Las tareas para la casa tienen su momento

Close-up of cute boy reading book while preparing for lesson in library

Las tareas escolares son todo un “tema” para los padres, pues no es fácil que los niños adquieran este hábito si no hay una supervisión permanente de un adulto. Para solucionar el problema, hay que insistir con el establecimiento de horarios. Y aunque esta medida no resulte en una primera etapa, no hay que amilanarse. Por el contrario, se debe perseverar en ella para que los niños tengan claro que a esa hora no se les permitirá jugar ni tomar parte en ninguna actividad que no sea hacer sus deberes escolares. Eso sí, conviene dejar un espacio de tiempo libre (no más de dos horas, si no se les hará tarde y harán apurados las tareas) después de la llegada del colegio para que descansen, se relajen o se despejen un poco.

Asimismo, los niños deberían contar con un espacio dedicado exclusivamente para estos fines, ya sea en su dormitorio o en otro lugar de la casa donde haya silencio y no exista televisión u otro tipo de distracciones. Procure tener en su hogar un estuche con todos los elementos necesarios y ojalá algún diccionario para consultar en caso de dudas. No olvide que una de las causas de la falta de comprensión de lectura es que los menores no conocen el significado de las palabras.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES