Los puentes hacia el retorno

María Consuelo Barrios Directora Regional Enseña Chile

Ya van cinco meses de suspensión de clases presenciales que han sido tremendamente desafiantes: nos adaptamos a la educación a distancia, pensamos y repensamos la manera de llegar a todas y todos nuestros estudiantes y hemos aprendido a usar múltiples plataformas para encontrarnos y aprender. Estamos cansados y quizás con más trabajo que en un año escolar normal, pero el compromiso con nuestras y nuestros estudiantes nos impulsa a continuar para que sigan aprendiendo.

Pero incluso con clases online, entrega de material físico, transmisiones en vivo por Instagram o Facebook y programas de radio, no hemos logrado llegar a todas y todos. Nos quita el sueño pensar en las niñas, niños y adolescentes que estos meses han estado alejados de las clases. Pero esto no solo nos angustia, sino que nos moviliza.

El plan Paso a Paso del Gobierno y las declaraciones de hace algunas semanas del ministro y seremi de Educación sobre un posible retorno voluntario a clases presenciales nos puso nuevamente el tema sobre la mesa. Los casos siguen en aumento en la región del Biobío, pero tenemos que estar preparados, y son muchos los colegios que ya lo están. No porque se haya pedido, sino porque las y los estudiantes están en el centro y quieren estar listos para recibirles cuando sea el momento.

Aunque no lo vemos como algo cercano, no somos ajenos a esta posibilidad por más futura que sea. Por eso reunimos a directivas y directivos de diversos establecimientos educacionales de la región para compartir protocolos, planes e ideas. Creemos que el trabajo en red y la conexión entre pares es clave para alimentar nuestro desempeño y aprender de los demás; más aún en un contexto que nos genera ansiedad y preocupación.

Este encuentro nos permitió ver que las dificultades y desafíos que enfrentamos se repiten desde Concepción hasta Cañete. Estamos ansiosos, pero también comprometidos. El foco común es que vuelvan todos. Sabemos que la deserción escolar será una realidad para muchas y muchos jóvenes, pero no nos rendiremos ni les dejaremos solos. Seguiremos buscando la manera para que continúen aprendiendo. Las comunidades escolares tienen claro cuántos estudiantes tienen problemas de acceso o conexión a Internet y sobre todo aquellas y aquellos que no han entregado material ni retirado en los establecimientos. Son precisamente ellas y ellos los prioritarios al momento de regresar.

Pero así como hay múltiples establecimientos, hay necesidades muy diversas y, en estos momentos, no hay fórmulas perfectas. Sin embargo, hay buenas prácticas e ideas que se pueden aplicar. Una de ellas es planificar este retorno, sea cuando sea, con la comunidad escolar completa: equipos directivos y administrativos, profesores, apoderadas y apoderados y, por supuesto, estudiantes

Los procesos construidos en conjunto atienden a las diversas necesidades que nuestras comunidades puedan tener, pero también bajan la ansiedad que cada cual tiene estos días y permiten que la información sea clara y tengamos diversas perspectivas de la situación. Por ejemplo, qué importante es conocer los miedos de madres y padres al volver sus hijas e hijos al colegio.

Quienes sean las y los primeros en volver variarán según comunidad escolar. Algunos están priorizando a los cuartos medios, otros, a niñas y niños de básica o, como ya dije, a quienes no cuentan con conexión. Esta decisión y las cifras regionales implican que este regreso será paulatino y probablemente cerraremos el año escolar con clases y material online.

Mientras este contexto continúa y nuestros equipos y comunidades se preparan, les invitamos a construir juntos las salas de clases después de la pandemia. Sin duda mucho cambiará en nuestra sociedad y en el país, pero también, en nuestras y nuestros estudiantes y familias. Conectémonos, conversemos, compartamos y, sobre todo, escuchemos. No estamos solos en esto: somos miles y nos queremos a todas y todos de regreso.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial de Revista NOS.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES