Híbridos y eléctricos: Limpios y con mayor tecnología

Son ideales para utilizarlos en ciudades donde la contaminación es muy alta. Ambos utilizan tecnología de batería. Sin embargo, la poca información que existe de ellos los hace ser vehículos poco demandados.
Se denominan autos limpios o adecuados para el control medioambiental, ya que aseguran una baja en los índices de contaminación. En el caso de los autos híbridos, tienen una mezcla de dos tecnologías. Lo más conocido en nuestro país es el que funciona con motor eléctrico (el cual realiza la transmisión del movimiento) que opera en conjunto con un motor de combustión interna.
“Esta tecnología permite que un vehículo opere con altos niveles de eficiencia en consumo de combustible y baja emisión de monóxido de carbono”, asegura Jorge Ochipinti, Coordinador del Área de Mecánica Automotriz Sede Concepción – Talcahuano INACAP.
Mientras en otros países como Estados Unidos y algunos de Europa esta tecnología está masificada, en Chile el mercado es incipiente. Entre las razones del lento desarrollo está el alto costo de mantención que requiere este tipo de vehículos, además de  que  no hay técnicos preparados para realizar esa mantención.
En el caso de los autos eléctricos, este tipo de tecnología se masificó en 1996. Jorge Ochipinti explica que la venta de estos vehículos funciona con un sistema de arrendamiento, parecido al de los celulares, “Cuando falla algo en él, te cambian el vehículo, así funciona el sistema”, cuenta. No obstante, este tipo de tecnología es más costosa debido a la gran cantidad de baterías que debe utilizar.

Auto del futuro

Además de los vehículos que trabajan con dos tecnologías simultáneas, existe otro tipo que funciona con hidrógeno, un método más moderno y presente principalmente en Japón, país en el que un auto no tiene una vida útil superior a dos años.
“Es una tecnología que se está desarrollando y que puede ser la tecnología del futuro, porque el hidrógeno tiene una cantidad de energía por explosión más elevada que la gasolina, por lo que con menos hidrógeno un auto puede andar mucho más”, señala Jorge Ochipinti. No obstante, agrega que el problema es que es mucho más explosivo, explota sólo con verse enfrentado a la presión atmosférica, por lo que el auto pasa a convertirse en una bomba.
El profesional enfatiza que con menos hidrógeno existe un mayor rendimiento y a menor costo, pero el riesgo es muy alto. Por ello, los ingenieros y expertos en el área están buscando la forma de fabricar hidrógeno justo en el minuto en el cual entra en el motor, con lo que el riesgo de almacenar hidrógeno en el auto sería mínimo. “O sea, no se cargaría hidrogeno, se puede, por ejemplo, cargar agua y de ella producir este combustible”, sentencia.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES