María Angélica Blanco: El Triunfo de la Novela Romántica

nos
Con “Una Burguesa Rebelde”, la periodista y escritora entró a las grandes ligas de la literatura nacional. Y es que editorial Planeta escogió esta obra para sumarla a la colección de autores chilenos que editará este año. Una verdadera conquista de esta profesional de las comunicaciones cuya pasión por las letras se ha convertido en el principal nutriente de su creativo mundo interior.
La literatura chilena está llena de reconocimientos tardíos. Cómo no recordar lo sucedido a Neruda o a la Mistral, eminencias de las letras quienes recibieron el aprecio mundial antes que en su tierra natal. Similar experiencia la vivió el poeta penquista Javier Bello quien tuvo que ganar el premio español Juan Ramón Jiménez por su libro “Letrero de Albergue” para que en Chile comenzara a hablarse de su talento.
Pareciera que existe una especie de idiosincrasia literaria nacional donde los autores foráneos son los privilegiados, tanto por los ojos ávidos de lectura como por las casas editoriales.
Por ello, la publicación por Editorial Planeta de “Una Burguesa Rebelde”, de María Angélica Blanco, es asumida por la escritora y periodista como un verdadero triunfo y un respaldo a su carrera literaria. “Me siento privilegiada de estar entre los autores chilenos que Planeta va a editar este año. Esta edición me da un sustento, una plataforma donde situarme para seguir escribiendo. Siento que es un respaldo infinito”, explica la autora penquista. Blanco tiene un verdadero peregrinar por las editoriales. Por esta y otras obras, María Angélica había golpeado puertas y sólo ahora logró que su trabajo fuera aceptado. De la experiencia ante la negativa nació el argumento para “La poetisa desnuda”, obra donde la autora realiza una crítica feroz, una sátira al mundo de las editoriales donde Jorge Luis Borges y Dante son figuras que emergen como sus fieles referentes.
Pero la perseverancia fue fructífera. A partir de este mes “Una Burguesa Rebelde” ocupa un lugar en las principales librerías del país. Aún mejor, lo hace, tal como lo indica su portada, asumiendo el regreso de la novela romántica.
¿Cómo se entera que Planeta quiere editar “Una Burguesa Rebelde”?
Gabriel Sandoval, ex editor de Planeta, llamó a mi casa de Coliumo, donde escribo. La verdad es que cuando me dice que han aceptado mi novela, sentí que estaba tocando el empíreo que propone Dante y fue un momento que quise congelar. En mi novela cito a Goethe, cuando Fausto dice: ¡detente oh bello instante! y eso pensé. Fue un momento tan infinito, pero tan fugaz al mismo tiempo que tenía que disfrutarlo. Porque Planeta, una editorial que era como una galaxia inalcanzable me abría sus puertas y sentí que Borges me acogía en su gran biblioteca infinita, La Biblioteca de Babel. Leo mucho sobre la vida de escritores y todos han tenido comienzos tremendamente difíciles, por eso, al compararme con ellos soy igual a una hormiga que ve pasar a una manada de elefantes. Pero es una lección que estoy aprendiendo.
Publicar e incorporarse como autora dentro de una editorial es un gran paso ¿Cree estar preparada?
Creo que con esta novela alcancé una madurez y el que me haya llamado Planeta tiene que ver con eso. Una Burguesa Rebelde es una novela que tiene una gran estructura. Está escrita en dos planos, el presente de la protagonista, Trinidad Basualto, que se desarrolla en este resort exquisito en el que se siente un desecho y lo odia además está esta enfermera que la odia por ser una dama, pero también hay una evocación de sus recuerdos. De su matrimonio, de su viaje a Europa donde conoce a Simone de Beauvoir y sus principios del feminismo. De su viaje a Nueva York donde decide estudiar para dejar de ser una mujer “inesencial” frente a lo “esencial” que es el hombre”.
¿Qué le parece la etiqueta de la edición que cataloga a su novela como “el regreso de la novela romántica”?
Es un guiño de la editorial para recordarnos que el amor ha estado presente siempre en toda la historia de la novela. Partiendo desde Homero. Con la Ilíada da cuenta de un rapto por amor, de la Helena de Troya por el príncipe Paris y que desata una guerra entre las dos naciones. Y es el primer verso escrito en occidente. Lo mismo ocurre con autores modernos: Gabriel García Márquez (El amor en los tiempos del Cólera, La tía Julia y el Escribidor), Ana Karenina, de León Tolstoi y Madame Bovary de Gustave Flaubert. Estos últimos, siendo dos hombres, trabajan la psicología femenina. ¡Y quién puede decir que esas novelas no son románticas y que son íconos de la literatura!. Pero en mi novela también hay otros temas: el temor a la vejez, enfrentarse descarnadamente con uno mismo, la soledad, la búsqueda de la identidad. El enclave es una crisis de identidad de ambos protagonistas.
María Angélica Blanco no descansa. Una cuarta novela está tomando forma y nos adelanta que se trata de una familia muy adinerada de Santiago y que son como una tarjeta postal, en apariencia, porque todos los protagonistas tienen fisuras.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES