INTENDENTES DE CONCEPCIÓN: PRÓCERES Y MUJERES FÉRREAS

En el libro “Historia de Concepción”, de Fernando Campos Harriet, en el índice “Intendentes de Concepción” abundan los próceres y personajes que más tarde serían Presidentes de Chile. Así es como Ambrosio O’Higgins fue el primer Intendente de Concepción en 1786; Juan Martínez de Rozas, en 1788; el propio Bernardo O’Higgins en 1814 y los posteriormente Presidentes Joaquín Prieto, Manuel Bulnes, Aníbal Pinto, y hasta el “Caudillo del Sur”, el General José María de la Cruz y Prieto. Hay muchos nombres ilustres que sería largo de enumerar como Vicente Pérez Rosales y Francisco Bulnes Prieto.
Sólo dos mujeres han sido designadas Intendentas de Concepción en toda la historia de la ciudad. A ambas he tenido el privilegio de conocerlas.
A Inés Enríquez Frodden, quien fue Intendenta en 1950, durante el gobierno de Gabriel González Videla, la conocí ya de edad avanzada, cercana a los ochenta años, en un cóctel que le ofreció en Concepción la Asociación de Mujeres Universitarias, que ella misma fundó, en calle Beltrán Mathieu.
¡Y vaya que me impresionó! Alta, con un vozarrón potente de quien ha ostentado cargos de poder, dueña de una personalidad y un carácter fuerte que se advertía por su forma de hablar, muy alto, y de preguntar e interesarse por todas quienes compartimos con ella esa tarde. Muy integrada al grupo de conversación, no le hizo el quite a un pisco sour, contó anécdotas y recuerdos de su época de Intendenta.
– Yo era –remarcó- una Intendenta que no tenía miedo a subir a un caballo, con botas y poncho, mientras me escoltaban oficiales de ejército cuando se subía el Bío Bío en pleno invierno. No me gustaba que me contaran cuentos. Con los damnificados conversaba yo misma y les arreglaba los problemas.
Inés Enríquez Frodden fue una brillante abogada que durante su gestión de Intendenta abogó por políticas de apoyo a la mujer.
A la Intendenta María Soledad Tohá González, la imaginaba de pocas palabras, incluso tímida. ¡Craso error! Nada más llegar a una Tertulia con empresarios, en que me correspondió moderar, se “robó la película”.
Me impresionó su vehemencia, su empoderamiento con el cargo, la pasión con que defiende sus ideas, sus proyectos y su cohesión con el liderazgo de la Presidenta Bachelet. Locuaz, simpática, con una energía desbordante para cumplir con su apretada agenda, hasta se dio tiempo para apagar las velitas de su torta de cumpleaños, una torta de mil hojas que confidenciaron en el Gobierno Regional, “era su favorita”.
Se despidió con un abrazo y con un rotundo ¡Cuenten conmigo, siempre esta Intendenta estará dispuesta a solucionar problemas!
María Angélica Blanco

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES