares que atiende y reconectó a quienes estaban cortados por este motivo.

“Dejar a las personas sin suministro por adeudar una cuenta sería no entender el contexto al que nos enfrentamos. Por eso, como industria tomamos la decisión de reactivar el servicio de manera voluntaria, una idea que luego se complementó con un plan de apoyo a los clientes”, explicó el gerente general de la compañía, Cristian Vergara.

Al plan de beneficios Covid-19 de Essbio se han acogido un poco más de siete mil hogares, que han podido postergar los pagos de la cuenta de agua para regularizarlos una vez que termine el Estado de Catástrofe, sin multas ni intereses. Está orientado al 60 % de los hogares más vulnerables, a adultos mayores de más de 60 años que lo requieran, a quienes perdieron su trabajo o están con suspensión de contrato en estos meses y, recientemente también, a micropymes y establecimientos educacionales sin fines de lucro. “Son medidas que la industria sanitaria garantizó voluntariamente y sin ningún costo para los clientes. Además, en el caso de Essbio hemos propiciado otras colaboraciones en la línea de asegurar el acceso universal a servicios sanitarios, como la instalación de lavamanos en lugares públicos, colaborar con los municipios para higienizar calles y desinfectar puntos más concurridos de sus ciudades”.

Instalación de lavamanos móviles para reforzar medidas de prevención contra el Covid-19.

– ¿El proyecto de ley de servicios básicos podría cambiar los beneficios que ustedes entregan con el plan Covid-19?

“Esta ley no cambia, en nada, los beneficios que hoy estamos dando a los clientes. La ley impide el corte, nosotros dejamos de cortar el 15 de marzo. La ley amplió el beneficio al 60 por ciento de los clientes más vulnerables, nosotros lo ampliamos antes”, explica Cristian Vergara.

Y agrega: “garantizar el suministro de agua es nuestra prioridad máxima y por eso nos hemos ocupado de informar a la comunidad y a las autoridades locales sobre la existencia de estos beneficios que, sabemos, pueden aliviar a muchas familias, cuya situación económica se ha visto debilitada en esta pandemia”.

Post pandemia

La pandemia ha tenido un fuerte impacto en los sectores más vulnerables y la crisis que ha provocado en la economía impondrá nuevas restricciones también a sectores medios de la población. “Un informe de la Cepal, de junio último, proyectaba que la pobreza en Chile podría aumentar a 13,7% como consecuencia del coronavirus, por lo que, sin duda, deberemos fortalecer nuestros planes para asegurar el acceso universal a los servicios sanitarios para todos quienes se encuentren en condición de vulnerabilidad tras esta pandemia”, indica el gerente general de Essbio.

Esta pandemia, agrega, aceleró algunos proyectos en los que la sanitaria estaba trabajando en pos de ese objetivo. “No solo en los lugares donde hay problemas de abastecimiento, sino, además, en aquellas situaciones donde no existe servicio de agua, como lo que sucede con el corte por deuda. Veníamos diseñando planes y pruebas piloto para mitigar al máximo ese impacto, planteando una propuesta de valor a los clientes para que siempre pudiesen contar con el suministro”, añadió.

Uno de ellos es el programa Cliente Sustentable, que está dirigido a clientes con alto nivel de endeudamiento, con foco en quienes no reciben subsidio al agua potable. El objetivo, como explican en Essbio, es entregarles herramientas para que regularicen su deuda, que se eduquen respecto del consumo, que reparen sus instalaciones interiores para que no tengan fugas y, en los casos que se requiera, sacarlos también de una condición de ilegalidad.

“Otro de los proyectos en esta línea es el Caudal Vital, que alcanzamos a desarrollar con un piloto antes de la pandemia. Este busca garantizar que las personas con corte por deuda puedan contar con una presión de agua necesaria para realizar actividades cotidianas e indispensables”. De esta manera se evita el corte total tras un acuerdo con el cliente.

Suministro para zonas rurales

“Debemos abordar la sequía como un desafío país, tal como en el año 2000, cuando decidimos tener un estándar de nivel mundial en tratamiento de aguas servidas”, explica Cristian Vergara, gerente general de Essbio.

El acceso al agua tanto dentro como fuera de su área de operación es un objetivo que cruza transversalmente la estrategia de desarrollo de Essbio.

Una meta que está prácticamente cumplida en el Chile urbano, donde el ciento por ciento de la población cuenta con agua potable, y el alcantarillado y la descontaminación de aguas servidas tienen una cobertura de 97 y 100 %, respectivamente. Un desarrollo que ubica al país en un estándar equivalente a las naciones OCDE.

“Gracias al trabajo de la industria sanitaria, Chile urbano tiene una resiliencia importante que, aun cuando nos encontramos en un escenario de sequía extrema y escasez hídrica, nos permite asegurar un suministro continuo. Sin embargo, la realidad en las zonas rurales del país es muy distinta y, sobre todo, preocupante”, asegura Cristian Vergara.

En los sectores rurales hay más de un millón 400 mil personas que no cuentan con un servicio continuo y de calidad. “Es acá donde aparece una de las dimensiones más duras de la pobreza, que es la pobreza hídrica”.

Nuevo embalse Colcura en Lota, fortalecerá la producción de agua potable para 13 mil hogares.

Y por ello dentro del plan de acceso universal que lleva a cabo Essbio se encuentra un proyecto para entregar agua potable a comunidades rurales en riesgo hídrico. Dichas áreas están fuera de la cobertura de las sanitarias y son abastecidas por sistemas de Agua Potable Rural (APR).

Lo que busca este plan es que aquellos APR puedan conectarse a la red de Essbio cuando lo requieran para contar con un suministro alternativo. “De esta manera estaremos ofreciéndoles seguridad hídrica con continuidad y calidad en agua, que les va a permitir también desarrollar sus territorios manteniendo y respetando la independencia económica, administrativa y de gobernanza que tienen los sistemas de Agua Potable Rural”, expresó el ejecutivo.

Plan de acceso universal al agua para apoyar a sectores rurales a contar con servicio de agua potable.

En una primera fase se interconectarían 16 APR que fueron priorizados por el gobierno, lo que en total beneficiaría a 2.800 familias.

El proyecto completo considera la interconexión con 743 sistemas de Agua Potable Rural.

Seguridad hídrica

La escasez hídrica que vive el país desde hace una década enfrenta a Essbio a un desafío permanente.

“Nos hemos hecho cargo, anticipándonos y robusteciendo nuestras inversiones. No prevemos riesgos de racionamiento de agua potable en el corto plazo, precisamente porque hemos implementado una serie de medidas operacionales para garantizar la continuidad del suministro, y ninguna de esas inversiones asociadas a brindar seguridad hídrica ante un escenario de sequía se ha detenido por la pandemia”, asegura Vergara. Este año, el foco de esas inversiones se concentrará principalmente en la ampliación de 12 plantas de tratamiento de aguas servidas, en la construcción de 14 estanques de abastecimiento de agua potable y de fuentes, refuerzos y reemplazos en las redes de agua potable y alcantarillado.

Asimismo, la sanitaria implementó una red hidrométrica con 152 puntos de medición para monitorear las fuentes de captación, superficiales y subterráneas, y detectar cambios en caudales. En Bíobío y Ñuble también se realizaron 10 estudios hidrológicos e hidrogeológicos para fortalecer las inversiones que serán necesarias, así como las acciones operacionales que mitiguen los efectos del cambio climático y de la sequía.

“Nuestra prioridad es proporcionar acceso al suministro de agua de forma continua y segura, lo que implica también una nueva mirada de servicio, para lo que estamos trabajando con planes a largo plazo y con otros de emergencia que nos permitan enfrentar este escenario de pandemia”, finaliza.

Contenido patrocinado.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES