Los peligros del Manual de Sexualidad Adolescente

columna-mablanco2
María Angélica Blanco Periodista y escritora.

La polémica por el libro 100 preguntas sobre Sexualidad Adolescente, editado por la Municipalidad de Santiago, continúa generando debates. El texto, calificado de aberrante y peligroso por muchos siquiatras y sicólogos, condensa las respuestas que 21 profesionales entregaron a jóvenes de colegios municipales. Aún cuando el ministerio de Salud salió a aplacar los ánimos argumentando que “el libro canaliza inquietudes normales de los jóvenes”, una gran cantidad de expertos, entre ellos el connotado siquiatra Ricardo Capponi, director del Centro de Educación Sexual Integral, rechazó su contenido, pues, dijo, trata la sexualidad como una mera descarga de placer, desconociendo sentimientos como el amor, la afectividad y la ternura, emociones básicas para construir una sexualidad sana, plena y madura en la adultez.

Coincido plenamente con los expertos que han definido este material como dañino para nuestros púberes, que se elaboró disociando absolutamente el gozo corporal con el vínculo amoroso, que sólo tiene sentido, al menos desde mi punto de vista, cuando la satisfacción del deseo sexual se expresa en la fusión entre cuerpo y alma con el ser amado.

Según la catedrática y filósofa Carla Cordua, el rol de los padres es fundamental en la formación valórica de sus hijos, en todos los ámbitos, incluyendo el sexual. La educación en el respeto hacia sí mismos y los demás, la formación de hábitos de disciplina, de conducta y de ponerse metas en la vida es una tarea que se inicia en el marco de la familia, desde la más temprana infancia.

A su juicio, la desorientación, violencia, rebeldía y falta de contención de nuestros adolescentes es el reflejo de una sociedad en la que los padres no están presentes en las distintas etapas de su desarrollo. Si nadie les pone límites, es lícito no asistir a clases, acceder a las drogas, al alcohol, en resumen, a vivir para pasarlo bien. “Pero el deseo humano es un vacío imposible de ser llenado, lo que conduce al hastío y a una vida sin sentido”, señala Carla Cordua. De ahí la gravedad de que este manual que incita sólo al goce del cuerpo sea una bomba de tiempo en manos de sus lectores. Jóvenes sin madurez alguna, entre los 14 y los 18 años. Una aberración.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES