La importancia de fiscalizar

Basta echar sólo un vistazo en Facebook para darse cuenta que los candidatos a alcaldes y concejales se tomaron esta red social  para adelantarse a los plazos establecidos por la ley para iniciar la propaganda electoral. El gran problema es que un gran porcentaje de ellos -o de sus simpatizantes-  no ha sabido sacar provecho de este soporte virtual para dar a conocer sus ideas y sus propuestas a los electores y, en cambio, destinan sus espacios para provocar a sus opositores con insultos y descalificaciones.
Hasta el momento pocos han sabido apreciar las oportunidades que estas nuevas tecnologías de la información brindan a los políticos en época de campañas, sin saber que podrían convertirlas en importantes canales para llegar con sus mensajes a sus votantes.
Candidatos hay muchos, pero las propuesta escasean. Nadie tiene muy claro los programas de los distintos postulantes ni tampoco existe una preocupación de la comunidad por realizar una fiscalización efectiva a sus actuales autoridades comunales. Son pocos los que se interesan en  indagar si sus alcaldes materializan o no sus  promesas de campaña y, menos aún, si su gestión se apega a lo establecido en los Planes de Administración Comunal (Pladeco), que por ley las municipalidades deben confeccionar cada cuatro años -con el concurso de la comunidad- para orientar su gestión.
Este documento es una especie de plan de acción que identifica las prioridades y los proyectos estratégicos de la comuna. El cumplimiento de los Pladeco no necesariamente coincide con el fin de un mandado local, por lo que los alcaldes entrantes están obligados a adecuar su gestión al programa que dejó establecido la administración anterior.
En las cuentas públicas, los ediles deben informar a sus vecinos el grado de avance anual de su Pladeco, instancia que también aparece como un útil mecanismo de fiscalización para los electores. El incumplimiento injustificado de cualquiera de estas obligaciones puede motivar incluso la destitución de un alcalde. No obstante, la mayoría de los vecinos poco o nada sabe de estas herramientas que de ser bien usadas por los electores obligarían a los gobiernos locales a profesionalizar su gestión y a cumplir con las metas y objetivos comprometidos a la comunidad. Ya es tiempo de dejar de lado la crítica injustificada o motivada por pasiones políticas, para dar paso al protagonismo de vecinos informados que se preocupen de exigir a sus autoridades  que se aboquen a las tareas que asumieron en el inicio de su mandato.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES