Irresponsabilidades ético-políticas

contreras
Prof. Dr. Marcelo Contreras Hauser. Master y Dr. en Derecho y Ciencias Políticas y Sociología.

Por décadas he sido profesor universitario de Ética Política en diferentes universidades nacionales y extranjeras. No en todas estas casas de estudios superiores se ofrecen dichos contenidos a la manera de cursos anuales o semestrales; en alguna de ellas tan sólo se da como alguna unidad o unidades programáticas contenedoras de unos y otros apartados ético-politicos. Es decir, la importancia que se le asigna a la materia en cuestión en ningún caso es de primerísimo orden.

Ésta es una de las tantas razones para que nos percatemos de por qué estamos como estamos en Chile: una Presidenta que hoy gobierna con un apoyo circunstancial de acuerdo con las encuestas, en que menos de uno de cada cuatro chilenos le brinda su apoyo, y que hace menos de un mes  protagonizó su primer viaje a Temuco, Novena Región, sin avisarle a su Ministro del Interior. Un “detalle” de total importancia si se considera que en la cartera de este personero se contiene la gran problemática de esa zona del sur de Chile: camiones y casas quemadas, balazos y perdigones en sus caminos, asesinatos de habitantes de aquellos sectores rurales, en fin, el gran perímetro nacional que encarna conductas terroristas o, al menos, francamente antisociales que nadie en Chile puede desconocer, menos aún, la primera autoridad de la República. Seudo viaje absolutamente preñado de críticas en que los vecinos una vez más no fueron escuchados. Pretendido e incógnito, único y solitario viaje presidencial que buscaba apoyo y aplausos en La Araucanía y que terminó entre chiflidos e improperios. Todo mal. Nos recuerda la frase: “Algo huele mal en Dinamarca”. Hace rato que algo huele mal en Chile.

Constatamos cómo nuestro anémico Poder Ejecutivo presenta graves y continuos quiebres éticos en general y etico-políticos en particular. La discutida actuación de la Presidenta con ocasión del terremoto en su anterior administración; la dudosa ignorancia que asume la primera autoridad estando de vacaciones en Caburga respecto de las desviadas acciones de su hijo y nuera que nadie en Chile creyó o aceptó. Y, hay más. Este mismo enredo en el caso Burgos. Somos muchos que no le creemos a la Presidenta, y todavía son más aquellos que apuntan diplomáticamente con la sentencia: “Suele apartarse de la realidad”. Es que la verdad es una cuestión ético-política, igual que la mentira, circunstancias que nos obligan a rememorar la sabiduría de quien manifestó que “la verdad es el error más adecuado…”.

 

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES