Innovación y emprendimiento para mejorar dinamismo de la Región

col-CPCC
Alberto Miranda Guerra Presidente Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción

La matriz productiva en la Región del Biobío está cambiando, y así lo demuestra la composición de su Producto Interno Bruto. El año 2003, por ejemplo, la industria manufacturera aportaba un 36 % al PIB regional, participación que bajó a 24 % en 2013. Por el contrario, servicios personales, comercio, restaurantes y hoteles; y electricidad, gas y agua, aumentaron su aporte en tres puntos porcentuales. Estos cambios conllevan desafíos, como la adaptación de las mallas curriculares técnicas y profesionales a las nuevas necesidades de las empresas, el acercamiento entre empresas y centros de investigación, y un mayor nivel de emprendimiento e innovación, puesto que, finalmente, es el crecimiento de las empresas y del empleo lo que permite tener riqueza que repartir.

Nuestra Región cuenta con 17 universidades y numerosos centros de formación técnica e institutos profesionales, con los que debemos trabajar en conjunto aprovechando sus capacidades de investigación y desarrollo. En ellos se desempeñan más de 10 mil profesores, que educan a cerca de 160 mil estudiantes, un gran potencial para dar una mirada diferente a los productos y servicios que se entregan, y a los procesos que se desarrollan. Sin embargo, la relación universidad-empresa aún debe avanzar, y consensuar formas para trabajar en conjunto. Por ejemplo, en los tiempos que maneja cada una, ya que las entidades de investigación desarrollan su trabajo a un ritmo distinto al que requieren las empresas, que buscan soluciones inmediatas.

Además, en Biobío existen cerca de 50 líneas de financiamiento, entregadas por las entidades de fomento: Corfo, Innova BíoBío y Sercotec, que las empresas pequeñas, medianas y grandes deben atreverse a utilizar. Algunas lo han hecho, y han postulado a fondos de innovación, lo que les permite mejorar o mantener su posición de mercado. Es el caso de Crossville Fabric Chile, de Tomé, que incorporó nueva tecnología en sus procesos industriales, lo cual le ha permitido adaptarse a las necesidades del mercado textil internacional, mantener su competitividad y, por ende, el empleo en la zona. También está el caso de Sales Tia Jo, empresaria de Chillán cuyo emprendimiento ha sido destacado por varias entidades, accediendo a poner sus productos en Puro Chile, tienda gourmet de Nueva York, y a promocionarse en el programa Carlo Cocina.

Nuestro país y, en particular, nuestra Región, requiere emprendimientos con base tecnológica, pues no basta sólo producir con base en un recurso natural, sin valor agregado. La tarea de las universidades, del sector público y privado y de las ONG es justamente impulsar al emprendedor con ideas innovadoras, a romper esquemas e iniciar una nueva fase para nuestra economía regional, según un desarrollo sustentable, que permita generar proyectos atractivos, generadores de empleo de calidad, que aporten a la ciudadanía e impulsen una generación profesional creativa.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES