Kingston College: Fortalecidos tras la emergencia

Kingston_DSC4644_1Un colegio que ha destacado en los últimos resultados del Simce muestra ahora otra fortaleza. Su ubicación privilegiada le permite estar en una zona delimitada como de seguridad.

Con plena normalidad en sus actividades se encuentra el colegio Kingston College de Concepción, luego del sismo 8,8 que sacudió a la Región y a la zona centro sur del país. La comunidad educativa del establecimiento se muestra feliz y orgullosa del trabajo realizado post terremoto.
Su Vicerrector, Guillermo Pellerano Silva, comenta que “el establecimiento soportó en forma impecable el intenso sismo y sus posteriores réplicas, no se quebró ni siquiera un vidrio, y tampoco hubo daño en la implementación. computadores, laboratorios, no tuvimos nada material que lamentar”, relata.

En zona de seguridad

El colegio Kingston College se emplaza desde el año 1995 en el sector alto del Fundo Las Monjas en un predio de 7, 5 hectáreas, en el sector Lomas de San Sebastián. Se accede por un camino que no sufrió daños y al que hoy –por seguridad- se ingresa de manera controlada. “Lo que es muy importante, ya que con este tipo de medidas  cuidamos el tesoro más valioso que puede tener un padre: sus hijos”, sostiene la máxima autoridad académica del colegio.
Las clases se iniciaron en forma regular el 29 de marzo, cuando los servicios básicos se reestablecieron. Sin embargo, los días previos todo el personal se preparó para la recepción de los alumnos: “hubo una marcha blanca, con una actividad realizada el 24 de marzo, llamada Colegio Puertas Abiertas, donde los padres recorrieron junto a sus hijos las dependencias y comprobaron que todo estaba funcionando sin problemas”, comenta.
Desde los primeros días de la emergencia se trabajó estableciendo redes con las familias de los estudiantes; luego se realizaron con los profesores jornadas de contención. Junto a la sicóloga del colegio, Soledad Barrios y con el apoyo de la siquiatra, Carolina Obreque, quien es además apoderada del Colegio, se brindó contención emocional a todos los funcionarios. “El objetivo era estar bien preparados para recibir a nuestros alumnos. Incluso trabajamos con arteterapia”, comenta.
Paralelamente se reestructuró el Plan de Seguridad, estableciendo zonas seguras y demarcando las vías y rutas de escape.
“La ACHS nos apoyó revisando accesos e interiores y sólo se hicieron algunas sugerencias para mejorar la evacuación”. Para reforzar la preparación del establecimiento, se adquirieron contenedores de agua que garantizan el suministro. Una vez preparados se dispuso la apertura del año escolar. Profesores Jefes, dirigidos  por el Departamento de Orientación organizaron jornadas con los alumnos trabajando la contención, sus miedos y preocupaciones. “Pensábamos que nos encontraríamos con muchos problemas, pero al parecer el terremoto afecto más a los adultos que a los niños. En los ensayos de evacuación han respondido de manera muy seria”, reconoce.

Ayuda solidaria

Excelencia académica y un importante número de horas dedicadas a las actividades extraprogramáticas los distinguen. La práctica del ajedrez, básquetbol, fútbol y ballet entre otros, ya muestran la normalidad del colegio. Los niños están contentos por haberse reencontrado y muy motivados por la ayuda que brindó  el Kingston en la emergencia. Containers del colegio sirvieron como bodega de medicamentos y frazadas, implementos que recopiló la institución Médicos sin Fronteras que estuvieron en la zona, apoyando la devastada zona costera de Dichato. Además, finaliza el Vicerrector, se ha trabajado en la ayuda solidaria con nuestro propio personal y con establecimientos educacionales de Talcahuano, Quirihue y Dichato, en el cual se encuentra involucrada toda la comunidad escolar.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES