Gastón Saavedra: “Queremos una universidad técnica para Talcahuano”

La primera autoridad comunal ubica a la educación como un eje de la política de largo plazo que están implementando. Ya se levantaron del terremoto, las obras siguen su curso, pero van por otra meta: conseguir una universidad técnica en el puerto.

Alcalde-DSC_0226

Cuando se cumplen 250 años de la fundación de Talcahuano, en el puerto no están pensando en qué ciudad quieren para el próximo año. Aquí el horizonte está puesto en qué Talcahuano quieren para cuando cumplan 300 años de vida.

Así lo resume su alcalde, Gastón Saavedra, quien asegura que en el plan estratégico de Talcahuano para los próximos 50 años el énfasis estará puesto en la educación. Y es que de obras de infraestructura en el puerto ya saben, sobre todo porque luego del terremoto vieron en la reconstrucción la oportunidad para recomenzar, modernizarse y transformarse en una comuna más amigable. Para ello se han invertido más de $ 250 mil millones en obras, como las primeras dos etapas del corredor de transporte público, La Poza, el tercer acceso a los cerros y la reconstrucción misma.

Los proyectos que vienen, dice el jefe comunal, son transformar la Autopista Concepción-Talcahuano como corredor de transporte público, terminar la ruta interportuaria y que se una con calle Gran Bretaña y San Vicente; levantar el Palacio de los Deportes, un parque de mitigación en Santa Clara, la subida a Tumbes, así como el nuevo Mercado de Talcahuano, que costará unos $ 4.000 millones, y extender La Poza hasta el RAM Poderoso, luego de que sea restaurado.

Y junto con celebrar el aniversario de Talcahuano durante todo noviembre y hasta el 6 de diciembre con diversas actividades, que incluyeron el tradicional Carnaval, Gastón Saavedra quiso destacar la labor de sus funcionarios y de los concejales. “Juegan un rol fundamental. Estoy agradecido de todos, porque fueron ellos los primeros en ponerse las pilas cuando aquí estábamos en un momento difícil. Por otra parte, el concejo municipal, el anterior y éste, se ha comportado a la altura de las necesidades de Talcahuano, pues nuestros concejales entienden que asisten a un momento histórico que está construyendo la nueva ciudad que soñamos”.

-¿Cómo imagina Talcahuano a los 300 años?

Para nosotros lo central va a estar siempre en la educación, para tener acceso a capital humano y generar una ciudad con oportunidades igualitarias. Gradualmente hemos ido mejorando. Por eso es que instalamos un sistema integrado, desde la sala cuna hasta el nivel de centros de formación técnica, y elaboramos alianzas con las universidades para crear programas propedéuticos que faciliten el ingreso de nuestros estudiantes a la educación superior. Siento que nos ha ido bien, pero en ese horizonte de 50 años, nosotros quisiéramos tener en Talcahuano nuestra propia universidad técnica. 

-¿Por qué es necesaria una universidad técnica en Talcahuano?

Porque esto lo ligamos con nuestro desarrollo como ciudad. Uno, con los astilleros. Somos una ciudad naval y puerto y ahí necesitamos técnicos e ingenieros en construcción naval. Segundo, vamos a seguir pescando, tal vez con la biomasa contraída como ya lo sabemos, pero eso igual presenta una oportunidad, porque allí tiene que haber innovación e inversión, y en eso hay que agregarle valor a lo que ya se está haciendo. Y  el tercer eje tiene que ver con la logística. Talcahuano tiene puertos y hay que contar con capital humano para que este sistema funcione y se transforme en una sinergia para la ciudad, que genere nuevos barrios, mayor circulante para que se reactive el comercio; en suma, una ciudad puerto que desarrolla sus aptitudes al servicio de la población. 

-Ustedes vieron una oportunidad en la reconstrucción. ¿En qué va esta nueva ciudad que se propusieron?

Esto comenzó un poco antes. El 26 de febrero de 2010 Talcahuano había terminado su planificación estratégica con participación y ahí habíamos delineado el camino a seguir. Esto incluyó cuatro ejes: participación ciudadana, ordenamiento territorial, plan de desarrollo económico, y reducción de riesgos y desastres en la ciudad. Andando el tiempo (tras el terremoto) se repuso el sistema productivo, aunque surgió la crisis del acero; se repuso el sistema básico de energía, pero también todo el sistema educacional, y saltamos de cuatro metros cuadrados de áreas verdes por habitante a 7,4 metros cuadrados. Mejoramos la iluminación, incorporamos otras mejoras en la vialidad. Y esto va a seguir, porque se van cumpliendo etapas y necesidades y tenemos que aspirar a otras. Y ahora viene centrarnos en este proceso educacional. 

-¿Cómo ha afectado a Talcahuano la crisis del acero, de la pesca y los altos niveles de cesantía?

El terremoto nos dejó con casi 35 % de cesantía, ahora estamos en el 8,3 %, con todo lo que significa para nosotros la crisis del acero. En este punto pido tomar medidas urgentes para resolver el problema, sin dobleces ni rubores. Una de ellas pudiera ser que se exigiera que un porcentaje de las construcciones que se hagan en el país usen acero nacional. Y lo otro es tomar medidas para solucionar el costo agregado al transporte interno, porque no puede ser que una tonelada de acero que usted quiera llevar de San Vicente a Antofagasta, cueste más cara que traerla desde China a Antofagasta.

Sobre la pesca, he visitado algunas empresas y tengo que decir que hay gente que está generando innovaciones y que está agregando valor a sus productos para generar riqueza, que es legítimo, pero también para generar empleo, y esa relación debe ser virtuosa para que ambos sectores, tanto capital y trabajo, se den en forma equilibrada.

-¿Cómo pretenden revalorizar el patrimonio histórico de Talcahuano?

Estamos desarrollando un circuito turístico-histórico, que obviamente parte con el descubrimiento de la Bahía de San Vicente (que no fue el descubrimiento de Talcahuano), un 27 de septiembre de 1544, por Juan Bautista Pastene. Está la dictación del decreto de fundación de don Ambrosio O’Higgins, que es otro hito, y que ocurrió en 1764. Hay un poco más de 200 años de historia que está un poco perdida, pero que queremos recuperar. Pero antes que todo está Talcahueño, que aparece mencionado por Alonso de Ercilla en el canto XVI de La Araucana, el cacique de Talcahuano, un lafquenche que era dueño de estas tierras. Llegamos también a la declaración de la Independencia de Chile por Bernardo O’Higgins en Talcahuano. Ese circuito lo iremos armando con diferentes hitos, será promovido y difundido para que la gente se interese y lo visite. 

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES