La fórmula del IST para humanizar la prevención

En el 2013 redujeron en 20 % su accidentabilidad gracias a un innovador enfoque basado en la cercanía, en el respeto, la perseverancia y la empatía. A partir de él desarrollaron programas e instrumentos que incluyen couching ontológico para las líneas gerenciales, capacitaciones basadas en metodologías de aprendizaje exclusivas para adultos, y un enfoque psicosocial que considera al trabajador y a su entorno.

 

interiores-IST-4

Óscar Olate Pinto, Gerente Zonal Sur del IST.
Óscar Olate Pinto, Gerente Zonal Sur del IST.

La vida al centro como una nueva forma de gestionar la prevención. Esta frase resume el compromiso que durante el 2012 asumió el Instituto de Seguridad del Trabajo, IST, a través de una filosofía que se sustenta en valores como el respeto, la cercanía, la empatía y la perseverancia.
“Si pudiéramos resumirlo en una idea, lo que nosotros como administradores del Seguro de Accidentes del Trabajo y de Enfermedades Profesionales buscamos es humanizar la prevención, teniendo como foco el bienestar de las personas en su universo de múltiples necesidades y con ello aportar a la sustentabilidad de las empresas”, explica Óscar Olate Pinto, Gerente Zonal Sur del IST.
Y para graficar que esta nueva mirada preventiva va por el camino correcto, exhiben las cifras del año pasado que indican una disminución en  20 % de su accidentabilidad en la zona sur de esta mutualidad -respecto del 2012-, y que hoy los mantiene en un 4,6 %.
“Se trata de un porcentaje importante si consideramos que la meta país de tasa de accidentabilidad para el 2015 es de 4 %. Nosotros mediante esta estrategia pudimos reducirlas de manera notoria”, añade el ejecutivo.
En Chile el IST atiende a unos 550 mil trabajadores de 17 mil empresas adheridas, mientras que en la Zonal Sur brinda cobertura a 70 mil trabajadores, de 3.300 empresas de diversas actividades económicas como forestales, portuarias, manufactureras, construccion, agrícolas, educación y de servicios, con un hospital especializado en manejo del trauma en Talcahuano y centros de atención en Concepción, Coronel, Chillán, Curanilahue, Cholguán, Parque Industrial Escuadrón, Los Ángeles, Temuco, Talca, Curicó y Constitución para entregar un servicio preventivo y médico más cercano a sus empresas .
Como señala Óscar Olate, “el IST es una mutualidad a escala humana, diseñada y pensada para entregar los mejores servicios preventivos y médicos a sus empresas y trabajadores”

UNIVERSIDAD DE LA PREVENCIÓN
Para llevar a la práctica este innovador tratamiento de la prevención en sus empresas adherentes, el IST aplica una fórmula basada en un modelo que denominan de las 5D. Éste implica que la estrategia de trabajo y cada producto preventivo desarrollado por ellos apunta a reducir los incidentes de calidad, de productividad, de seguridad, de deterioro del medio ambiente y de clima laboral.
“Nuestra mutualidad conserva el espíritu por la que fue concebida la ley 16.744, que nació con un carácter preventivo y que fue diseñada para el cuidado de los trabajadores y trabajadoras. Pero fuimos un paso más allá porque incrementamos este mandato con una filosofía corporativa que se ocupa integralmente de los trabajadores, de sus motivaciones, de sus anhelos y de sus metas, pero también de sus familias y de su entorno en general, es decir de todo el contexto social del adherente de hoy”.
Óscar Olate explica este punto de esta manera: “Cuando comenzábamos a hacer nuestros diagnósticos entre nuestras empresas adherentes nos íbamos dando cuenta de que algunas de ellas estaban enfrentando la prevención de riesgos según las estrategias vigentes en los años 70 y que, por lo tanto, había importantes brechas con las fórmulas de la prevención moderna”. Y añade: “Lo que nosotros hicimos fue modificar la forma de observar esta nueva realidad del trabajador chileno que, tal como la sociedad, ha ido cambiando en sus necesidades y anhelos. Por ello integramos una mirada psicosocial que entiende que los ‘peligros’ no están sólo dentro de una organización, sino que comprende que los problemas que se susciten en el contexto en que la persona se desenvuelve también pueden ser un riesgo para su quehacer dentro de una empresa o institución”.
¿Y cómo lo hicieron? Basándose en una metodología que en primer lugar considera rigurosos diagnósticos para cada empresa, a partir de los cuales se idean programas a la medida, que contemplan sus realidades particulares y “que en ningún caso se basan en planes estandarizados, pues para nosotros cada una de ellas es única”, recalca.

Doctor Enrique Herrera Otto, director médico del Hospital IST Zonal Sur.
Doctor Enrique Herrera Otto, director médico del Hospital IST Zonal Sur.

Dentro de todos estos planes fue fundamental cambiar la conciencia del autocuidado, que potenció el sistema de mutualidades desde los 90, hacia la idea de cuidado mutuo, “porque la prevención es un trabajo de todos, desde la gerencia hasta el último trabajador”. Buscamos -continúa- que los empleadores y sus colaboradores vean sus lugares de trabajo como entornos a los que deben aportar todos, “pues con un trabajo colaborativo es posible mejorarlos y lograr una mejor calidad de vida laboral y buenos resultados operativos”.
En este proceso, los profesionales involucrados en las asesorías y acompañamientos a las diferentes organizaciones que están adheridas al IST han sido capacitados para hacer suyos los valores que rigen el accionar de esta mutualidad, de manera que en cada una de sus acciones quede de manifiesto la cercanía, empatía y el respeto por el otro que integra este enfoque humano de la prevención. Y así lo demuestra su indicador de satisfacción al cliente que evalúa todas las áreas del IST, y que de un promedio de uno a cinco, posiciona a la institución con un decisivo 4,7.
“Un promedio altísimo para una institución de nuestro rubro que trabaja con la seguridad y la salud de las personas. Por todo ello estamos satisfechos y entusiasmados por seguir aportando con un trato humano y con productos innovadores que nos han convertido en una verdadera universidad de la prevención”.

MIRADA INTEGRAL
La subgerencia de Operaciones Preventivas del IST, con Héctor Ormeño Rodríguez a la cabeza de un amplio equipo multidisciplinario de profesionales, se encarga de desarrollar todas las actividades y acciones tendientes a evitar y controlar la ocurrencia de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales en las empresas adherentes. “Y así estar cada vez más cerca de nuestros afiliados. Es por ello que hemos triplicado el número de profesionales en el área de prevención, en sus distintas especialidades. Entregamos un marco técnico, pero sobre todo humano. Nos preocupamos de ofrecer productos acordes con la realidad de cada empresa, gracias a diagnósticos profundos y personalizados, en que evaluamos las brechas en temas de seguridad, identificando qué aspectos se pueden mejorar”, afirma el ingeniero logístico.
Para elaborar cada programa preventivo se llevan a cabo ocho distintos diagnósticos que dicen relación con los aspectos legales, el clima de seguridad, sus habilidades de percepción de riesgos (por la línea ejecutiva y de supervisión), su liderazgo preventivo, su gestión preventiva, el uso de técnicas preventivas, y diagnósticos ergonómicos y de higiene industrial. Con la información recabada elaboran un programa de trabajo en conjunto con la empresa, donde se van aplicando las nuevas metodologías preventivas: couching ontológico, andragogía (educación de adultos), prevención con la familia, el tema psicológico, asesoría legal, campañas y capacitación preventiva, todos factores que supervisan sistemáticamente con evaluaciones y seguimientos, a través de departamentos especializados en prevención, como el de Ergonomía, que ha permitido brindar una asesoría mucho más específica en la prevención de lesiones músculo esqueléticas. También el Departamento de Psicología Laboral, con un equipo que permite potenciar la detección y control de factores conductuales que pueden producir accidentes y enfermedades, y un área de Higiene Industrial, encargada de evaluar los ambientes de trabajo y establecer medidas de control y Medicina Ocupacional, que realiza la vigilancia de la salud de los trabajadores expuestos a riesgos en el trabajo.

RIESGOS PSICOSOCIALES
Si bien la ley comenzó a exigir desde el año pasado considerar también los riesgos psicosociales, el IST desde el 2007 ya los había incorporado en sus programas con actividades de couching, liderazgo y desafío cultural organizacional, entre otros, a cargo de un equipo de psicólogos. “Sabemos que el trabajador muchas veces llega a la oficina angustiado por problemas en su casa y que eso incide en un actuar inseguro. Por ello, incorporamos acciones preventivas donde participa su familia e incluso la asesora del hogar”. Así, lograron llevar la prevención hasta la casa de cada trabajador, con cursos de primeros auxilios, alimentación saludable, vida sana, prevención de riesgos en el hogar, e higiene, entre otros.
“Estamos permanentemente creando productos preventivos que están a la vanguardia. Por ejemplo, implementamos una metodología que permite a las empresas identificar y gestionar los riesgos psicosociales, a través del Programa Semáforo, único en Chile”, cuenta. El sistema es simple, y muy efectivo.

Marlenne Ortiz, Consultora  de Ergonomía, y Paulina Mardones, Consultora de Higiene.
Marlenne Ortiz, Consultora de Ergonomía, y Paulina Mardones, Consultora de Higiene.

COMO UNA FAMILIA
La filosofía corporativa del IST incluye de manera especial también su quehacer en el tratamiento de accidentes del trabajo y de enfermedades profesionales. Y en ella la humanización en la atención es primordial. “Nuestros pacientes son personas que requieren un trato especial. Se trata de gente que estaba en óptimas condiciones y que de un momento a otro sufre un accidente que modifica totalmente su realidad, y que deja a algunos de ellos con discapacidades de por vida. Por eso hay apoyo permanente de nuestro equipo de psicólogos clínicos y de la unidad de psiquiatría para casos más severos”, explica el director médico del Hospital IST Zonal Sur, doctor Enrique Herrera Otto.
Por lo mismo, agrega que en este centro de atención especializado en trauma realizan una exhaustiva selección de su personal, “donde si bien se consideran sus competencias profesionales y técnicas no es menos importante que respondan al perfil que nuestro hospital necesita: colaboradores empáticos y que entreguen calidez en la atención de salud”.
El hecho de tener una infraestructura propia también marca una diferencia señala el facultativo. “Somos el único hospital exclusivo de una mutual desde Santiago al sur; nuestros equipos conocen este rubro, cuentan con la experiencia de manejar pacientes con las características de los que recibimos y al tener este recurso permanente les podemos entregar una atención personalizada. Como médicos tratantes estamos pendientes de nuestros pacientes, los conocemos, sabemos por qué están internados y todo eso nos posibilita no sólo estar enterados al detalle de su evolución, sino que también relacionarnos con su entorno, con sus hijos, con sus parejas, con sus padres. En este hospital los pacientes no son una ficha, son personas con nombre y apellido, y nuestro equipo funciona unido, como una familia, para ellos”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES