Laboratorio de Clínica Biobío incorporó moderno equipamiento de diagnóstico

Este laboratorio clínico cuenta con un sistema integrado de análisis de química digital, pionero en regiones, que entrega resultados más precisos y en menor tiempo.

Recientemente el laboratorio clínico de Clínica Biobío puso en marcha una tecnología de diagnóstico que introdujo la química seca digital en sus procesos, con el objetivo de hacerlos más eficientes, potenciar su productividad y obtener resultados de pruebas más precisos y de mayor calidad.
Se trata de VITROS® XT 7600, un sistema integrado de análisis desarrollado por Ortho Clinical Diagnostics, compañía considerada como una de las líderes en diagnóstico in vitro.

Su incorporación al equipamiento del laboratorio, dice su director, Jaime López V., Tecnólogo Médico y Magíster en Microbiología, es un cambio fundamental en el funcionamiento de esta unidad y un gran avance en el área diagnóstica clínica que, además, deja a Clínica Biobío como la primera de regiones en contar con esta tecnología.
Este laboratorio tiene más 19 años en funcionamiento y, además, tiene incorporada una Unidad de Medicina Transfusional. Este servicio, explica su director, ha evolucionado en complejidad y volumen en sintonía con el crecimiento y desarrollo de la Clínica, para adecuarse a la demanda de sus usuarios, ya sean médicos, pacientes o instituciones.

“Ahora, justamente, la llegada de VITROS® XT 7600 coincide con el proyecto de ampliación de infraestructura que ejecuta Clínica Biobío para aumentar su capacidad instalada e incrementar su cobertura de servicios. Esta tecnología nos permitirá sostener esa nueva demanda con calidad, productividad y eficiencia”, recalca el profesional.

Mayor rapidez

Jaime López explica que los pilares que sostienen a un laboratorio que funciona con calidad, es que sus resultados sean “confiables, oportunos y clínicamente útiles”.
VITROS® XT 7600, agrega, garantiza esos tres aspectos y, adicionalmente, colabora con el cuidado del entorno, pues al trabajar con química seca elimina el agua de sus procesos.
Esta nueva tecnología se aplica en los exámenes bioquímicos (perfiles bioquímicos, hepáticos, lipídicos, perfil cardiaco) y en análisis de hormonas.
El equipo incorpora imágenes digitales que entregan mayor precisión en sus resultados y, además, permite realizar dos pruebas de laboratorio por separado de manera simultánea en un solo slide o tarjeta diagnóstica, lo que debería traducirse en mayor rapidez en los tiempos de respuesta.
“En condiciones ideales y según el tipo de carga al equipo, puede procesar hasta 1.320 exámenes por hora. Por otro lado, en forma simultánea, opera con exámenes bioquímicos y hormonales, pues está construido en dos bloques unidos entre sí, y por eso se le identifica como un equipo integrado”, explica el director del laboratorio clínico de Clínica Biobío, quien agrega que este servicio también destaca por la mejora continua de sus colaboradores. Este año, este laboratorio además incorporó otros instrumentos de la más alta tecnología, como el analizador de orina, Atellica 1500, que destaca por la automatización y estandarización en todos sus procesos de análisis de muestra. Asimismo, se integró un sistema automatizado para la identificación y estudio de resistencia a los antibióticos en bacterias patógenas. En autoinmunidad, se incorporó el instrumento Alegria, a lo que se sumó la tecnología de Biología Molecular para el diagnóstico de los virus influenza, sincicial respiratorio y el metapneumovirus.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES