Niños prodigio: ¡Bravo bravísimo!

A temprana edad ya dominan uno o más campos científicos o artísticos al nivel de los adultos. En Europa los llaman “niños milagro” o “wunderkind” para describir sus habilidades, genio y talento. En Concepción 6 pequeños son parte de esta categoría, por sus destrezas manifestadas prematuramente en el deporte, la ciencia y la música. Pero sus casos no son fruto de un milagro, sino de una aptitud innata que combinada con esfuerzo los hace ser poseedores de una receta para un camino seguro hacia el éxito.

Karin Canales, 12 años patinadora: Sueños sobre ruedas

A los 4 años tuvo una caída mientras patinaba en sus rollers y prometió nunca más tener uno de esos “aparatos” en sus pies. Años más tarde las piruetas de una destacada patinadora de la zona la dejaron impactada. “Quiero llegar a hacer lo mismo”, se dijo, y hasta hoy no ha parado para cumplir ese sueño. Al smando en una de las deportistas más aventajadas. Hoy es la única seleccionada nacional de regiones en la categoría infantil, obtuvo medallas de plata y bronce en el pasado Sudamericano de Ecuador y actualmente se prepara para, algún día, cumplir su gran anhelo de representar a Chile en un mundial.

Catalina Bobadilla, 13 años: Pequeña científica

Con su proyecto Cultivo In Vitro de Plantas Medicinales fue premiada por la Academia Chilena de Ciencias como el mejor proyecto de Ciencia Básica. Además de esta distinción, obtuvo un pase para exponer su investigación en la próxima Expociencia Internacional que se realizará en México en octubre de este año y la oportunidad de publicar su estudio en la revista The Society for in Vitro Biology de la Universidad de Yale. Todo un logro para una científica de 13 años, que según sus profesores del Colegio Concepción de San Pedro de la Paz, podría transformarse en un importante valor de la ciencia nacional.

Ana Ruth Barrientos y Daniel Herrera, 12 años violinistas: Sensibilidad a toda prueba

Ambos son parte de los músicos más pequeños de la Orquesta del Centro Artístico Cultural de Concepción. Su profesor Jorge Inzunza asegura que en un futuro no muy lejano darán mucho que hablar por el virtuosismo que los dos despliegan en la ejecución del violín. Pero como en su carrera nada se obtiene de forma fácil, estos pequeños consagran gran parte de sus vidas al estudio, con intensas jornadas diarias de ensayos y disciplinadas rutinas para llevar su arte hasta lo más alto de la consagración.

Paulo Torres, 13 años: El matemático

Sus profesores lo califican como un alumno brillante. Con un 6.8 como promedio general y un 7 rotundo en matemáticas, ya tiene a su haber un primer lugar en las Olimpiadas de esta asignatura a nivel regional y una mención honrosa en un certamen para matemáticos a nivel nacional. Es tímido y retraído, pero estas características jamás lo han amilanado a la hora de enfrentarse a una fórmula matemática, para las que siempre encuentra una solución. Hoy participa de la selección regional con miras a las Olimpiadas Iberoamericanas de Matemáticas, un camino difícil, pero para él…no imposible.

Agustín Márquez, 6 años, golfista: Talento bajo el par

Admira a Tiger Woods, aunque ni siquiera recuerda bien su nombre. Tiene el carácter y concentración de un adulto, y como tal se luce en las canchas de golf de La Posada. Es uno de los alumnos más aventajados de la escuelita de Golf de ese club de campo, tanto así que a sus 6 años ya compite en una categoría superior junto a  otros niños de 8. Siempre obtiene algún lugar y por eso su padre y su entrenador ya planifican el próximo año llevarlo a participar  fuera de la región. Tiene el talento en las venas y quienes lo conocen no dudan que se seguirá luciendo en el green.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES