Instituto Profesional Dr. Virginio Gómez 33 años aportando al desarrollo de la región y del país

Referente en educación técnico profesional, y entregando planes de estudio con pertinencia y una fuerte impronta regionalista, la casa de estudios celebra un nuevo aniversario reafirmando su compromiso con la formación de calidad, y poniendo el foco en fomentar la innovación y el emprendimiento en sus estudiantes.

Más de 33 mil titulados, que hoy se desempeñan en distintos ámbitos de las principales actividades del mercado socio- productivo del país, avalan la calidad de la formación que ha caracterizado al Instituto Profesional Virginio Gómez a lo largo de su trayectoria.

Vinculado estrechamente con la Universidad de Concepción, y basado en la icónica figura del Dr. Virginio Gómez González, en noviembre de 1988 el Instituto nació en la ciudad de Los Ángeles, con el objetivo de impartir las carreras técnicas y profesionales que la UdeC dejaría de dictar.

En 1990 abrió sus puertas en Concepción y cuatro años más tarde, en Chillán. En 1998 obtuvo su autonomía, y en 2020 transformó su personalidad jurídica, desde una Sociedad Anónima a una Corporación sin Fines de Lucro, dando lugar a la Corporación Educacional Virginio Gómez.

Hoy, a 33 años de su nacimiento, ha logrado posicionarse como una casa de estudios superiores reconocida por formar técnicos y profesionales de excelencia, con fuerte sello valórico, y comprometidos con la sociedad y el desarrollo sustentable. Así lo afirma su rector Rolando Hernández: “En este aniversario celebramos que después de 33 años seguimos consolidándonos como una institución formativa de calidad, que aporta al desarrollo de la región y del país. Nacimos en Biobío, y somos el instituto que más titulados ha entregado al sector socio- productivo. Hoy, estamos presentes en Biobío y Ñuble, lo que respalda nuestro sello regionalista, y reafirma nuestra convicción de contribuir al país desde regiones”.

 

Mejora continua

Vicerrectora Claudia Mora y Rolando Hernández, rector IP Virginio Gómez.

Pero el buen posicionamiento alcanzado por el IP no es fruto del azar, sino el resultado de un trabajo profundo y sistemático que tiene al estudiante como centro de su quehacer. Así lo señala su vicerrectora, Claudia Mora: “Buscamos garantizar un aprendizaje efectivo y de calidad para nuestros alumnos, de modo que adquieran competencias técnicas y transversales que les enseñen a ’saber hacer’ y les aseguren un óptimo desempeño laboral”.

Agrega que, pensando en eso, ofrecen a sus docentes un programa permanente de capacitación, que los acerca a nuevas metodologías que fortalecen la formación de los estudiantes; realizan sistemáticas revisiones curriculares, adaptándolos a las actuales necesidades de la sociedad, y desarrollan proyectos que impulsan una vinculación efectiva del alumno con el medio profesional. “Nuestros nuevos planes apuntan, sobre todo, a la vinculación con la sociedad y el sector productivo, pero desde el ámbito de la innovación y la transferencia tecnológica”.

Pero en Virginio Gómez no solo se han preocupado de mantener un modelo de aseguramiento de la calidad y de mejora continua de sus procesos. También han invertido en la infraestructura y el equipamiento necesarios para garantizar la buena formación de sus más de 7.300 alumnos, que cursan alguno de sus 48 programas de estudio. Es así que hoy cuentan con más de 26 mil m2 en sus tres sedes, implementadas con tecnología de última generación y laboratorios especializados, como el de Energías Renovables, el más moderno en el centro y sur del país, que le permite ser pionero en el desarrollo de estos aprendizajes.

Nuevos desafíos

Cristian Westermeyer, Directorio Corporación Educacional Virginio Gómez

El rector Hernández hace hincapié en la importancia de la educación técnico profesional para el país, destacando que formar a buenos técnicos y profesionales es la manera de transformar a Chile, de mejorar su economía y de hacerla más competitiva. “Debemos ampliar la matriz productiva, generar nuevos productos y darles valor agregado, y en eso los técnicos y profesionales tienen mucho que aportar”, sostiene.

En 2020, a pesar del complejo escenario impuesto por la pandemia, el Instituto logró sortear exitosamente el proceso de acreditación, obteniendo cuatro años, lo que lo califica como una Institución con Acreditación Avanzada. Sin embargo, sueñan con más. “Queremos trabajar por una acreditación de excelencia, para seguir siendo referentes en educación técnico profesional y el respaldo para quienes se han formado en nuestras aulas”, enfatiza su rector.

Patricia Palacios, miembro Directorio Corporación Educacional Virginio Gómez.

Pero también tienen entre sus próximos desafíos el adscribirse a la gratuidad, dice Cristian Westermeyer, miembro del Directorio de la Corporación Educacional. “El Instituto realiza una excelente labor a nivel formativo en sus tres sedes -Los Ángeles, Chillán y Concepción-, aportando a descentralizar la educación. Pero, además, durante el último año el equipo liderado por el rector Rolando Hernández trabajó intensamente para adscribirnos al sistema de gratuidad, lo que esperamos ocurra en 2023, pues estamos a la espera de la entrega del certificado por parte de los entes regulatorios. Es un tremendo avance, pues sabemos que para muchos estudiantes es la única forma de acceder a la educación superior”.

Patricia Palacios, también miembro del Directorio, agrega que el IP es una institución con sello y vocación regionalista, comprometida con una educación técnica de calidad, con fuerte foco en la innovación y el emprendimiento. “Estamos abocados a enfrentar el enorme desafío de formar técnicos y profesionales capaces de responder a la creciente necesidad de trabajadores con competencias para abordar los rápidos cambios que está experimentando nuestra sociedad en materia de innovación, transformación digital y nuevas energías”, sostiene.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES