Logros institucionales como un proyecto educativo con calidad y gratuidad consolidan a Santo Tomás

Tras obtener acreditaciones de nivel avanzado para su Centro de Formación Técnica, su Instituto Profesional y su Universidad, este año las tres instituciones están adscritas a la gratuidad, un logro que es reflejo del compromiso que Santo Tomás tiene con la igualdad de oportunidades y con seguir entregando una educación de calidad a sus estudiantes

Desde sus inicios, hace más de 40 años, Santo Tomás se ha caracterizado por entregar a sus estudiantes una experiencia de educación superior de calidad, buscando formar técnicos y profesionales que se destaquen por su férreo marco valórico, y por ser capaces de contribuir con integridad, eficiencia y responsabilidad social al desarrollo de su comunidad y del país.

Y es bajo esa premisa, que ha marcado el quehacer de su Centro de Formación Técnica (CFT), su Instituto Profesional (IP) y su Universidad (UST), que este proyecto educativo ha logrado consolidarse y convertirse en una excelente alternativa académica para quienes buscan cumplir el sueño de ser profesionales, técnicos, o mejorar sus competencias laborales a través de su oferta de postgrado y educación continua.

Roger Sepúlveda Carrasco, rector Santo Tomas región del Biobío.

En esta trayectoria de crecimiento sostenido, que ha llevado a la casa de estudios superiores a tener presencia en todo Chile, el año pasado fue especialmente significativo por los importantes logros alcanzados. Así lo confirma el rector Santo Tomas región del Biobío, Roger Sepúlveda Carrasco: “2021 fue un periodo excepcional para Santo Tomás. Marcó un hito en nuestra institución, pues logramos acreditar por cinco años al Instituto Profesional y por cuatro a la Universidad, situando así a nuestras tres instituciones en el nivel avanzado de acreditación, puesto que el Centro de Formación Técnica se acreditó por cinco años en 2019”, detalla.

A ese hito se sumó que para 2022 las tres instituciones están adscritas a la gratuidad, objetivo para el que en Santo Tomás venían trabajando fuertemente los últimos años, tanto a nivel local como nacional. “Podemos decir que comenzamos 2021 con un sentido de propósito y lo cerramos con una sensación de éxito alcanzado”, puntualiza el rector Biobío.

Formación vinculada a la comunidad

El sello Santo Tomás también está fuertemente vinculado con el relacionamiento con su entorno. Y es que desde sus orígenes la casa de estudios comprendió que su rol como institución de educación superior no era meramente formativo, sino que también implicaba el compromiso de ser un agente activo en el beneficio de la comunidad donde se insertaba.

Juan Eduardo Matamala Parra, director académico del Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica.

Tan importante es este relacionamiento para Santo Tomás, que hoy en día la institución ha impuesto metas de actividades de vinculación para cada carrera, informa el director académico del Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica, Juan Eduardo Matamala Parra. “La vinculación con el medio es uno de los capitales de Santo Tomás, pues entendemos que es clave en el desarrollo de todos los procesos formativos. De hecho, muchas de las iniciativas nacen desde los propios alumnos, que nos plantean su interés por ir en apoyo de un cierto grupo que lo necesita, lo que muestra cómo esta vinculación se va dando de manera natural y muy potente entre nuestros estudiantes”.

Ricardo Neira Celery, director académico de la Universidad Santo Tomás.

Refuerza esta idea Ricardo Neira Celery, director académico de la Universidad Santo Tomás, quien comenta que esta vinculación, que hoy está orientada hacia la innovación social, es bidireccional, pues no solo beneficia a los estudiantes, que pueden acercarse tempranamente a lo que será el desarrollo de su profesión, sino que también involucra el compromiso de aportar a la comunidad, de poner los conocimientos y capacidades instaladas en Santo Tomás al servicio de la población. “Nuestro apoyo es permanente. A lo largo de todo el año desarrollamos asesorías técnicas, operativos, trabajos de voluntariado, y nuestras clínicas jurídica, kinésica y psicológica, entre otras, están permanentemente abiertas a la comunidad. Queremos aportar a las personas e instituciones con un servicio de calidad, entregado por nuestros estudiantes, siempre supervisados por profesionales”, detalla.

Esta fuerte conexión entre Santo Tomás y la comunidad, así como con distintas entidades públicas y privadas, entre las que se cuentan municipios, centros de salud y pymes, también se da entre el CFT y los liceos de la zona, con quienes mantienen una estrecha cercanía que los establecimientos valoran. “En este sentido, durante 2021 desarrollamos un proyecto de alternancia -de innovación social educativa con el liceo C-25 de Talcahuano, en el que sus alumnos pudieron vivir la experiencia de clases sincrónicas con un sólido soporte informático, conocer de primera mano el mundo de la educación superior, venir a la sede y tener una idea clara de lo que implica el área profesional en que se especializan”, explica Matamala.

Progresión académica

Es importante destacar que esta relación entre la enseñanza media técnico-profesional y Santo Tomás continúa después de que los jóvenes egresan de sus liceos, pues muchos de ellos buscan seguir sus estudios en la educación superior, siguiendo carreras afines en el CFT Santo Tomás. “La articulación es un eje de nuestro proyecto educativo, que está muy en línea con los desafíos de la ley de educación superior. Tenemos una excelente relación con los liceos y colegios de la zona, y son muchos los estudiantes que confían en nosotros y nos escogen para continuar sus estudios”, dice Juan Eduardo Matamala. Esta articulación también se da de CFT a IP, y no solo entre las instituciones propias, ya que Santo Tomás mantiene convenios con varios otros centros de formación técnica, lo que favorece que cada año decenas de egresados de estos centros sigan una carrera profesional en el IP Santo Tomás. De igual modo, dice Ricardo Neira, la progresión académica es cada vez más importante para la UST. “Como parte de nuestro compromiso con los estudiantes de brindarles la mejor formación posible y la posibilidad de tener continuidad en su crecimiento profesional, hemos tratado de potenciar el tema de la articulación llegando hasta postgrado, así que la institución está trabajando con fuerza en el desarrollo de programas de continuidad de estudios”, informa.

Nuevas unidades de investigación

Desde que nació en 2004, como parte de un proyecto nacional, la UST ha crecido sostenidamente, de la mano de una oferta académica con pertinencia y calidad, complejizando su quehacer y asumiendo los desafíos impuestos por las regulaciones de la educación superior. “Las exigencias son cada vez mayores, pero las aceptamos con responsabilidad, pues sabemos que apuntan a resguardar la calidad del proceso educativo”, dice el director académico de la UST.

Añade que si bien partieron como una universidad fundamentalmente docente, poco a poco han ido transitando hacia mayores niveles de complejidad, sumando a su quehacer labores de investigación, tendientes no solo a generar publicaciones, sino también a aportar a la ciencia y a la comunidad en general.

Así, además de sus académicos que desarrollan distintas líneas de investigación, la institución cuenta con centros de investigación aplicada, que funcionan como unidades independientes, y que están repartidos funcionalmente en las diferentes sedes de Santo Tomás en todo Chile.

“En la sede Concepción, específicamente, desde 2021 tenemos el Centro de Investigación Interdisciplinario de Innovación Educativa (CIED), cuyo foco está orientado a la mejora continua de las prácticas pedagógicas y los aprendizajes. Para ello, se sirve de toda nuestra experiencia como institución de educación superior, y de los conocimientos y expertiz de la masa crítica que forman los docentes, colaboradores y estudiantes repartidos por todo el territorio nacional, que forman parte de la universidad, el instituto profesional y el centro de formación técnica. Eso permite generar mucho material de investigación aplicada a la educación y, de hecho, el centro ya se ha adjudicado algunos proyectos”, da a conocer Neira.

Además del CIED, la sede Concepción también aloja un laboratorio de ecotoxicología, calidad de aguas y sedimentos, que es parte del centro de investigación Bahía Lomas, ubicado en Magallanes.

Asimismo, la sede se ha adjudicado varios fondos externos, como el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) R 2020 del Gobierno Regional del Biobío, para el desarrollo del proyecto Promotores Económicos Ambientales para Coronel y Penco, el que -desde la intervención educativa en los territorios involucrados abordó temas relacionados con economía circular, innovación y emprendimiento, además del plan de descarbonización para la comuna de Coronel.

La ansiada gratuidad

Doris Diocares Rodríguez, directora de Administración y Operaciones de la sede Concepción.

Todo este crecimiento y complejización dan muestra del alto nivel de madurez que ha alcanzado la institución educativa en Chile, en general, y en la región del Biobío, en específico, señala Doris Diocares Rodríguez, directora de Administración y Operaciones de la sede Concepción. “La vocación regional de Santo Tomás se traduce, de Arica a Punta Arenas, en diferentes aspectos, tales como proyectos comunitarios, actividades y proyectos de vinculación con el medio, capacitaciones y la entrega de nuestras propias carreras técnicas y profesionales. Somos una institución de educación superior de prestigio, comprometida con brindar una educación de calidad que permita a nuestros estudiantes formarse como profesionales y como personas, y transformarse en verdaderos agentes de progreso en sus comunidades. De esta forma, aportamos decididamente al desarrollo de cada una de las regiones en que nos encontramos”, enfatiza.

El rector Roger Sepúlveda reconoce también la importancia de los académicos en la consecución de los logros alcanzados durante 2021. “En los últimos años hemos mejorado la cantidad y calidad de nuestro cuerpo docente, que hoy está compuesto por profesionales de amplia experiencia en el mercado laboral, y por académicos que han permitido promover el desarrollo de la investigación y la innovación, y que a pesar de sus múltiples ocupaciones están siempre atentos a apoyar a sus alumnos. De hecho, esa cercanía entre el cuerpo académico y directivo y los estudiantes es también parte del sello de nuestra institución”.

Pero los logros alcanzados son también reflejo del espíritu y compromiso que Santo Tomás tiene con la igualdad de oportunidades y con continuar entregando una formación integral a sus estudiantes. “Eso nos ha llevado a convertirnos en una alternativa real de educación de calidad y con gratuidad, lo que es completamente congruente con nuestro proyecto educativo. Sabemos que acceder a la gratuidad significa una gran responsabilidad, pero nos sentimos orgullosos de este logro, que juntos y alineados como institución a nivel nacional hemos logrado. Solo vienen cosas mejores en el horizonte de Santo Tomás, de eso no tengo ninguna duda”.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES