Jorge Villablanca Mouesca, Vicerrector INACAP Concepción-Talcahuano: “INACAP ha hecho un importante aporte al desarrollo de Chile”

La máxima autoridad de INACAP Concepción-Talcahuano destaca el compromiso asumido por la institución desde hace 50 años con el sector productivo del país, mediante la formación de pregrado y la capacitación continua de trabajadores y trabajadoras.

 

publi-inacap-1-de-3 A pesar de que Jorge Villablanca, el nuevo vicerrector de INACAP Concepción-Talcahuano, nació en Santiago, se define como un ariqueño de tomo y lomo, lo que ha dado pie al sello regionalista que ha impregnado a su trabajo en las diversas instituciones donde se ha desempeñado durante su carrera. Por lo mismo, su gestión en INACAP no será la excepción.

“En Arica viví más de 18 años, prácticamente mi niñez y adolescencia completa, por eso, me considero ariqueño”, explica. El Vicerrector de sede es casado, padre de tres hijas y siempre ha tenido un particular interés por el ámbito de la educación. “Ha sido una pasión en mi vida. Mi mamá era profesora y mi papá fue docente universitario, a pesar de desempeñarse en otras funciones”.

En cuanto a su preparación, tiene una vasta experiencia en diversos ámbitos del saber. “Soy contador auditor e ingeniero comercial, con un magíster en administración de empresas y otro en gestión de negocios internacionales con un diplomado de estudios avanzados. Además, tuve la oportunidad de realizar una diplomado presencial en Japón sobre gestión de la calidad y un postítulo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso sobre evaluación de activos mineros, porque durante un tiempo largo también me dediqué a la minería”. Pero si hay algo que destaca de su currículum, pues lo considera un elemento diferenciador en su formación, es un diplomado en desarrollo local que realizó en forma presencial en la Cepal.

Si bien tiene una vida profesional de más de 20 años en gestión en empresas y en el sector público, asegura que su “corazón” está en el mundo de la academia. “En INACAP ya estoy cerca de cumplir cuatros años. Vengo de otras instituciones de educación superior, en las que ejercí como rector y director de escuela, por lo que llevo alrededor de 10 años de trayectoria en temas puramente académicos. Tengo la satisfacción de formar parte de un institución como ésta, que hace las cosas bien, que se preocupa de sus alumnos, de sus planes de estudio, de sus docentes y colaboradores. Y de verdad es un orgullo pertenecer a ella, sobre todo porque desde otras instituciones siempre se ve a INACAP como un ejemplo de organización”, afirma.

Lo anterior, dice, radica en que existe una sólida identidad organizacional que los destaca entre sus pares. “Somos una universidad tecnológica, lo que implica que tenemos un modelo educativo que va en línea con ese sello y que apunta al “Aprender Haciendo” y a desarrollar habilidades para la empleabilidad, que permitan a nuestros egresados transformar el mundo a través del hacer. En 50 años, hemos hecho una importantísima contribución al desarrollo del país y nuestro compromiso es seguir haciéndolo, pero, con una fuerte vocación regional. Se debe considerar que somos la única institución de educación superior del país que está en todas las regiones, incluso con más de una sede, como sucede en Biobío, con lo que respondemos a la necesidad de descentralización que Chile tiene”.

 

Rol protagónico en Biobío

Uno de los rasgos más característicos de INACAP es que además de ser una de las principales instituciones de educación superior del país, es también el organismo técnico capacitador (Otec) más grande de Chile. “Nacimos hace 50 años como un instituto de capacitación que buscaba entregar competencias a los trabajadores que se desempeñarían en todas las industrias que se estaban desarrollando en ese entonces. Ése es un rol que nunca hemos abandonado, porque entregar herramientas a trabajadores para actualizarse en las mejoras y los cambios permanentes en las tecnologías, incluyendo nuevas industrias, es algo que nos apasiona. En 2016 hemos capacitado en nuestra sede a 1.821 personas y, a nivel nacional, en lo que va del año, la cifra asciende a 25 mil”. publi-inacap-3-de-3

En esta línea, agrega que la institución mantiene una coordinación fluida con actores del sector productivo. “Nuestra intención es adaptar al trabajador desde uno tradicional a uno más flexible, que se entrena para enfrentar las nuevas tecnologías pero, también, que desarrolla sus habilidades blandas para trabajar en equipo, liderar, crear buenos ambientes laborales, ser creativo y que pueda aportar con innovación. Esos rasgos que buscan las empresas en un trabajador es lo que entregamos a nuestros estudiantes, a manera de preparación, para lo que el mundo productivo requiere”.

La información sobre lo que necesitan los empleadores es analizada en un consejo consultivo para luego traspasarla a los programas de pregrado y a la capacitación. “Estos consejos son nuestro cable a tierra. Nosotros no dictamos carreras suponiendo lo que se requiere, sino que lo sabemos de antemano”, destaca.

Por lo mismo, considera que INACAP ha tenido un papel protagónico en el desarrollo de los sectores industriales de Biobío. “No sólo formamos profesionales y técnicos, sino que colaboramos con las empresas en mejorar su productividad a través de la capacitación de sus trabajadores. Creemos que este aporte social y económico que llevamos haciendo en Chile desde hace 50 años es fundamental, tal como lo reconoce el sector industrial, lo que se expresa en la alta empleabilidad que tienen nuestros egresados”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES