Jorge Sabag Villalobos, vicerrector de USS Concepción: “La Universidad cumple una función pública invaluable”

Asumió el cargo en la sede fundacional de una universidad que, tras 32 años de trayectoria y más de 40 mil profesionales egresados en diversas disciplinas, transita hacia mayores niveles de complejidad, fomentando la investigación y el desarrollo de programas de postgrado. En esta entrevista, relata sus vivencias y lo que significa para él desempeñar este cargo en la academia.

Jorge Sabag Villalobos lee obras de Aristóteles, pero también biografías de personajes innovadores que soñaron con cambiar el mundo y lo lograron. Sus intereses van desde las humanidades hasta el desarrollo tecnológico. Su formación abarca el Derecho y la Ingeniería. Su trayectoria profesional incluye la empresa privada y el servicio público, con 16 años como diputado. Toda esa experiencia vital le sirve para asumir un nuevo desafío: la vicerrectoría de la sede Concepción de la Universidad San Sebastián.

A pocos días de su arribo al campus Las Tres Pascualas, el ingeniero civil y abogado se refiere al sello que le otorgará a su gestión en la casa de estudios donde quiere cultivar la cercanía tanto con la comunidad académica como con organizaciones externas. Su énfasis será contribuir para que un proyecto educativo ya consolidado mantenga la formación de excelencia que brinda tanto en pregrado como postgrado, aumente las iniciativas de vinculación con el medio y avance en el desarrollo de la investigación y generación de conocimiento. Todo, sin olvidar que en el centro deben estar siempre los estudiantes. Con esa premisa, inicia su gestión en la USS.

Origen libanés

Los orígenes de la familia Sabag están en el Líbano. El abuelo Manuel Sabag Farran, huyendo del Imperio Otomano, llegó a Argentina para luego cruzar la cordillera e instalarse primero en Yungay, y luego en Cabrero. Ahí fundó, junto a Raquel Castillo, una familia de nueve hermanos. Dos han tenido figuración pública, Hassan, exalcalde de Cabrero, y Hosain, exalcalde, exdiputado, exsenador y padre de Jorge. De ese ejemplo, surgió la vocación pública del vicerrector USS.

Hosain Sabag se casó con Fresia Villalobos, con quien tuvo tres hijos: Patricio, Gloria y Jorge, quienes cursaron sus primeros estudios en Cabrero para después continuar su formación en el Liceo Alemán Verbo Divino, de Los Ángeles. Jorge, el menor, desde los 10 años estuvo internado, una experiencia que enriqueció su desarrollo.

“Nos levantábamos a las 6 de la mañana, y teníamos una hora de estudio de 6:45 a 7:45, todos los días. En el colegio, inculcaban mucho el estudio y el deporte, fomentaban el atletismo. Yo fui vicecampeón en 1.500 metros en mi época”, evoca.

Como nieto de inmigrante, tuvo un temprano interés por descubrir otras culturas. Fue así como viajó en programas de intercambio a Estados Unidos, Alemania e Italia, vivencias que contribuyeron a su formación y lo prepararon para la educación universitaria.

Ingeniero de la PUC

Estudió Ingeniería Civil en la Pontificia Universidad Católica de Chile, porque siempre tuvo un marcado interés por las matemáticas. Egresó, y trabajó en empresas privadas dedicadas a obras públicas, como construcción de edificios y caminos. No obstante, tenía inquietudes que no había desarrollado en Ingeniería: su faceta humanista.

Así, ya casado con la arquitecta Paula Brito, ingresó a estudiar Derecho en la Universidad del Desarrollo, donde obtuvo el premio excelencia académica Eduardo Fernández Florez.

“Aunque tenía un sesgo matemático, siempre tuve una fuerte inclinación humanista, inspirada por el servicio público, por la labor que desarrollaba mi papá”, plantea.

En esos años compatibilizó el trabajo y los estudios con su dedicación a la familia. Es padre de cuatro mujeres: Monserrat, estudiante de Bioingeniería; Trinidad, estudiante de Arquitectura; Luz María, estudiante de Medicina, y Teresita, alumna de tercero medio. Ellas y su esposa son su prioridad.

Labor parlamentaria

Militante demócrata cristiano, lo invitaron a postular como diputado en el año 2005. Partió su labor parlamentaria en 2006 y la finalizó este año, como diputado por el distrito 19. Ejerció como segundo vicepresidente de la Cámara, y en 2013 fue reelegido con la segunda mayoría nacional.

– ¿Qué balance hace de su labor parlamentaria?

Lo importante que es estar en contacto con la gente, con las organizaciones sociales, a través de ellas se le toma el pulso a lo que pasa en el país. Ese es un sello que me marcó mucho, el estar en permanente contacto con la gente. En el ámbito legislativo, valoro la importancia de redactar bien las leyes para que realmente sirvan y no sean una fuente de conflicto. En el debate legislativo, se aprende que es necesario escuchar las miradas de personas que ven la realidad desde distintos puntos de vista y con diferentes intereses.

– El hecho de tener dos profesiones tan distintas, ¿enriqueció el trabajo parlamentario?

Sí, de todas maneras. Ser abogado y tener la visión jurídica es muy importante para la actividad legislativa, y la labor como ingeniero también es relevante, porque el legislador hace las leyes desde una perspectiva teórica y muchas veces no conoce la situación que viven miles de personas. Por ejemplo, cuando se hacen leyes tributarias, en ocasiones se desconoce la realidad de las personas que están involucradas en la actividad productiva y se les imponen cargas y más cargas, muchas veces sin dimensionar el impacto que eso tiene en los pequeños productores.

– ¿Qué lo motivó a aceptar la vicerrectoría de la USS?

– Es también un servicio público, distinto, pero la universidad cumple una función pública invaluable, porque contribuye a la movilidad social. En la USS estamos preparando a jóvenes que, en muchos casos, son primera generación profesional en sus familias. La formación les cambiará la vida y, además, podrán contribuir al desarrollo del país. En ese sentido, la universidad es un centro de movilidad social.

El vicerrector enfatiza que su motivación es contribuir en la formación valórica de los jóvenes, haciendo suyo el compromiso de la USS de formar buenos profesionales, buenos ciudadanos y buenas personas, un desafío que se torna fundamental en una época tan compleja como la actual.

GRAN LECTOR

El vicerrector tiene múltiples intereses, siendo la lectura una pasión que lo ha acompañado desde niño. Cuenta que las obras de Aristóteles están siempre en su velador, pero también lee biografías de personajes como Napoleón y Churchill.

“He leído mucha historia, también sobre personas innovadoras que son capaces de visualizar un futuro mejor y luchan por lograrlo, como Steve Jobs, Bill Gates, Jack Ma, visionarios en materia tecnológica”.

Enfatiza que debemos humanizar el desarrollo tecnológico para lograr un mundo mejor. “La revolución tecnológica, digital, que estamos viviendo corre el riesgo de deshumanizarnos. De ahí la relevancia de formar a los profesionales también desde el punto de vista valórico”, concluye.

MAYORES NIVELES DE COMPLEJIDAD

Jorge Sabag asume con entusiasmo la vicerrectoría de la sede fundacional de la USS, institución con 32 años de trayectoria y que ha formado a más de 40 mil profesionales en diversas disciplinas.

Dice que los objetivos de la sede son transitar hacia una institución con mayores niveles de complejidad fomentando la investigación con pertinencia territorial e impulsando la creación de programas de doctorado.

En su gestión, pondrá un énfasis especial en el desarrollo del área de vinculación con el medio a través del establecimiento de relaciones recíprocas y sistemáticas con el entorno, teniendo como norte contribuir a la consolidación de una sociedad más equitativa. Para ello, es necesario trabajar en conjunto con las demás universidades con el fin de contribuir al desarrollo de la región.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES