Marco Enríquez – Ominami: “Estoy lleno de contradicciones”

cultura_entrevista2.jpg
Tiene sólo 34 años, pero actúa como si se le acabara el tiempo: diputado, audiovisualista y ahora panelista de televisión, entre sus proyectos de ley y los recorridos distritales se las arregla para dejar tiempo a su verdadera pasión: el cine. Ya tiene agendado para septiembre el estreno de “Mansacue”, su primera incursión en el mundo del largometraje ficción que explora los efectos de los juegos de azar en las personas. Pero no se queda ahí: también anuncia el comienzo del rodaje de una película de época que recreará los últimos días de Miguel Enríquez, su padre biológico y mítico fundador del Mir.

unque últimamente hace más noticia por integrar un lugar de honor en el grupo de los parlamentarios “díscolos” de la Concertación, lo cierto es que su currículum acumula mucha más historia por su faceta como audiovisualista. Junto a su productora Rivas & Rivas produjo “La Vida es una lotería” que en sus temporadas en TVN -y ahora en Megavisión- suma más de 70 capítulos y está a punto de estrenar una nueva temporada. Además ha realizado publicidad, cuatro cortometrajes y tres documentales, incluyendo el comentado “Los héroes están fatigados”, dedicado a los otrora radicales líderes socialistas del 70 devenidos en lobystas a sueldo de las grandes empresas.
Pero también le gusta estar al frente de las cámaras: desde el 5 de agosto es panelista de la IV temporada del programa “La nueva opción, la hora Pyme”, transmitido por el Canal 22.
Sin embargo, en estos días es otro el proyecto que más entusiasma a Marco Antonio Enríquez-Ominami Gumucio (34): el estreno de “Mansacue”, su primer largometraje de ficción. La fecha en las salas nacionales se anotó para la segunda quincena de septiembre, aunque reconoce que podría atrasarse si se concretan algunas invitaciones a festivales.
“Mansacue” (del término “mansa cueva”) explora el tema del azar y nació del éxito de “La vida es una lotería”, su serie madre. Se dividirá en dos mediometrajes (“Miti-mota” y “El vuelo del Kino”), más un bonus track y contará con un destacado elenco de actores y artistas nacionales como Cristián Riquelme, Dayana Amigo, Claudia Pérez, Mauricio Pesutic, Sigrid Alegría, Carola Oliva, Fernando Gómez Rovira y Luis Dubó, más la participación especial de Daniel Vilches y Karen Doggenweiler, esposa del parlamentario. Las locaciones recorren desde poblados rústicos como Cariquima, ubicado en la frontera con Bolivia, hasta comunas y barrios santiaguinos.
-Tu proyecto originalmente se llamaba “Los Elegidos” ¿Por qué cambiaste el nombre a Mansacue?
-De oportunista, de inseguro. Como estoy muy desbordado, me he transformado no solamente en un “gueon” que ya era malo como autor y como artista, sino que ahora como inseguro máximo. Si ya he perdido todo tipo de convicciones. El Parlamento es la violación del intelecto.
-Ya… ¿y eso por qué ocurre?
-Porque es muy disperso. Tú acabas de hacer foco (en la entrevista), lo que te agradezco, pero me hacen entrevista radiales, y en una misma me preguntaron por la ley de pesca, la ley de minería, la televisión digital, el directorio de TVN, las supuestas razones de Codelco (…), “tenís” que saber de todo. Tu abres un diario y  soy cualquier tema. El viernes voy a animar un programa de Pymes, mañana voy a votar una ley sobre discapacidad… o sea, tú tienes derecho a considerar que si yo no sé el tema puedes decir “puta” el diputado poco preparado. Entonces, es el arte de saber de todo, no como los periodistas que tienen que saber de todo un poco, como dice la leyenda. Aquí es de todo mucho, por que cada voto tuyo en la sala, cada vez que aprietas el botón, queda para la historia de la ley.
-Cuál fue la inspiración que tuviste para realizar en este formato? En Chile parece que una formula ganadora es contar varias mini historias más o menos jocosas, como los casos de “El chacotero sentimental” o “Historias del fútbol”…
-Pura falta de plata. No es convicción. O sea, ojalá tuviera los recursos para filmar nueve semanas seguidas, tres meses de ensayo con los actores… fragmento las historias porque se me hace más viable en términos presupuestales. Quizás al mismo tiempo es un acto de cobardía: ofrecer más historias es también una manera más segura de esconderse. Tu subjetividad queda más escondida en tres historias. Yo dirijo todo, para desgracia del público (ríe).
-¿Por qué el azar como tema? Dicen que la suerte no existe, aunque Woody Allen plantea lo contrario en “Match Point”…
-Y (Miguel de) Unamuno dice que la suerte es el secreto ritmo de la vida, latente, por debajo. Yo creo que no existe eso del determinismo brutal y que uno esté condenado a un cierto destino y circunstancias. A su vez, reconozco que el azar no es lo mismo que la suerte. La suerte es cuando yo quiero jugar, como el caso del Kino es un acto punitivo, tú vas hacia la suerte. El azar no es algo en que tú puedas predecir o anticiparte, ocurre de hecho.
Su amistad con Danús
Marco Enríquez Ominami habla rápido y ansioso, de respuestas a veces un tanto preparadas y otras que, en otros personajes, podrían parecer exabruptos, aunque no para él (no teme a equivocarse y reivindica el derecho “a ser contradictorio”). Pasamos revista a los numerosos proyectos de documentales que ha anunciado sucesivamente por la prensa, por ejemplo sobre el clientelismo político, donde asegura tener grabadas más de 100 horas en 40 cintas DVCAM; la lista sigue con un proyecto documental sobre las relaciones entre Chile y Bolivia que está escribiendo junto a Alfredo Jocelyn Holt y un largometraje de ficción relacionado con la historia del MIR, tal vez su proyecto más ambicioso y personal en carpeta. La historia tratará sobre los cinco últimos días de la vida de Miguel Enríquez,  junto a cinco de sus amigos. “Casi todos se salvan menos él. Es la exploración en el fondo de la amistad en torno a la resistencia, el peligro y la muerte. Un hombre que quiere vivir tiene que cuidar a otro que, en el fondo, no quiere vivir”, explica el hijo del guerrillero, con quién alcanzó a compartir sólo sus primeros meses de vida.
El rodaje está agendado para el verano 2008, siempre que no surjan mayores contratiempos. “Esto es mucho más ambicioso, pero me falta la plata. Es súper caro, es un proyecto de época. En San Miguel, por ejemplo, está lleno de cables, hay que borrarlos todos con computación. Y no tengo tres meses libres en el año”, reconoce Enríquez, casi resignado. Por ahora, están avanzadas las conversaciones con un co-productor mexicano e incluso, luego de un casting realizado en tierras aztecas, ya confirmó al actor que encarnará a su padre: el mexicano José María Yazpik. Seguimos hablando sobre televisión y política, sus otras pasiones.
-En una entrevista a un matutino, tu madre, Manuela Gumucio, afirmó que todo el país estaría molesto con la proliferación de la farándula en la televisión y no sólo la elite, citando el famoso estudio cualitativo del CNTV. Pero los ejecutivos de TV sostienen que esto se contradice con las cifras de rating, que la masa es la que pide la farándula ¿Cuál diagnóstico compartes?
-Y yo creo que ellos lo dicen, y les interesa torcer la realidad, porque les conviene mantener el estatus quo. Hay avisadores –yo no te puedo dar los nombres- que te dicen: mira, yo veo a los ejecutivos de TVN que vienen y me venden publicidad, fascinados para un programa de talk show. Y cuando llegan venderme un programa de cultura dicen “puta”, tengo un clavo que venderte, la lata que me da, ¿me puedes comprar esa “mierda” de programa? Bueno, hay un problema con la ley, están mal puestos los estímulos, para un ejecutivo vender un programa cultural es vender un clavo. Y vender un programa de farándula es fascinante. El estímulo está mal puesto. La televisión la hacen los ejecutivos, no hay que equivocarse.
-Se dice que tu productora tendría proyectos en conversación con Broadeyes, de Rodrigo Danús, quién adelantó en otra entrevista que se trataría de un sitcom, basado en una idea original.
-Esa era la idea de Rodrigo, se relacionaría con la religión. Yo no tengo ninguna experiencia en eso, no hay nada escrito ni nada firmado. En un momento Rodrigo me propuso hacer una alianza estratégica de empresa a empresa. Yo no tengo problemas en conversar con todo el mundo. Ahora estamos viendo hacer una serie de televisión juntos en un canal.
-Veo que separas las cosas y no te haces problemas en trabajar con alguien de historia y posturas radicalmente distintas a la tuya…
-Él me ha dicho que está arrepentido. Yo no me pierdo en una sociedad que simplemente está en eso, y que no penalizó como correspondía a los asesinos y a los cómplices de asesinato, a diferencia de Francia, donde todos los que habían sido nazis o cómplices, o estaban presos o muertos. Aquí son comandantes en jefe, eran directores de canales, de medios. Por tanto, no me pidan a mí que me dedique a castigar a Danús si no lo ha hecho la sociedad en su conjunto y no hemos sido capaces, quienes queremos hacer más justicia, de convencer finalmente a las elites de este país
Lo segundo es que Rodrigo –y lo hemos conversado- tiene una historia muy dura de haber sido Patria y Libertad, y él no tiene ningún orgullo de eso. No lo reivindica como un patrimonio para el futuro (…) Yo creo que la gran contradicción hoy es ser socialista en Chile. Sin ir más lejos: ¿Qué tiene de socialista el partido de hoy en Chile? ¿Un partido que defendió a Pinochet en Londres? O sea, antes de no ser amigo de Rodrigo Danús, tendría que renunciar al PS. No se puede ser un partido marxista en una sociedad que tiene la matriz neoliberal más fuerte que tenga hoy Sudamérica.
Soy más Bacheletista que cualquiera
-En mayo de 2006 dijiste que veías al Gobierno de Michelle Bachelet muchísmo mejor de como lo estaría haciendo la derecha en el poder ¿Sigues pensando igual?

-Convencido. Algunos lo llaman el desorden de los díscolos, por eso es justamente no entender que el mandato de ella era justamente ese: más libertad. Veníamos de Lagos. Lo que nadie entiende, que a mí me parece impresionante, es que cada vez que tú votas por alguien hay una alternativa, la gente no vota por algo, vota contra algo (…) En vez de la Bachelet, estaba Insulza, no te olvides. Y las encuestas dijeron sabes que no, queremos cualquiera menos a estos gallos, queremos a ella, que no ha ganado ninguna elección.
-En tu blog (el 27 de marzo) escribiste: “no puede ser que la farándula banalice la política…¿El depender exclusivamente de encuestas y de atributos extra políticos no es caer en la farandulización de la opinión pública?
-Ah, en el blog miento como loco. Miento como un animal, porque la publicidad política la odio. No, en eso no estoy de acuerdo. Lagos también era una imagen mediática. Lo que yo sí creo, es que ella no tenía el complemento que tenía Lagos. Todos los que llegan a ser presidentes en Chile son mediáticos. Esa es la regla.
-Sí, pero Lagos tenía el famoso “relato” que argumenta el columnista Carlos Peña y que no tendría Bachellet.
-Exactamente, él había construido una historia apolítica que a mi juicio le daba un espesor y una enorme legitimidad y garantía de que iba a ser un buen Gobierno. Yo fui un crítico de la Presidenta Bachelet, cuando era candidato. Me parecía que era un liderazgo que no se instalaba  como yo entiendo los liderazgos. Hoy, estando ella de Presidenta, habiendo echo campaña con ella, siendo ambos autoridades,  me parece que hoy simplemente lo que me corresponde es apoyarla, yo tengo mis reservas, pero vistos los argumentos que usan sus críticos, yo soy mas Bacheletista que cualquiera de todos ustedes; porque me parecen indignantes las críticas hacia ella ¿Cuáles? Lo de Chiguayante es el mejor ejemplo, la insulta una pobladora, y todos dicen uyy, que grave, y es todo lo contrario, que maravilla que una Presidenta no tenga todos los tongos que hacía Lagos, donde había 40 productores para que nadie le hablara y sólo aplausos. Son técnicas de liderazgos distintas, y la de ella es súper franca: fue caminando y se expuso a que una señora le dijera “córrete”. Eso habla bien de ella (…)Lo que me parece mal no es cómo entramos a las crisis, sino cómo salimos de ellas. Mi crítica, es que creo que el liderazgo no ha sido suficiente; no el de ella, el de su gabinete, que ella mismo eligió, para no ser cínico.
-Por todo lo que hemos conversado hoy…citando tu famoso documental, ¿Marco Enríquez Ominami también está fatigado?
-Tendrías que evaluarlo tú. Yo lo que sí sé es que estoy lleno de contradicciones y en un año y dos meses he trabajado como chino, y lo que he tratado justamente es de, en vez de resolver mis contradicciones, de develar más mis contradicciones. Cuando presenté lo del aborto era justamente eso, de decir para qué sirve el Parlamento. Y con eso demostré que el Parlamento, a ratos, a ratos, “valía callampa”, que no era capaz ni siquiera de legislar, porque tenía que haber acuerdo entre el centro y la derecha, y no podíamos hacer nada. Y también develé la contradicción de la Concertación: que éramos incapaces de tener un pacto noble, era todo por interés, un pacto electoral, porque ya no nos unía nada con la DC, puesto que habían votado con la derecha. A propósito de ser díscolo: lo divertido es que cuando la DC vota por la derecha, eso o es tener rebeldía, eso es un juicio de valor. Cuando yo no voto lo de Chiledeportes –sólo me abstuve- soy un traidor, soy una basura. Es increíble.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES