Los Baby Boomers: el futuro de Chile

Al paso que vamos con el sostenido aumento de la esperanza de vida, ser miembro de la  tercera edad o adultos mayores debería ser cada día más “cool”.
Hoy, los mayores de 60 representan el 13% de la población y ya están dando mucho de qué hablar.  Por lo pronto son objeto de interés y de diversos estudios de varias industrias que hasta hace poco los veían como un grupo homogéneo de personas al final de sus vidas y sin muchas expectativas ni demandas.
Según el último censo, en el año 2025,  1 de cada 5 chilenos tendremos más de 60 años, es decir más, del 20% de la población en sólo 17 años más.
La importancia de este dato, más allá de las que atañen al desarrollo e innovación de productos y servicios que satisfagan  a un  grupo de ciudadanos relevante en número,  poder adquisitivo y de toma de decisiones (actualmente representan el 20% de los registros electorales); es que los denominados Baby Boomers somos los adultos mayores del futuro, razón más que suficiente para poner el tema en la palestra y meter las manos en la masa desde ya, para asegurarnos una adultez plena y entretenida.
Los Baby Boomers -que traducido al chileno sería algo así como “la explosión de las guaguas”-  es la generación que nació entre 1946 y 1965.  Su nombre se acuñó en Estados Unidos, debido a la increíble explosión demográfica que vivió el país inmediatamente después de terminada la Segunda Guerra mundial.  Nunca antes se había registrado un hecho semejante y sus ecos se hicieron sentir en diversos países del mundo, Chile entre ellos.
Este fenómeno aparentemente inocente y netamente demográfico, revolucionó la industria de bienes de consumo masivo y en consecuencia el marketing y la publicidad.  Esta generación tiene actualmente entre 43 y 62 años y en Chile representa el 24 % de la población.
Crecieron en una era en que el progreso económico se asumía como algo seguro, dándoles libertad para enfocarse en materias idealistas y de búsqueda de crecimiento personal.  Se conocen también como La Generación del YO, por su marcado individualismo, si bien son optimistas y sensibles.  Provienen principalmente de la clase  media y sus padres les enseñaron el respeto a la autoridad, a trabajar duro y a entender que la gratificación se logra en el largo plazo.  Se vieron enfrentados directa o indirectamente a grandes problemas mundiales, como la guerra de Vietnam, las diferencias sociales y raciales, asesinatos políticos y falta de orden en general. En Chile vivieron acontecimientos similares como el gobierno de la Unidad Popular, el efecto “Che Guevara”, el 11 de septiembre del ‘73 y el toque de queda.  Se empeñaron en ser salvadores de la sociedad, cambiando su moral, tradiciones y creencias. En el plano social vivieron el famoso recital de Piedra Roja en Santiago, leyeron Palomita Blanca, sabían de Silo, escucharon a Carlos Santana desde sus inicios, los Blops, Los Jaivas, Joan Báez, Cat Stevens, entre otros muchos artistas nacionales y extranjeros.
La gente de marketing los ha estudiado durante décadas y se ha inspirado en ellos para el desarrollo de nuevos productos y servicios.  Como ejemplo cito los pañales desechables, los alimentos envasados para bebés, los inmortales jeans, los autos compactos y los tampax.  La mayoría hoy se encuentra financiando la educación de sus hijos y está ahorrando para su jubilación.  También quieren pasarlo bien y buscan un buen balance entre la calidad de vida y la simplicidad.  Se subieron rápidamente a la globalización y a la tecnología de punta, tanto por curiosidad natural, como por la necesidad de estar al día de los avances y sentirse viviendo la modernidad en todo su amplio espectro.  El desarrollo personal se mantiene como una meta clave en sus vidas, motivación altamente ligada a su deseo de autonomía y autofinanciamiento en la edad adulta.  No olvidemos que los 50 de hoy son los nuevos 40.  Como vemos, los Baby Boomers son un grupo sofisticado y complejo, con expectativas de vida que se mantendrán intactas por mucho tiempo.  Por lo mismo, cuando crucen la barrera sicológica de los 60 años e integren formalmente la tercera edad, serán un grupo ciudadano y consumidor exigente, con poder adquisitivo y tiempo para consumir un sin número de productos y servicios.  En otras palabras, esta generación seguirá revolucionando el mercado tal y como lo hizo a propósito de su nacimiento a fines de la década de los 40. Cabe preguntarnos entonces si estamos preparados para cuando eso ocurra y saber desde ya capitalizar las oportunidades que nos ofrece la generación del futuro: los Baby Boomers chilenos.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES