Instituto Chileno Británico de Cultura de Concepción: En un año complicado agradece a quienes les apoyaron

Tras el daño estructural en sus instalaciones, el instituto buscó nuevas soluciones para terminar el año académico 2010 y emprender nuevos desafíos.

britanico-AZV7789El Instituto Chileno Británico de Cultura de Concepción había inaugurado su tercer y cuarto piso, cuando sucedió el terremoto del 27 de febrero. El sismo dañó totalmente la parte antigua del inmueble, lo que impidió que la institución pudiera seguir funcionando en ese lugar.
Según explica Fernando Escobar, Presidente del directorio, la primera preocupación fue cómo solucionar el año académico para los alumnos de los cursos de inglés y para quienes eran parte del Centro de Formación Técnica. “Tuvimos un diálogo muy sincero con el Ministerio de Educación, con el Consejo Nacional de Educación, y también con el centro de exámenes ESOL de la Universidad de Cambridge. Incluso el embajador británico nos visitó, y a todos ellos les expusimos nuestra compleja situación.
Fue entonces que el Instituto Profesional Santo Tomás decidió acoger a nuestros estudiantes de Técnico en Traducción e Interpretación en Inglés-Español, por lo que no tenemos más que palabras de agradecimiento para ellos”, comenta.
Roger Sepúlveda, Rector de la UST, por su parte explica que para todos el año 2010 fue especial y que acoger a los alumnos del Instituto Británico no fue sino una de las tantas formas con que la institución se hizo parte de la reconstrucción de la Región. “Luego de realizar los estudios técnicos curriculares, decidimos recibir a unos 30 alumnos de la carrera de Técnico en Traducción e Interpretación en Inglés-Español, quienes llegaron a fines de mayo, e iniciaron su intenso año académico. Incluso, en diciembre algunos se titularon”.
Agrega que para la institución ha sido muy valioso todo este proceso de ayuda, con un profundo sentido fraterno. “Como parte del directorio de Cidere tenemos un compromiso con el desarrollo regional, por lo que ayudar está en nuestro ADN”, complementa.

Oportunidad de servir

Otra institución que ayudó al Instituto Británico de Cultura de Concepción fue el Instituto de Humanidades. Su Rector, Marcelo Filipi Marchant, expresa que ambos establecimientos tienen una relación de larga data y que sus anales registran que no era la primera vez que se compartían dependencias, por lo que cuando se analizó la posibilidad de hacerlo nuevamente, no  dudó en facilitar el espacio. Esto fue posible a partir de agosto, ya solucionadas las necesidades de otros colegios también damnificados. “Como colegio lo evaluamos muy bien e hicimos un convenio de prestación de algunas de las salas del edificio ubicado en Castellón. La verdad es que ha sido una convivencia muy buena, ya que ellos son muy respetuosos de nuestros espacios y hemos podido privilegiar nuestras actividades, que este año se han visto incrementadas. Ha sido una oportunidad de servir”, explica.
A cambio el Instituto Británico de Cultura de Concepción apoyó el perfeccionamiento de los profesores, en el proceso de acreditación en el lenguaje del inglés. “En 2006 iniciamos un proyecto de formación bilingüe, lo que implica que las clases se hacen en inglés, mezclando de esta forma la entrega de dos atributos: la formación valórica católica y el idioma inglés. Gracias al Instituto Británico de Cultura de Concepción estamos trabajando con la certificación de Cambridge, con 25 docentes de esta Institución”.

Renovado equipo

La institución británica ha resuelto en parte la grave situación vivida durante el año 2010, Según Fernando Escobar, lo más doloroso fue el proceso de desvinculación de los profesores a quienes se les ofreció recontratarlos conservando sus jerarquías académicas y sus años de antigüedad. Una vez que se pudo resolver dónde se irían los alumnos del CFT, se abrió la posibilidad de impartir nuevamente las clases. “Lamentablemente no todos aceptaron y tuvimos que contratar nuevos profesores, los cuales fueron sometidos a rigurosos exámenes, conformando hoy un equipo renovado que sigue adelante con nuestro proyecto, entregando inglés de calidad a nuestros estudiantes, alrededor de 300 alumnos, que esperaron que nos pusiéramos de pie”. El Presidente del directorio explica que siempre ha sido el deseo de la institución continuar con el trabajo educativo y cultural, pero el desafío ha sido difícil. “Nos hemos demorado por las conocidas dificultades que han presentado las liquidaciones de los seguros, razón por la cual no hemos podido retomar de manera más rápida nuestro camino. Pero lo estamos haciendo.
“Con nuevos préstamos de puente iniciamos las reparaciones, comenzando por una demolición de la parte afectada del casco antiguo, que corresponde al frontis”.
La idea de la institución es recuperar el nuevo edificio y en lo posible, lograr un sector comercial para hacer alianzas que permitan solventar la nueva inversión y volver así a sus dependencias “para entregar el mejor inglés a Concepción”, asegura Fernando Escobar.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES