Historial del suelo y de antiguos dueños: La casa de los sueños exige un “barrido” previo

Una casa construida con ideas propias, que reúna funcionalidad y estética en un terreno y entorno adecuados, exige la realización de estudios y análisis previos del terreno para su ejecución. Así lo afirman dos reconocidos arquitectos de la zona.

Construir una casa a la medida con las comodidades y en el estilo que a cada persona identifica y que se fue armando con historias propias es un anhelo del que muy pocas personas escapan. Pero, concretar estos sueños implica una gran cantidad de consideraciones que se inician con la selección del terreno mismo.
Los arquitectos Rodrigo Burgos Esparza y Emilio Armstrong Soto, directores de la Escuela de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo en Concepción, exponen, en este sentido, aspectos importantes que considerar al escoger el emplazamiento de la futura vivienda.
Emilio Armstrong explica, por ejemplo, que la ubicación es determinante y agrega que a la persona debe gustarle el sector, saber el cómo se vive el día a día en el barrio o si sólo quiere privilegiar accesibilidad y cercanía a servicios. Ambos coinciden en que el estilo y la personalidad de los futuros propietarios y sus actividades deben ser considerados a la hora de ofrecer un proyecto para la casa propia.
Los arquitectos son partidarios de contar con la asesoría de un profesional al momento de la decisión final, y aclaran que éste puede ser de un constructor civil o un arquitecto. Armstrong apunta también que otro de los factores determinantes es verificar si el terreno permite el desarrollo del proyecto imaginado, considerando la superficie ocupada y el área para patio.
El análisis de los documentos de la propiedad es otro elemento importante. Para ello hay dos set que son muy determinantes: el Certificado de Informaciones Previas que define las restricciones del Plan Regulador y la Inscripción en el Conservador de Bienes Raíces; en algunos casos es conveniente contar con un Certificado de No Expropiación, agregan.
Los profesionales aconsejan realizar un estudio de suelos para evaluar la factibilidad y las condiciones que exigen el desarrollo del proyecto de ingeniería. Emilio Armstrong explica que -en términos generales- para una vivienda de dos niveles, la calidad del suelo no presenta grandes complejidades. Sin embargo, ambos coinciden en que cada vez que realizan algún proyecto lo solicitan para tener certezas.
Exponen que si el terreno tiene pendientes, también deben evaluarse los sistemas de contención y evacuación de escurrimientos y los costos que ello implica.
Indican que la asesoría de un abogado también es necesaria para que realice un estudio de títulos, que es la historia legal del terreno. Por lo general, el rastreo se hace diez años hacia atrás para conocer los dueños y las compraventas a las que pudo estar afecta la propiedad; dependiendo de la profundidad del estudio, se pueden solicitar muchos más antecedentes: certificados de expropiación, de contribuciones al día, antecedentes de prenda o hipotecario, entre otros. Con estos antecedentes y el trabajo de profesionales idóneos, las personas podrán asegurarse el mejor resultado para la casa de sus sueños.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES