¿Habrá algo más urgente?

Informaciones recientes del Banco Central y el INE dan cuenta de una preocupante tendencia al deterioro de indicadores de crecimiento económico y empleo de la Región del Bío Bío.
En efecto, el Banco Central ha hecho público recientemente su estudio Evaluación del Producto Interno Bruto Regional 2003 – 2005. Allí consta que la VIII Región representa en la actualidad el 9,5% del PIB Nacional y constituye la segunda “potencia” económica de nuestro país, tras la Región Metropolitana (42,7% del PIB Nacional) y precediendo a la V Región (8,0%) y Antofagasta (6,8%). Algunas conclusiones de esto: en primer lugar, si no se puede ser la región que más aporta al PIB, es bueno ser la segunda, porque ello revela actividad económica que abre oportunidades a sus habitantes; en segundo término, la Región Metropolitana representa 4,5 veces el aporte al PIB de nuestra VIII Región, proporción que no es equivalente a la población en una y otra (sólo 3 veces mayor en RM) lo que, a su vez, representa mayores oportunidades para la zona central y explica el fenómeno migratorio que comentaremos más adelante; y, en tercer lugar, cabe señalar que en la década precedente a la del estudio en análisis, la contribución de nuestra región al PIB Nacional era superior al 12% lo que significa un lamentable retroceso. O sea, la tendencia es mala.
Por otra parte, el INE ha entregado las cifras de empleo para el trimestre abril–junio del presente año. En ese informe, la alegría inicial por la reducción del desempleo regional al 8,1% se ve inmediatamente opacada al constatar la forma como se obtiene ese número. La fuerza de trabajo de nuestra región disminuye, respecto del mismo trimestre del año anterior, en 34.000 empleos, (pasó de 785.560 a 751.750 personas), lo que significa que hay menos personas en situación de estar trabajando o buscándolo. Los empleos disminuyen en 7.000 en el mismo período (de 698.060 a 691.100 personas). Si a ello se agregan 12.000 empleos de emergencia de la región y el hecho que la cantidad de personas ocupadas es la más baja de los últimos diez trimestres se nos configura un preocupante retrato de la realidad de nuestra región: pareciera ser que, por falta de oportunidades o por cualquier otra razón equivalente, los habitantes productivos de la Región del Bío Bío, es decir, aquellas personas que son parte de su fuerza de trabajo están emigrando en busca de oportunidades en otras partes. Si lo anterior es efectivo habría pocas razones para celebrar o alegrarse del 8,1% de desempleo mencionado.
Hay más. Nuestra conocida y prestigiada Corbiobio ha informado recientemente que, de acuerdo a una encuesta aplicada por ellos, el 44,5% de las personas tiene temor alto o muy alto a perder su empleo en nuestra región. Coincidentemente el 47,6% aspira a mayor estabilidad laboral.
Por último, exhibimos el amargo privilegio de tener el 40% de los empleos de emergencia existentes en nuestro país.
Así las condiciones de vida, y especialmente las expectativas de surgir sobre la base del propio esfuerzo y sacrificio, tan propias y legítimas de cualquier compatriota, se ven severamente afectados o disminuidos para las personas que somos de la Región del Bío Bío ¿Habrá algo más importante a lo que deban dedicarse autoridades, dirigentes y representantes que resolver urgentemente esta situación? Las oportunidades, cuando no existen o se ven seriamente limitadas, afectan más duramente a las personas de menores recursos y calificaciones. Ha llegado la hora de convocar las voluntades de todos y dar respuestas urgentes a esta insostenible situación.
Eugenio Cantuarias Larrondo.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES