Homologación: Certificación de calidad para el Lycée Charles de Gaulle

col-fran-2.jpgEn 2010, terceros y cuartos medios del colegio estarían homologados, lo que implica un sello de calidad para el tradicional establecimiento educacional de Concepción.
El Lycée Charles de Gaulle es un colegio con tradición en la ciudad. Fundado en 1944, hoy se muestra como un establecimiento con arraigo en el que sus estudiantes no sólo adquieren conocimientos, sino que además aprenden, bajo una segunda lengua, a pensar en el desarrollo de las ideas. Desde pequeños conocen, a través del francés, todas sus materias, por eso su nivel de estudios es diferente, en especial, en la forma de pensar y analizar, logrando una mejor racionalización.
Pero, llegar a estos excelentes resultados no ha sido un camino fácil. Como liceo francés son sometidos constantemente a supervisiones por parte de Francia, país que proporciona programas educacionales, los cuales son adaptados a Chile. Se asegura así una enseñanza de calidad. En la actualidad el colegio tiene un convenio con la agencia para la enseñanza francesa en el extranjero, AEFE, y este convenio implica también el hecho de que Francia y la sociedad educacional que gestiona el colegio, compartan gastos.
Hasta ahora la homologación se encuentra hasta segundo año y, para 2010, se contempla avanzar con los alumnos de terceros y cuartos medios. “En realidad, la homologación es una consecuencia lógica para que este liceo siga siendo un liceo francés. Necesitamos llegar hasta al final de la escolaridad homologados”, comenta su directora Sabine Dubernard, quien llegó en 2005, y termina su trabajo en 2010.
Este proceso de homologación ha sido definido como un control de calidad, una legitimación. En el mundo hay 253 colegios que dependen de la AEFE y 440 que tienen homologación del Ministerio de Educación Francés. El Lycée Charles de Gaulle, es uno de ellos, sin embargo, posee una particularidad, y es que casi no hay alumnos franceses. Un establecimiento con una matrícula que los distingue, pero sin alumnos franceses, merece una especial atención de la agencia francesa. “Nuestra mayor preocupación son los alumnos. Aquí entran cada año 70 alumnos, de ellos sólo un 10 % no continúa sus estudios. En la sala funciona un sistema pedagógico con mucha oralidad y de trabajo en grupos. También tratamos de incorporar mucho a los apoderados, porque es imposible imaginar un proceso educativo pedagógico sin su apoyo”, agrega la directora.
La homologación evalúa el funcionamiento de colegio, la capacidad de los profesores, y no tanto los resultados de los alumnos. “Esos indicadores son importantes para nosotros, pero no son fundamentales, los alumnos hacen su mejor esfuerzo y los profesores también”, enfatiza Sabine Dubernard.
Gilles Guerrand, director del ciclo básico, relata que en el colegio existen evaluaciones nacionales francesas que se hacen en básica, sobre todo en el segundo y quinto nivel, después en primero medio y luego en el bachillerato o baccalaureat, examén que este año se rendirá para que los alumnos tengan la posibilidad de acreditarse para ingresar al sistema universitario de educación en alguna institución europea.
“Comparándonos con otros establecimientos en esta medición, en evaluación primaria normalmente estamos más altos en matemática y un poco más bajos en los promedios de francés, lo que es lógico, ya que nuestros alumnos son chilenos y no franceses, pero eso se va revirtiendo, al final, nuestros alumnos son mejores incluso que algunos alumnos en Francia. Resultados que avalan el trabajo comprometido de profesores y alumnos en este colegio con tradición francesa”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES