Marzo otra vez

María Consuelo Barrios, Directora Regional de Enseña Chile

Comenzó un nuevo año escolar y, sin duda, no será igual al anterior ni tampoco al 2019. Este nuevo inicio de año ha estado fuertemente marcado por el Covid-19, pero ya no en las salas de clases como esperábamos, con dibujos de una bolita verde con una corona o con el saludo de codos riéndonos de no poder tocarnos. Tampoco con chistes al escuchar a alguien toser o estornudar.

Las clases presenciales llevan un año suspendidas en muchas comunas de nuestra región. En otras, el retorno fue breve o con salas prácticamente vacías. La crisis sanitaria ha durado muchísimo, más de lo que esperábamos, pero si hay algo que se mantiene desde el año anterior son las ganas de reencontrarnos con nuestros estudiantes.

El 2020 fue durísimo para todos. Enfrentamos una pandemia que hizo temblar nuestras rutinas, tanto familiares como profesionales. En educación, nos forzó a cerrar nuestras puertas, reinventarnos, imaginar una nueva educación y adaptarnos a la virtualidad que, lamentablemente, no llegaba a cada rincón del país. Tuvimos y tenemos miedo a la deserción escolar, a los contenidos perdidos y a la brecha generada.

Pero nada nos detuvo, porque el compromiso con los estudiantes es más fuerte que cualquier virus. Hicimos clases en Zoom y Google Meet, cambiamos los libros y cuadernos por Google Classroom o carpetas de Google Drive, transmitimos en vivo por Instagram y Facebook, grabamos tutoriales en YouTube y hasta realizamos clases por audios de WhatsApp. Nos pusimos nuestras mejores mascarillas e hicimos turnos en los colegios, entregando canastas, libros y material impreso. Desde Enseña Chile, creamos un podcast educativo llamado La Radio Enseña, que hoy se ha transformado en un gran proyecto: Canales Enseña. Estos son ejemplos de que la creatividad fue nuestra mejor aliada.

Habiendo cerrado el 2020 y analizando todas sus dificultades, afirmo con total seguridad que sí aprendimos nuevas herramientas y otras formas de enseñar y de aprender, desarrollamos competencias como la autonomía, nos motivamos con nuestro propio aprendizaje, nos apoyamos unos con otros y valoramos lo importante de las relaciones humanas.

Iniciamos este nuevo marzo llenos de ilusión, movidos por la alegría del reencuentro y preparados para abrir las puertas de nuestras salas después de tanto tiempo. Sin embargo, en muchas comunas de nuestra región la tasa de contagios sigue subiendo, haciéndonos retroceder a cuarentena. Esto nos demostró, nuevamente, que esta pandemia arrasa con planes y que debemos adaptarnos una y otra vez.

Este nuevo ciclo comienza con anhelos y preocupaciones, pero sobre todo con experiencia. Recogemos lo aprendido y vivido el 2020 con la tranquilidad de saber que podemos lograrlo a pesar de las dificultades y de la incertidumbre. La educación a distancia ya no es una incógnita, y aunque no sabemos de plazos ni fechas de reapertura, sí estamos preparados para los distintos escenarios.

Por todo lo descrito, agradezco enormemente la labor de equipos directivos, administrativos y profesoras y profesores por su perseverancia y compromiso. Sé que comenzamos este nuevo año sintiendo que no descansamos lo suficiente y cargando aún con secuelas del agotamiento del 2020, pero estoy segura que aquello que nos movilizó y nos hizo creer que es posible llegar a cada estudiante se mantendrá intacto también este 2021.

La unión dentro de las comunidades educativas ha sido lo que nos ha levantado en estos tiempos de incertidumbre. No nos soltemos, abracémonos fuerte y con la misma convicción de siempre demos todo por entregar educación de calidad a nuestros niños, niñas y jóvenes. Tenemos que ser un ejemplo de perseverancia y de energía, pero también de empatía, así es que escuchémonos cuando pasamos por momentos difíciles como este.

Espero comencemos este nuevo ciclo movilizados por el reencuentro, con el desafío de un nuevo año de frente y sin perder de vista que en el centro de nuestra tarea siempre están nuestros estudiantes. Seamos capaces de motivarles una vez más a aprender, a comprometerse con su propio crecimiento y a desafiarse a dar de sí lo mejor día a día.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES