La equidad de género en el mundo laboral parte desde la Selección

Ariela Dymensztain Psicóloga, Coach y Directora de AD Consulting www.adconsulting.cl

Hoy la igualdad de género es un imperativo ético que la sociedad demanda con mayor fuerza, por lo cual las organizaciones deben evolucionar en sus procesos y estructuras internas, de manera de garantizar que dicha transformación se convierta en una parte esencial de su cultura organizacional.

Un punto de partida es establecer medidas de selección de talentos que rompan los estereotipos y fomenten una cultura igualitaria, en pos de escoger a la persona más idónea para cubrir un puesto de trabajo, independientemente de su género.

En función de estas necesidades, en AD Consulting incorporamos diferentes medidas en nuestros procesos de búsqueda y selección de talentos, que fueron pensadas y establecidas conforme al principio de igualdad de género. Una idea que parte con un compromiso tácito con nuestros clientes para estar alineados con esta estrategia, ya que son ellos quienes toman la decisión final de contratación, y son los principales responsables de generar las condiciones para crear un ecosistema que propicie esta equidad.

Desde nuestra parte, hacemos lo propio en lo relacionado con los levantamientos de perfiles, es decir, con el establecimiento de la correlación entre los requisitos y necesidades del puesto de trabajo a cubrir, y las competencias que se requieren para desempeñar ese cargo. Las descripciones de estos perfiles son redactadas con un lenguaje inclusivo.

Esto se replica en las publicaciones y convocatorias que realizamos, en cómo estructuramos las entrevistas -donde se excluyen preguntas como estado civil de quien postula o si tiene o no hijos-, y en los test y cuestionarios de personalidad que, como lo anterior, también van dirigidos de forma neutral.

La igualdad de oportunidades en los procesos de selección permite a las empresas contar con los mejores perfiles profesionales, contribuyendo al mismo tiempo a fomentar la confianza, el trabajo en equipo, el liderazgo y el cambio cultural que considera la diversidad de género como un valor.

Según un estudio realizado por McKinsey (2020), las compañías diversas tienen un 25 % más de probabilidades de obtener mayores ganancias, ya que frente a un problema, la diversidad aporta múltiples perspectivas para el diseño de mejores soluciones.

Esto es fundamental para el empoderamiento social y económico de las personas, y de sus comunidades, pues les ofrece más opciones y recursos, así como una mayor autonomía para realizar la vida que tanto mujeres como hombres desean, para compatibilizar la vida familiar con el trabajo y mantener una relación de corresponsabilidades en cuanto a los derechos, deberes domésticos y cuidados del hogar.

Por ello, tan importante como lo anterior es que la estructura de remuneraciones sea acorde con las tareas y responsabilidades de las funciones, y no basadas en subjetividades ni sesgos de género. Debe ser transparente y justa.

En la actualidad, si bien no existe una ley o una obligación por parte de las empresas, de incorporar mayor porcentaje de mujeres en los puestos de trabajo, como ocurre con la ley de Inclusión Laboral, donde la cuota es de 1% de los trabajadores, el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género está impulsando la Norma Chilena 3262: Igualdad de Género y Conciliación de la Vida laboral, Familiar y Personal, que busca promover la igualdad entre hombres y mujeres, y generar un impacto positivo en las organizaciones, las personas y su entorno. La iniciativa propone la implementación de un Sistema de Gestión de Igualdad de Género y Conciliación (SIGIGC) que favorece la existencia de equipos de trabajo mixtos y diversos, que son representativos de una cultura organizacional inclusiva y capaz de proporcionar las mejores herramientas para los desafíos de su negocio.

Este sistema promueve un cambio cultural en las relaciones entre las personas, en temas como igualdad de género, la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, que son algunos de los elementos que definen la permanencia, no solo de las mujeres en las empresas, sino de todas las personas. Ello a su vez favorece la retención del talento, disminuye la rotación de personal y aumenta la productividad, debido a una mayor motivación y lealtad hacia la empresa.

Según datos del Sernameg, ya son más de 30 las empresas certificadas como organizaciones que promueven la igualdad de género y la conciliación, donde destacan L´Oréal, Codelco, Laboratorio Bagó, BCI, VTR, Masisa, Paris, Essbio, NuevoSur, CGE, Entel, Cristalería de Chile, Cencosud y Transelect y Lipigas, entre otras. Es un desafío que a su vez se alinea con el Objetivo de Desarrollo Sostenible ODS N°5 (sobre igualdad de género) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas. De allí que el involucramiento con esta meta debe ser parte de toda empresa moderna y sostenible, y las consultoras de gestión y desarrollo de talento debemos estar alineadas con dicho fin, pues somos parte esencial en esta cadena que busca la equidad de género en el mundo laboral.

 

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES