Octavio Enríquez Lorca, vicerrector UNAB: El crecimiento de la sede está al servicio de nuestros estudiantes

Movimientos de tierra y las obras ya en ejecución del edificio demuestran el intenso ajetreo que por estos días registra la Universidad Andrés Bello. Se trata de un proyecto que involucra un incremento en infraestructura que permitirá entregar un ambiente de facultades a los alumnos de pre y postgrado.

Octavio Enríquez Lorca.
Octavio Enríquez Lorca.

 

La Universidad Andrés Bello, UNAB, se encuentra en etapa de expansión. Lo ha estado desde su llegada a la zona, hace cinco años, cuando sólo contaba con 600 alumnos.
Hoy, la realidad es muy diferente. Son casi seis mil alumnos -más de mil de ellos pertenecen al postgrado- que han elegido a esta institución de educación superior por su misión que busca ofrecer a quienes aspiran a progresar, una experiencia educacional integradora y de excelencia para un mundo globalizado, apoyado en el cultivo crítico del saber, y en la generación sistemática de nuevo conocimiento.
“Esta excelencia implica la decisión por hacer las cosas bien, enlazada con un espíritu de autocrítica y de mejoramiento continuo”, asegura el vicerrector de la sede Concepción de la UNAB, Octavio Enríquez Lorca.

Un mejor estándar

“Nuestra demanda crece cada año, y el crecimiento pasa por la diversificación del pregrado tradicional, de la educación vespertina, y el Advance para adultos provenientes del mundo del trabajo -postítulo profesional no presencial-, especializaciones principalmente en el área de la salud y programas de postgrado. Por ello, estamos preocupados de ampliar nuestras instalaciones y ofrecer el mejor estándar para todos. Ya estamos en la quinta y sexta etapa -su ejecución comienza en julio-, que permitirán contar con unidades de servicio para nuestros funcionarios y estudiantes, como biblioteca, casino, nuevo auditorio, salas de clases, entre otros, que implicarán un incremento de infraestructura de unos 10 mil metros cuadrados, que se adicionarán a los 20 mil ya construidos. Todo concebido en su diseño y construcción con un estricto respeto al medio ambiente”, destaca Octavio Enríquez.
El Dr. Enríquez agrega que la estructura del nuevo edificio será revestida con láminas protectoras del calor y de la luz excesiva para otorgar el ambiente más propicio para los estudiantes, que se espera, gracias a los proyectos de inversión y a la apertura de nuevos programas de estudio, se incrementen a unos ocho mil en esta sede.
Se incluye en esta etapa de ampliación los nuevos estacionamientos y un sector de terrazas, un espacio protegido para distintas actividades propias de la vida universitaria. Sin duda, una gran transformación, necesaria para el desarrollo mostrado por esta institución cada día más posicionada en la comunidad y con un fuerte protagonismo en la agenda de actividades del Gran Concepción.
Las nuevas instalaciones, adelanta Octavio Enríquez, se realizarán bajo el concepto de Facultad, es decir, las carreras estarán agrupadas por sector según disciplina, en un edificio que tendrá una forma arquitectónica de “E” invertida.
“Tendremos un centro de simulación clínica para que los alumnos de las carreras del área salud puedan practicar con simuladores, igual como existe en Santiago, así como salas para estudiantes diseñadas para su descanso”, destaca Enríquez, haciendo hincapié en que el alumno UNAB no sólo recibe formación profesional, sino que se busca su formación integral, que requiere de distintos espacios para su desarrollo. Un ejemplo de ello es la intensa agenda cultural y de extensión que se registra en sede, que ha sido diseñada no sólo para ellos, sino para la comunidad en general.

aereas-UNAB-1
Formación integral y vinculación con el medio

La responsabilidad, dice el vicerrector, es uno de los valores que sustenta nuestro actuar, y eso nos exige el buen uso de los recursos de la institución y la rendición de cuenta por ellos, también la sobriedad en el accionar académico y administrativo, y el compromiso con el entorno social de la Universidad.
El Dr. Enríquez explica que esta relación con la comunidad se da a través de los distintos convenios de colaboración que existen con organizaciones, como por ejemplo, la Corporación Cultural de Talcahuano, Cidere, el Servicio de Salud de Talcahuano que involucra los hospitales de Las Higueras, Tomé y Lirquén,  y que han permitido, entre otras cosas, el surgimiento de dos programas de especialidades médicas que se dictarán próximamente: Anestesiología y Cardiología.
“Hemos accedido a la formación de especialistas en medicina, conscientes del aporte al desarrollo oportuno y necesario para el país”, destaca quien conoce de cerca la problemática de la falta de especialistas en el sistema público.
Por otra parte, el vicerrector afirma que: “Nos preocupa la calidad de la educación que entregamos, por eso es que constantemente evaluamos y capacitamos a nuestros docentes. También nos interesa la generación de conocimiento, por eso somos la primera institución privada no tradicional en acreditarnos en investigación. Nuestro espíritu es formar y transformar, por eso nos hacemos cargo de formar profesionales con un desarrollo integral, con la entrega de competencias transversales”. Agrega que el contribuir a la generación de nuevo conocimiento permite integrar a distintos académicos a cuerpos de investigación lo que, sin duda, es muy atractivo para quienes ven en esta institución un espacio para desarrollar permanentes desafíos.
Otro elemento que se destaca en este proceso de expansión que ha registrado la Universidad Andrés Bello ha sido la pertinencia social. “Muchas de las líneas investigativas buscan satisfacer las necesidades sociales de la comunidad y en esta Región son muchos los requerimientos para los cuales estamos trabajando, comprometidos e insertos en una comunidad que merece lo mejor de nosotros”, finaliza Octavio Enríquez.
Una idea que está en consonancia con el pluralismo al que propende esta universidad, y que implica dar espacio a la expresión de todas las formas de pensamiento en el marco del rigor académico.

 

aereas-UNAB-2

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES