La Generación Y: Valioso capital de entusiasmo y conocimiento

Desde hace ya un tiempo, y en distintas publicaciones del mundo se vienen comentando estudios que hacen referencia a un importante grupo de jóvenes ciudadanos denominados “Generación Y” o “Generación del Milenio”.  Como publicista,  las clasificaciones de grupos objetivos y distintas segmentaciones siempre han  llamado mi atención, pues conocer a las audiencias es una materia prima fundamental para mi trabajo; sin embargo este grupo me ha interesado especialmente debido a que lo que de ellos se dice me parece muy interesante y, de cierto modo, inspirador para los desafíos actuales.
Estudios tales como los de BTNET – disponible en la web – y recientemente uno de People&Partners (empresa chilena de recursos humanos especialista en servicios de carrera), los describen como jóvenes entre 19 y 30 años, que representan una parte importante de nuestra sociedad y que están comenzando a integrar la fuerza laboral de muchos mercados tanto locales como internacionales.  La mayoría de ellos ha tenido acceso a la educación superior y están bastante preparados intelectualmente. Además,  son  la primera generación que nació en un momento de la historia en que la tecnología en toda su dimensión era un dato y no una novedad como para muchos de nosotros, lo que les permite tener  más información al alcance de quienes estén interesados en tenerla.  Este hecho, lejos de ser un antecedente cuantitativo,  les ha posibilitado desarrollar características psicográficas que los destacan de otros grupos mayores.  Por ejemplo, esta generación demuestra especiales habilidades para trabajar en equipo y enfrentar grandes desafíos.  Son exigentes respecto de sus líderes, es decir, no es suficiente con que el jefe les diga qué hacer;  ellos necesitan buenas razones para ser seducidos en alguna causa o proyecto.  Del mismo modo trabajan duro si tienen un buen mentor que sepa cautivarlos con carisma y coherencia entre lo que dice y practica. Valoran la diversidad, son altruistas por naturaleza, se la juegan por el medioambiente, la pobreza y las causas que benefician a la comunidad en su conjunto.  Son especialmente creativos para enfrentar los proyectos y resistentes frente a las adversidades. Son pragmáticos, orientados a los resultados y a la eficiencia.
Sin embargo, lo que me ha llamado particularmente la atención en los últimos 3 ó 4 años, es ver el creciente interés y preocupación que demuestran por temas de emprendimiento social.  Son jóvenes dispuestos no sólo a proponer proyectos, sino a trabajar en ellos, muchas veces posponiendo ofertas de trabajo muy tentadoras.  He conversado con muchos de ellos, y con gran interés he escuchado sus motivaciones,  argumentos y  planteamientos,  todos con mucha claridad e inteligencia, y con una fuerte dosis de pasión, elemento indispensable para que todo emprendimiento resulte.  Definitivamente muy inspirador. Ya me habría gustado tener esa claridad a esa edad.  Para mi tranquilidad se me ocurre que los desafíos de mi generación (los “Baby Boomers”) eran otros.
“La Generación Y” tiene condiciones y entusiasmo que los hacen especialmente preparados y sensibles para hacer  aportes relevantes en diversos ámbitos.  Al parecer el universo es sabio, ya que se encarga mágicamente de generar recursos humanos para responder a los desafíos que el mundo nos presenta, para hacer con eficiencia lo que los tiempos nos piden.  Queda planteada la invitación a todos aquellos empresarios que quieran reforzar sus equipos de trabajo con sabia nueva y fresca; jóvenes con ideas, creatividad y pasión para emprender nuevos proyectos.  Los estudios hechos por los expertos en el tema demuestran que la tendencia para las empresas es la de crear las condiciones favorables y los incentivos adecuados para atraer a estos nuevos talentos e incorporarlos a equipos  multigeneracionales, donde cada profesional aporte desde su experiencia lo mejor de sí para contribuir al éxito de los proyectos y, al mismo tiempo, construir una mejor sociedad más armónica y sustentable para todos.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES