Columna de Roger Sepúlveda: Gratuidad en Instituciones Santo Tomás, más equidad social y de género

Roger Sepúlveda Carrasco, Rector Universidad Santo Tomás Región del Biobío.

Durante agosto en Santo Tomás recibimos una gran noticia: el Ministerio de Educación (Mineduc) nos informó que aceptó la solicitud de la Universidad y del Instituto Profesional Santo Tomás de adscribir a la gratuidad desde 2022. Un logro que estamos seguros, obedece a un trabajo de años, que estuvo acompañado de un crecimiento institucional serio, planificado y sostenido. Con esto, se sumarán además a nuestro Centro de Formación Técnica, que ya estaba contemplado en esta política pública.

La decisión del Mineduc se respalda en que tanto la UST como el IP obtuvieron acreditación institucional en Nivel Avanzado, resultado que nos posiciona entre los seis Institutos Profesionales con mejor acreditación en Chile. A estas certificaciones se suma la ya obtenida en el Centro de Formación Técnica Santo Tomás, que ingresó al sistema en 2021.

Esta posición también se refleja en el rol que hemos tenido en la participación de políticas públicas relacionadas, encabezando, por ejemplo, el Consejo de Rectores de Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica Acreditados (Vertebral), -convocados por el Ministerio de Educación- en su versión nacional y, también, en el capítulo de la región del Biobío. Asimismo, hemos sido parte del Consejo Asesor de Formación Técnico Profesional y en la Comisión de Acceso a la Educación Superior Técnico Profesional, ambas instancias del Mineduc. A su vez, nos hemos sumado activamente al Programa IP-CFT 2030, impulsado por Corfo y Mineduc, que busca promover la innovación dentro de la formación técnico-profesional, fortaleciendo así la vinculación de estas instituciones con los distintos sectores productivos.

La gratuidad financia tanto la matrícula como el arancel durante la duración formal de la carrera para aquellos estudiantes que cumplen con los requisitos socioeconómicos y académicos establecidos para su obtención, tales como pertenecer al 60 % de los hogares de menores ingresos del país, no haber excedido la duración formal de la carrera, o no contar con un título profesional previo, entre otros.

Este importante anuncio facilitará que los estudiantes puedan finalizar sus carreras y que quienes, hasta ahora, no han podido acceder por razones económicas, tengan la oportunidad. En Santo Tomás, anhelamos que nunca más un estudiante con ganas y talento se quede sin estudiar por razones de falta de financiamiento. En este sentido, una reciente encuesta de UST muestra que son las mujeres quienes enfrentan mayores dificultades económicas para seguir estudiando, por lo que este compromiso redobla su legitimidad y se erige como una real herramienta de equidad social y género.

Esta gran noticia refleja el espíritu y compromiso que tiene Santo Tomás con la igualdad de oportunidades y de continuar entregando una educación de calidad a estudiantes de todo Chile.

La gratuidad en la Universidad, Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica nos posiciona como una institución que orgullosamente puede ofrecer a toda la región del Biobío y a sus habitantes una educación superior de calidad que les permita a nuestros estudiantes desarrollarse en su vida profesional, para ser los agentes de desarrollo y progreso que requieren sus distintas comunidades.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial de Revista NOS.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES