LAS NUEVAS REGLAS PARA LA ACTIVIDAD FÍSICA EN PANDEMIA

Solos o acompañados, la distancia social que necesitan mantener quienes realizan ejercicio es mucho mayor que el metro y medio indicado para conversar con otros. Un ciclista, por nombrar un caso, debería circular, al menos, distante a 10 metros de otro. Y en las comunas donde se pueda hacer deportes colectivos, se sugiere también una serie de cuidados. Asumirse y ver también a los demás como positivos de coronavirus asintomáticos es la clave para protegernos del contagio entre todos.

Distancia física, mascarilla, lavado frecuente de manos o en caso de emergencia, uso de alcohol gel, son los cuidados que debemos seguir en nuestras actividades cotidianas básicas para disminuir las posibilidades de contagiarnos de coronavirus.

Son el “desde”, en resumen, porque cuando comenzamos a incorporar nuevas rutinas en nuestro día a día, las acciones preventivas deben complejizarse, ya que las probabilidades de contraer el virus empiezan sí o sí a incrementarse.

Un ejemplo es la práctica de actividad física individual o colectiva en lugares abiertos, y la distancia social que deberían considerar quienes las realizan.

El viento y la mayor fuerza con que expulsamos el aire (con gotitas de saliva incluidas) cuando estamos agitados, hace que la distancia de 1,5 metros que hoy nos recomiendan para esperar en una fila o conversar con otra persona, no sea suficiente para protegerse. Debido a que el mecanismo de transmisión del Covid-19 es a través de las personas, mediante su saliva y los elementos donde esta cae, una brisa o la respiración agitada podrían hacer que partículas con carga viral (de alguien contagiado de coronavirus) lleguen más lejos del metro y medio de distancia que nos han indicado tomar.

Jaime Leppe Kinesiólogo y Epidemiólogo, Director Magíster de Terapia Física y Rehabilitación de la UDD

Y los datos son bien concretos. Los cálculos indican que el espacio que debería existir entre un ciclista y otro que circula por la misma vía sería como mínimo de 10 metros, pudiendo extenderse a 20 si aumentan su velocidad. La distancia para los runners, en tanto, tendría que ser de 10 metros e, incluso, el mensaje también considera a quienes salen a caminar solos: procurar que quien lo antecede vaya a unos cinco metros sería lo correcto.

La explicación es simple. “Cuando aumentamos nuestra frecuencia respiratoria, empezamos a jadear y, por lo tanto, exhalamos con mayor fuerza el aire que, además, contiene gotitas de saliva”, comenta Jaime Leppe, kinesiólogo y magíster en Epidemiología, quien también se desempeña como coordinador de Investigación y director del magíster de Terapia Física y Rehabilitación de la UDD.

“Cuando caminas, normalmente inspiras y expiras por la nariz. Cuando la intensidad de una actividad física aumenta, comienzas a expirar por la boca y, algunas veces, si el ejercicio es muy extenuante, empiezas a inspirar y expirar solamente por la boca, y ahí el flujo de aire que exhalas y mueves es mucho mayor”, añade. En esas situaciones, indica Leppe, por inercia, las partículas de saliva que expulsaste se van moviendo con la velocidad que, por ejemplo, vas corriendo. Y si te movilizas en bicicleta, esta será mayor porque le agregas la velocidad de la bicicleta, con lo que también llegan mucho más lejos. “Cuando expiras entonces, ese flujo choca con el aire que está en el medio ambiente y es expulsado hacia atrás, por lo que podría ser inspirado por una persona que circula inmediatamente tras de mí. Respetar distancias mayores, según el tipo de actividad que realices, disminuye tus probabilidades de contagiarte”, sentencia.

Cómo comenzar

La recomendación internacional apunta a que la fase de deportes colectivos solo debe iniciarse una vez que exista un mayor control de la pandemia. En Chile, el plan del gobierno en sus distintos “pasos” también establece cuándo y en qué condiciones pueden realizarse actividades físicas y deportivas en espacios cerrados y al aire libre. (Ver recuadro Ejercicio Paso a paso).

“Los beneficios que entrega el ejercicio para la salud de las personas, sobre todo en este periodo, son innegables, pero mientras no haya una vacuna, tenemos que incorporar nuevos hábitos para protegernos a nosotros mismos y a los demás”, dice Jaime Leppe, quien también integra la Sociedad Chilena de Epidemiología. Distanciamiento adecuado según el tipo de actividad y uso de elementos de protección que permitan disminuir las probabilidades de contagio son las medidas básicas.

Explica que en Europa, por ejemplo, a las personas que acuden a algún recinto a realizar actividad física se les controla la temperatura, deben cambiarse de zapatos antes de ingresar, no se permite el uso de camarines y todos deben responder un formulario donde se les consulta si han tenido algunos de los síntomas del Covid-19 o han estado en contacto con personas que sí los tuvieron.

Incluso, se exige estacionarse “auto por medio” para mantener la distancia física de dos metros. Y eso sucede, añade Jaime Leppe, porque se ha establecido un concepto vital en términos de la prevención del virus: que todos se presuman como contagiados asintomáticos hasta que se compruebe lo contrario y, por ende, siempre estén protegiéndose. “Ese es el constructo que deberíamos tener en mente para el autocuidado y el cuidado de la población”. Ello, pues el otro puede estar muy bien, pero igual puede estar contagiado de coronavirus y ser asintomático, mientras que algunas personas que finalmente presentan síntomas pudieron haber estado contagiando aproximadamente desde dos días antes de que aparecieran los primeros signos del virus.

De allí que en etapas tempranas de desconfinamiento, el ejercicio o los entrenamientos, incluso de deportes colectivos, deberían realizarse de forma individual. “Hay que tener claro que seguimos en pandemia, y que al tener comunas en cuarentena los contagios bajan porque se disminuyen los contactos con otros, pero en el momento en que estas comienzan a desconfinarse, siempre está la probabilidad de contagiarse”. De este modo, los deportes grupales, como el típico partido de futbolito, deberían evitarse apenas se ha terminado una cuarentena porque por la interacción y el contacto físico con otras personas se incrementarán las probabilidades de contagio.

“Más todavía si no sabemos cómo es el autocuidado de todos los participantes de la actividad, como sucede en estos encuentros donde a veces los equipos se completan con los que pueden llegar al partido, aunque sean personas que no conocemos”.

-¿Lo ideal sería hacer actividad física con mascarilla?

-“Sabemos que es molesto, pero han estado apareciendo mascarillas deportivas que ventilan un poco mejor que las tradicionales. La idea es usarlas para ciertas actividades y en determinados momentos: por ejemplo, un corredor no usará mascarilla en su trayecto, pero a la hora de detenerse en un semáforo o por otra situación, debería protegerse con una mascarilla porque al venir corriendo, estará más agitado y expulsará el aire con mucha más fuerza hacia las personas que puedan estar detenidas a su lado. Ahí corresponde que nosotros nos cubramos para cuidar a los demás”.

Y añade: es importante que la gente entienda que la actividad física o el deporte de ahora en adelante debe realizarse en un formato seguro. Que estamos en pandemia y que esta se va a mantener hasta que no haya una vacuna, “por lo tanto, debo adquirir una nueva forma de relacionarme con los demás de una manera que sea sana para mí y para la comunidad”.

Deporte después de haber sido positivo

El alta para un paciente Covid no debería ser un pase para realizar inmediatamente deporte o actividades físicas intensas. “Hay que poner atención a la fisiopatología que produce este virus”, dice Jaime Leppe. Tras el desconfinamiento que han vivido en distintos niveles varios países del hemisferio norte se ha detectado que el coronavirus puede producir secuelas en el organismo de las personas, que son necesarias de advertir a tiempo. “Se han encontrado casos de deportistas que han presentado miocarditis o tromboembolismos pulmonares, por lo que a partir de aquellas experiencias se incluyó la recomendación de someterse a chequeos médicos antes de retomar actividades físicas de alta intensidad”, agrega el profesional.

Ejercicio Paso a Paso

Las fases del Paso a Paso son muy claras respecto de cómo, dónde y en qué circunstancias se puede realizar actividad física:

Fase Cuarentena: se prohíbe el funcionamiento de gimnasios abiertos al público y la realización de actividad deportiva que requiera salir de la casa.

Fase Transición: las actividades deportivas están permitidas solo de lunes a viernes, y solamente en lugares abiertos públicos o privados. Los deportes colectivos pueden realizarse con un máximo de 10 personas. Sin público. Se prohíbe la realización de actividad deportiva que requiera salir de la casa durante los días sábado, domingo y festivos.

Fase Preparación: se puede realizar actividad deportiva y participar en deportes colectivos con máximo de cinco personas en lugares cerrados (excepto gimnasios de acceso público) y 25 en lugares abiertos. Sin público.

Fase Apertura Inicial: se puede realizar actividad deportiva y participar en deportes colectivos con máximo 10 personas en lugares cerrados (excepto gimnasios de acceso público) y 50 personas en lugares abiertos. Sin público. Se prohíbe el funcionamiento de gimnasios abiertos al público.

Fase Apertura Avanzada: se puede realizar actividades deportivas. Si es con público, puede ser con hasta el 50 % de la capacidad del recinto.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES