Jugados

Es la palabra precisa para describir a estos emprendedores del Biobío que con visión, arrojo y mente positiva soñaron con una innovadora idea y, a puro empeño, la hicieron realidad. Presentamos a sus protagonistas y cada una de las historias que hay detrás de sus proyectos.

 

Por Natalia Messer / Fotografías Gino Zavala.

Una idea puede, a veces, tomar más tiempo en pensarse que en realizarse. Los emprendedores y emprendedoras protagonistas de este reportaje vienen a demostrar lo contrario, porque soñaron un día y no se quedaron sólo en el idealismo, sino que luego se la jugaron en plena cancha, para que sus proyectos se realizaran.
El riesgo, el empeño y la visión se alinearon y, esas ideas, en un principio lejanas, se transformaron en exitosos emprendimientos que surgieron desde la Región del Biobío. Son también proyectos que aportan esa mirada diferente y necesaria para avanzar hacia el desarrollo regional y nacional.
 
 
Ángelo Cares, Diseñando para la NASA
Siempre con esa mirada hacia América del Norte o Europa, sobre lo bien que allá desarrollan complejas tecnologías, pero en Concepción, y sin ningún afán de jactarse, un grupo de jóvenes profesionales creó sus propias y modernas aplicaciones para la Región y el mundo.
Angelo Cares-1Se trata de la empresa INITT (Innovation + Technology), enfocada en el desarrollo tecnológico de telemetría (sistema que permite la monitorización, mediación y/o rastreamiento de magnitudes físicas o químicas a través de datos que son transferidos a una central de control).
La empresa nació hace 13 años en la Región del Biobío; primero, orientada al desarrollo de softwares y, luego, gracias a una alianza con la empresa regional Xelion, se enfocaron en sistemas más complejos, especialmente en el desarrollo de hardware y el “internet de las cosas”.
“Este internet de las cosas es conectar a la Web áreas que no estaban conectadas. Por ejemplo, un dispositivo que permite medir signos vitales y entregar información a los funcionarios sobre un paciente que acaba de ingresar a un hospital. Con esta información la red de salud obtendrá datos inmediatos de la persona que ingresa y así responderá de manera efectiva. Datos similares a esos entregan los dispositivos que desarrollamos junto a Xelion”, explica Ángelo Cares Ríos,  director ejecutivo y fundador de Initt.
El ingeniero informático cuenta que desde estudiante sintió ese llamado a “hacer”. Con en este espíritu, y junto a su equipo, pudo desarrollar aplicaciones para empresas extranjeras y en 2015 ganaron la Hackathon Space Apps, donde desarrollaron una aplicación para la NASA, llamada ISS Alive, cuyo objetivo era mostrar en tiempo real lo que ocurría en la Estación Espacial Internacional.
Todos estos éxitos y la súper carrera internacional no los han hecho moverse de Concepción, donde dicen hay más futuro del que se piensa, ya que en parte la innovación se trata de eso, de hacer cosas distintas.
“Concepción debe y va a ser un polo importantísimo de innovación en los próximos años, no sólo dentro del país, sino que dentro de Latinoamérica. Están dadas las condiciones entre la academia, el clima, la conexión vial, el aeropuerto y una serie de condiciones para que eso pase”, asegura Ángelo Cares.
 
República Portátil, el colectivo nómade
Nadie pensaría que una república, algo que como concepto suena tan estable, y que no se mueve, podría ser también portátil. ¿Pero quién dijo que los contrastes conceptuales no se llevan bien? El colectivo República Portátil (RP), http://www.republicaportatil.cl/ es un ejemplo de aquello.
Son más de 10 años como grupo, al principio más cercano al arte contemporáneo, y luego con la firme misión de aunar al diseño con la arquitectura.
“Nos conocimos en la universidad el 2002 y, al poco tiempo, empezamos a hacer excursiones para conocer el lado B de la ciudad. Así surgió nuestra preocupación por el territorio y por aquellos sitios inhóspitos, más alejados de la civilización”, cuenta Andrés Moreno, diseñador del colectivo RP.
Idea que tomó fuerza y que ya en 2003 se estableció como tal. Actualmente este proyecto reúne a colaboradores de diversas disciplinas, como arquitectos, diseñadores y fotógrafos.

Republica portatil-1
Daniel Cuevas, Julio Suárez, Andrés Moreno y Luis Felipe Maureira, integrantes de República Portátil.
“Nos preocupa la relación entre la ciudad y sus bordes. Esos bordes que están más relacionados con la lógica de organización de un campo”, dice Luis Felipe Maureira, arquitecto y uno de los fundadores de RP.
Con esta inspiración, la creación de este grupo fructificó rápidamente y hasta ahora han participado con múltiples proyectos y exposiciones que incluso han ganado el reconocimiento en el extranjero. De hecho, cuentan que estudiantes de diferentes países postulan para hacer sus prácticas con este colectivo.
Entre los proyectos emblemáticos de RP está la construcción de la oficina, con sede en Santiago, de la bebida berlinesa Club Mate que, incluso, quedó finalista dentro de los cinco mejores proyectos de arquitectura de interior del mundo. Asimismo, entre sus trabajos se impone el proyecto pabellón CCP, una gran estructura de madera que se instaló hace algunas semanas en la Plaza de la Independencia y que fue un encargo de Corfo Biobío para la difusión y fomento de las industrias creativas.
También destaca dentro de sus proyectos el pabellón construido para el Festival de las Artes Valparaíso 2014, que sirvió como espacio de encuentro y un objeto urbano, donde se desarrollaron varias actividades de aquel evento. Fue instalado en el centro de la Plaza Sotomayor, y consideró  un tiempo de ocupación de 16 días.
 
La manzana de Matías
No viene a comprobar la teoría de la gravedad, porque Isaac Newton con su manzana la ratificó, pero Matías Godoy quiere, y como lo hizo hace siglos el científico inglés, esparcir más conocimiento.
Este joven ingeniero comercial de la Universidad del Desarrollo busca con su exitoso blog, Economía para Todos (https://economiatodos.cl/), explicar en “sencillo” aquellos términos económicos, cifras y estadísticas que a la mayoría no experta le cuesta entender.
economia para todos-1Su innovador sitio, a través de simpáticos ejemplos, que incluyen a la familia de Charlie Brown, analiza con una óptica más cercana, amigable, pero no por eso menos crítica, la actualidad política, económica y financiera del país.
“Hice un artículo sobre la reforma tributaria que se difundió mucho a fines de abril en 2014. Fue entonces que una idea me hizo  ‘click’:  al parecer las personas necesitaban que les explicaran hartas cosas con manzanitas”, cuenta.
Después de ese comentado artículo, comenzó a escribir sobre otros temas con la misma lógica simple de la manzana. Habló sin tapujos del Caso Caval, Penta y Soquimich. Las visitas en su blog alcanzaron los 50 mil vistos en un periodo corto.
Pero también los medios de comunicación se interesaron en la propuesta de este penquista. Y hoy no es raro ver al creador de este blog dando charlas y explicando en canales de televisión, diarios y otros soportes, sobre la economía, pero siempre con manzanitas.
Uno de sus sueños, y por el que nace este proyecto, es disminuir “la gran desigualdad del país y, en este caso, la gran desigualdad de información que existe entre los chilenos”.
Por ahora, el proyecto se encamina para ser un sitio web con más contenidos, como un buscador de la economía, siguiendo, por cierto, con laa entrega de informaciones útiles para todo público, porque, como dice Matías, es la gente común y corriente la más agradecida con su proyecto.
“Siempre recuerdo un comentario que me llegó bastante. Una señora que me habló por interno y me dijo: ¡Gracias a Economía para Todos, porque ahora puedo hablar en los almuerzos del domingo!”, recuerda.
 
Mikuna, la comida del futuro
La guagua llora demasiado y quizá el meollo puede estar en la comida y en sus componentes. Ésa fue la razón que llevó a la ingeniero comercial, Constanza Sepúlveda Arellano, y a la nutricionista, Montserrat Victoriano Rojas, a crear un moderno y sano alimento de “papilla” deshidratada, con las mismas características que las preparadas en casa.
Fue así como nació la idea de Mikuna, comida en lengua quechua,   (http://www.mikuna.cl), que comenzó a gestarse en 2013. Partieron con dos años netamente de investigación, sólo para saber cuáles serían los ingredientes perfectos para hacer una papilla ciento por ciento natural y de perfecto sabor.
mikuna-1
Montserrat Victoriano y Constanza Sepúlveda.
“Mi hijo sufre de intolerancia alimentaria y yo, como ingeniero comercial, veía esta necesidad de mercado como una oportunidad de negocio”, cuenta Constanza.
La necesidad se dio también porque estas madres veían en la oferta de alimentos actuales para bebés, como los colados en frasco, una opción no tan saludable como aparentaba.
“El formato que existe hoy día en los colados no ha cambiado desde los años 30… Además, nos preocupaba la cantidad de grasa y sodio no declarada que tenían estos productos y otros componentes alérgenos, como harinas y espesantes”, explica Montserrat.
Una vez que el producto salió a la luz, de inmediato llamó la atención su moderno formato en sobre, práctico de llevar y consumir, y con interesantes contenidos alimentarios que, por el momento, se ofrecen en tres tipos de papilla: puré de verduras y quinoa, puré de garbanzo con verduras y amaranto, y un postre de piña y amaranto.
Por ahora, el objetivo es seguir alimentando a los más pequeños con estas naturales recetas, realizadas bajo el proceso de liofilización (deshidratación en frío que mantiene intactas las propiedades nutricionales de sus ingredientes), y libres de aditivos, preservantes, colorantes, y sin sal ni azúcar añadida.
Las emprendedoras ven nuevas posibilidades en el corto y mediano plazo como, por ejemplo, hacer comida para adultos mayores o deportistas (montañistas) en este mismo formato.
“Queremos que Mikuna sea conocido como un referente en innovación en productos saludables. Nos interesa recuperar los alimentos autóctonos y seguir utilizando cultivos ecológicos. Lo bueno es que tenemos muchas ideas para continuar este proceso”, dice Montserrat Victoriano.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES