Gracias S.M. Don Juan Carlos I


Prof. Dr. Marcelo Contreras Hauser. Master y Dr. en Derecho y Ciencias Políticas y Sociología.
Prof. Dr. Marcelo Contreras Hauser.
Master y Dr. en Derecho y Ciencias Políticas y Sociología.

Inicios de la década de los años 80, la figura de S.M. Juan Carlos I de España se universalizaba para bien en cualquier punto cardinal del planeta. Es que no podía ser de otra manera con el incidente de Tejero disparando al interior del edificio de las Cortes, pleno corazón de Madrid, y los honorables esquivando como podían aquel antidemocrático momento de humo, pólvora y balazos. Un incidente que pudo trizar la naciente democracia española, cuyo primer defensor fue el abdicado monarca español, quien por delegó a favor de su hijo Felipe, hoy Felipe VI.
Personalmente viví tal situación en el Madrid de aquel entonces. Conocí muy de cerca a través de buenas fuentes los sucesos que rodearon la fracasada intentona armada que, a fin de cuentas, sólo traduciría los mejores records y efectos políticos de S.M. En ese momento la ex primera figura peninsular era un hombre joven, atlético, inteligente y que gozaba de las bondades de salud y aprecio de todos cuanto lo conocían.
Por mis estudios de postgrado tuve la ocasión de conocer a las primeras figuras de la sociopolítica hispana, incluyendo a algunos redactores de la Carta Constitucional recién aprobada, que debutaba en el escenario jurídico político castizo. Muchas de estas personalidades fueron profesores míos en algunos de mis doctorados o en la propia Escuela Diplomática Española en donde a la sazón cursaba mis estudios de Diplomacia. De manera que los grandes líderes políticos Manuel Fraga -centro derecha-, Felipe González -centro izquierda-, que anticiparon a los actuales Zapatero y Aznar en el plano de izquierdas y derechas, todos, de consuno y a total apoyaron en favor de la democracia al notable ayer y hoy Juan Carlos I de Borbón.
Hoy grupos menores gritan en contra de la monarquía, y entre ellos, los de peor memoria, en contra de aquell brillante monarca. No obstante, todavía, y no sabemos hasta cuándo la mayoría agradecida no termina por darle la espalda al rey, democrático por excelencia. No resulta exagerado señalar la lucha a favor de la democracia que permanentemente dio el ex monarca constitucional. Uno de mis esclarecidos catedráticos, entonces portavoz del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Gregorio Peces-Barba, tantas veces elogió ilimitadamente la figura y acción de don Juan Carlos I.
Genio y figura de la democracia, de quien  recibiera el Premio de la Academia Diplomática Española, por el curso de la Carrera Diplomática, beca Ministerio de Asuntos Exteriores y  beca Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI), ocasión en que al momento de la entrega del máximo reconocimiento me señalara “Enhorabuena, viva Chile”, a lo que yo respondiera “Enhorabuena, viva España, viva el Rey”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES