“La carrera busca mejorar el rendimiento deportivo y la calidad de vida de las personas”

Excelente infraestructura y equipamiento; enfoque en el rendimiento deportivo y en la prescripción del ejercicio para la salud; valoración de la experiencia deportiva del alumno y una sólida política de apoyo al deportista son algunas de características que distinguen al programa que comenzará a dictar la UNAB en 2021.

Jaime Fillol, director de carrera Entrenador Deportivo, UNAB sede Santiago:

Jaime Fillol, considerado el mejor tenista chileno de los años ’70, es la cara visible de la carrera de Entrenador Deportivo, programa de 8 semestres que la Universidad Andrés Bello comenzará a impartir en 2021 en sus sedes de Concepción, Santiago y Viña del Mar.

El consagrado tenista, quien alcanzó el puesto 14 del ranking ATP, y llegó a las finales de Roland Garros, la Copa Davis y del US Open, entre otros torneos, hace hincapié en que este programa académico nace para dar respuesta a las necesidades de una sociedad con altas tasas de sedentarismo, sobrepeso y obesidad. “A través de una concepción comunitaria y social del deporte, la carrera busca contribuir a mejorar la calidad de vida de una población que muestra alta prevalencia de enfermedades crónicas no transmisibles que, en su mayoría, son producto de estilos de vida poco activos o saludables”, sostiene.

En la descripción del nuevo programa, que se puede encontrar en www.unab.cl, se señala que la carrera formará profesionales con una mirada integradora del desarrollo del deporte, con énfasis en el bienestar humano, en la formación de deportistas y en el alto rendimiento.

“La idea es formar a un entrenador deportivo que contribuya integralmente al bienestar y al mejor desarrollo físico de las personas, ya sea de alguien joven y sano, un adulto mayor, alguien con un problema de salud o, incluso, de quienes buscan ser deportistas destacados”, detalla Fillol.

Añade que por ser el deporte una actividad inherente al ser humano, y fundamental para su correcto desarrollo, debe dársele la importancia que merece. Es por eso, afirma, que la tarea de mejorar el rendimiento físico de las personas debe estar a cargo de un profesional del deporte. “Alguien especializado, y formado con los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para ser un aporte al bienestar y salud de las personas, a quienes debe poder traspasar todos los beneficios de la actividad física”.

Deporte y universidad

Si bien Jaime Fillol se retiró del tenis profesional hace más de tres décadas, nunca ha abandonado las canchas, donde sigue jugando todas las semanas. Su amor por este deporte motivó a varios miembros de su familia a seguir sus pasos, siendo su nieto Nicolás Jarry quien mejor ha representado el talento tenístico de los Fillol en el mundo entero.

“Mis hijas todavía organizan el ATP de Chile, y yo sigo en la Unidad Técnica de la Federación de Tenis”, dice, explicando que nunca se ha desvinculado del deporte que lo consagró.

Al mundo académico, en tanto, ingresó hace casi 20 años, cuando fue invitado por el entonces rector de la Universidad Andrés Bello a formar parte del plantel, dirigiendo la carrera de Educación Física. “Tuve que aprender los mecanismos de gestión académica y estudiar más a fondo el aspecto educativo del deporte pero, desde el inicio, fue una bonita experiencia, pues siempre he tenido una buena relación con los otros docentes y, sobre todo, con los alumnos”, dice Fillol.

Sobre estos últimos, señala que durante sus años de docencia ha tratado de transmitirles su experiencia, añadiéndole también un sustento teórico. “Jugar es algo innato del ser humano. Cuando uno juega, empieza a competir, y la competencia lleva a situaciones límite, de las que se puede aprender mucho. El deporte no es solo para ganar medallas o dinero, es para sentirse bien con uno mismo y ser cada vez mejor”.

En este sentido, confidencia, los partidos que más recuerda de su exitosa carrera son aquellos que perdió, pues fueron los que le legaron los más grandes aprendizajes, una lección que trata de traspasar a sus estudiantes. “Uno se da cuenta de que muchos jóvenes evitan competir por la frustración que podría significarles perder, sin entender la tremenda oportunidad de aprender que eso implica”, enfatiza.

Excelencia académica y moderna infraestructura

Jaime Fillol comenta que la carrera de Educación Física, que por tantos años lideró, considera una formación orientada principalmente a la educación de niños y jóvenes. Fue por eso, y considerando “la necesidad de contribuir al desarrollo de las personas y comunidades, a lo largo de todo su ciclo vital”, que la UNAB decidió crear un programa que brindara una visión formativa más amplia. “Queríamos que no solo considerara sustentos teóricos humanistas, sino también de Ciencias Naturales, de modo de aportar a la sociedad con una mirada más humana e integral”, explica.

En su opinión, la nueva carrera de Entrenador Deportivo viene a darle continuidad a la tradición deportiva que la UNAB ha venido desarrollando por muchos años de acoger, apoyar y darle oportunidad de seguir su evolución deportiva al estudiante que desee hacerlo. “Pensamos en una carrera muy práctica, que incorpore el interés y la experiencia vivida por el joven, y que reconozca ese camino recorrido en las asignaturas contempladas en la malla, permitiéndole entrenar y competir en el deporte que elija”.

Además, pensando en formar verdaderos profesionales del área, el estudiante no solo egresará con el título de Entrenador Deportivo, sino también como Licenciado en Ciencias del Deporte. “Eso le da a la carrera una mirada académica, acorde a la excelencia de la Universidad Andrés Bello, y también le entrega a quien tenga interés en seguir formándose, la posibilidad de cursar estudios de postgrado o hacer investigación en la materia”, explica Fillol.

En cuanto al campo laboral de los titulados del programa, afirma que es bastante amplio, pues podrían desempeñarse en gimnasios, centros deportivos, en selecciones deportivas escolares, en el deporte universitario, en el federado. “Incluso pueden trabajar para las áreas deportivas de los municipios, que hoy tienen mucha proyección, porque los gobiernos locales y nacionales están buscando llevar los beneficios del deporte hasta la gente”, opina.

Fillol también hace hincapié en la moderna y completa infraestructura propia con que cuentan las tres sedes para el desarrollo de este programa. En Concepción, por ejemplo, el centro deportivo de la UNAB considera piscina temperada y dos amplios gimnasios polideportivos, muy bien equipados; cancha de fútbol y pista de atletismo oficiales, y dos canchas de tenis, además de camarines, comedor y salas de clase.

“Conocemos la capacidad transformadora que tiene el deporte, ya sea recreativo, de competición o de alto rendimiento. El deporte genera buenos hábitos y promueve valores, como el liderazgo, el respeto por el otro, la sana competencia, el trabajo en equipo, la disciplina. Por eso, en la Universidad Andrés Bello estamos confiados en que esta carrera será un verdadero aporte a la salud y el bienestar de las personas”, puntualiza Jaime Fillol.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES