Implicancias del SERNAC Financiero

A estas alturas pocos pueden poner en duda el gran rol que cumplen los bancos e instituciones financieras en el desarrollo económico y bienestar de nuestro país. Sin embargo, impacta el hecho de que el 78% de la población más pobre destine el 60% de sus ingresos a pagar deudas, de acuerdo con datos entregados por el Fosis. Por Lo tanto, resulta muy relevante aumentar la transparencia y fiscalización de las instituciones que otorgan dichos créditos.
El nuevo marco legal tiene por objeto fortalecer los derechos de los consumidores de productos y servicios financieros, imponer nuevas obligaciones a las empresas y dar más facultades al SERNAC. A nuestro parecer, dos son los aspectos principales de esta nueva ley. Por una parte, establece una serie de derechos para los consumidores (respetar cotizaciones de créditos, informar las razones del rechazo de un crédito, etc.) y obligaciones para las empresas (Informar la Carga Anual Equivalente, CAE), mientras que por otra, crea el “Sello SERNAC”.
En este último punto se otorga al SERNAC Financiero facultades legales para fiscalizar a las instituciones que posean el llamado “Sello SERNAC”, las cuales pueden ser objeto de multas al no cumplir con las obligaciones contraídas (la institución que no cumpla arriesga multas de hasta 750 UTM y el retiro del respectivo sello). Con ello, se intenta favorecer la transparencia y eficiencia en el uso de la información, otorgando una mayor garantía y agilidad en la solución de los problemas de los consumidores. Adicionalmente, un consumidor más informado y consciente de sus derechos favorece la competencia de la industria, en el sentido de una mayor oferta de servicios que satisfagan de mejor manera las necesidades de los clientes.
Lo anterior, iría en directo beneficio del bienestar de los consumidores y desarrollo de nuestro mercado financiero. Sin embargo, la existencia del Sello SERNAC no garantiza que éste sea utilizado sobre todo por los consumidores de menores ingresos, quienes generalmente tienen menores alternativas de crédito y que son justamente los que frecuentemente tienen que aceptar cláusulas abusivas en los contratos. Por lo tanto, para que esta herramienta sea efectiva, será necesario cambiar la cultura del consumidor y éste deberá volverse más exigente y consciente de sus derechos.
Por otra parte, las iniciativas tendientes a disminuir la tasa máxima convencional (TMC) hacen que esta nueva figura de SERNAC Financiero sea analizado con cautela, debido a que en nuestra opinión existe evidencia que avala un posible debilitamiento de la competencia en el mercado crediticio, una menor disponibilidad de productos de microcrédito y una pérdida de acceso al financiamiento en los sectores de menores ingresos, y por tanto, excluye a los clientes de mayores riesgo del sistema formal. En este sentido, cabe reflexionar sobre el real sentido del Sello SERNAC de una determinada institución financiera para los clientes de menores ingresos.
José Arias Moya
Académico FACEA, UCSC
Andrés Ulloa Oliva
Académico FACEA, UCSC

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES