La Región internacional

Por Mario Ríos Santander.
Por Mario Ríos Santander.

Lo que ocurre es que la autoridad no tiene tiempo para pensar. Es tanto el afán social, que le quita todo el tiempo. Y es porque ahí están los votos. Pero cuidado, años atrás observaba en mi oficina parlamentaria a un mismo grupo de mujeres “pedigüeñas”. Querían todo. De pronto tuve la “tincada” que me estaban haciendo leso. Escribí sus nombres y los cotejé con otros parlamentarios y ¡sorpresa! eran las mismas que lloraban en todas las oficinas. Nos pusimos de acuerdo y no las atendimos más. Gritaron y patalearon, pero se les terminó la mentira. Imagino hoy las audiencias, todas con problemas menores, acusaciones, pelambres. Chile no cambia. Los alcaldes y concejales, repletos de peticiones diversas. Los pedidos son infinitos. Y seguirán siéndolo hasta que la autoridad no cambie. El problema es que cuando trata de ponerse firme, la prensa se encarga de encararlos frente a la propia comunidad. Eso es peor. Para evitarlo, continúan igual y, lo grave: tienen menos tiempo para su estudio.

Por eso la Región, que tiene una impronta natural de conquista permanente a los mercados externos, no ha tenido el tiempo de hacer lo que hay que hacer.

Nos sentimos contentos con la visita de un embajador, pero se marcha y queda un vacío. ¿No será hora de iniciar una ofensiva amplia, plena, y conformar un cuerpo consular regional del más alto nivel? ¿Se lo hemos planteado a los diplomáticos extranjeros que nos visitan?

Hace algunos años se inició, con la Universidad Católica y Corbiobio, un serio intento por instalar en la educación media  de la Región un programa de idiomas asiáticos en diversos liceos. Hay en la actualidad relaciones con China (que por lo demás se está debilitando y la autoridad comunal no hace esfuerzo alguno por recuperarlo), pero la idea era extenderlo a todos los estados de interés: Indonesia, Viet Nam, Corea, India, Malasia, Japón, otros. Hubo conversaciones con embajadores y se interesaron en firmar un convenio de su representación diplomática y educación para la enseñanza de su idioma. Se hicieron los contactos con Educación hace unos años y, fuera de sorprenderse con el programa el Seremi correspondiente, no hubo nada más.

Lo anterior verdadero, y actualmente en condiciones de retomarlo, es un paso enorme hacia la conquista de Asia. Se contemplan becas para jóvenes de la Región en los países en convenio de idioma con su liceo y, lo más importante, se abren puertas a futuros profesionales, preparados en Chile, pero con representación asiática. Imagino a un abogado hablando chino o coreano. Su oficina tendrá mucho trabajo. Todos los negocios con el país de su lengua los tendrá en su nómina laboral. En realidad es abrir nuevas expectativas a nuestros jóvenes. ¿Y porque no se hace? Misterio. ¿Será porque les falta tiempo para pensar, analizar, proyectar, investigar? Sin duda que ése es un motivo, pero no hacerlo es volver la espalda a tantos que quieren crecer y esperan programas modernos, repletos de futuro. Pienso que hay disposición a retomar este programa. Son muchos los que quieren trabajar en él. ¿Se interesará el Intendente también y, mas que él, su Seremi de Educación? Y a su vez, ¿es ya oportuno tener un Seremi de Relaciones Exteriores que, entre otras cosas, conforme el cuerpo consular y conduzca las decenas de programas internacionales existentes? Démonos un tiempo y concluyamos en un buen programa de conquista mundial.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES