Octavio Enríquez, vicerrector de Unab Concepción-Talcahuano: “Nos sentimos orgullosos de estar trabajando por el desarrollo a escala humana”

Veinticinco años de existencia celebra la Universidad Andrés Bello a nivel nacional, y cinco años de presencia en Concepción, hoy posicionada como una de las mejores casas de estudio en el país, según la encuesta Mori, aplicada a alumnos de tercer y cuarto año medio de colegios municipalizados, subvencionados y particulares.

unab-Octavio.Enríquez

Una posición de privilegio ocupa por séptimo año consecutivo la Universidad Andrés Bello (UNAB) en la valoración de los alumnos de tercer y cuarto año medio del país, segmento que la sitúa como la mejor evaluada entre las universidades privadas no tradicionales, de acuerdo con los datos aportados por la encuesta Mori.
Octavio Enríquez Lorca, vicerrector de la sede Concepción Talcahuano de la UNAB, señala que esta percepción es fruto de su política, enfocada en crear una educación de calidad, con programas de alta pertinencia social. “Somos una universidad inclusiva. Gran parte de nuestros estudiantes proviene de familias en las que son los primeros en acceder a la educación superior; por eso, nosotros hablamos no sólo de formar, sino de transformar a nuestros estudiantes en personas que aporten a la sociedad”, afirma.
Explica que el trabajo durante los cinco años de existencia de la casa de estudios en la zona ha estado orientado hacia la excelencia académica, y recuerda que la sede se abrió con diez carreras y poco menos de 600 alumnos, mientras que hoy ofrece 29 carreras y tiene más de 5 mil alumnos.
“Hemos logrado ser conocidos, aceptados y claramente respetados por nuestros pares, y muy demandados por los estudiantes en todos los niveles, tanto en pregrado, en nuestros programas especiales como Advance, y en los posgrados”, señala.
Agrega que la vinculación con el medio ha sido uno de los ejes principales con que ha trabajado la institución, considerando una oferta académica socialmente pertinente, con carreras que requiere el Chile de hoy, a través de las cuales los estudiantes podrán contribuir al desarrollo regional y nacional.

Calidad en educación e infraestructura

El directivo indica que el crecimiento de la sede tiene directa relación con el plan de desarrollo institucional y los recursos enfocados en mejorar la infraestructura. “Hoy contamos con 18 mil metros cuadrados de construcción, aunque el proyecto completo considera 30 mil metros cuadrados, por lo que estamos en pleno proceso de crecimiento. Nuestra preocupación permanente ha estado puesta en contar con una oferta no sólo pertinente, sino también de calidad”, comenta.
Respecto de la calidad educacional de UNAB, Enríquez Lorca señala que la universidad somete regularmente sus planes y programas a evaluaciones externas y a los sistemas de acreditación vigentes. “Hemos acreditado nuestras carreras, e incluso, hoy, muchas están en proceso de reacreditación. Además, somos la primera universidad privada no tradicional acreditada en Investigación, que es la tarea propia de una universidad compleja”, recalca. En esta área, sostiene el directivo, la obtención de recursos a través de la postulación a fondos públicos como Fondef, Fondecyt y Fonis es reflejo del alto estándar y de la pertinencia de los estudios programados.
La preocupación de UNAB por lograr una real vinculación con el medio queda de manifiesto al revisar su calendario de actividades, que no sólo se circunscribe a iniciativas de tipo cultural, “muy relevantes en el quehacer de la sede”, sino que además  incluye la realización de trabajos de investigación, docencia, la participación a través de campos clínicos y también de la apertura de programas especiales como el Diploma de Habilidades Laborales, orientado a personas con capacidades diferentes.
“Somos una universidad inserta en un mundo globalizado, donde entendemos que nuestros esfuerzos van dirigidos a conectarnos con el mundo, de ahí la importancia que asignamos a los convenios internacionales, que benefician a la formación tanto de los alumnos como de los docentes”, sostiene, destacando que la mayor parte de los alumnos que estudia en la sede Concepción-Talcahuano proviene de establecimientos municipalizados y subvencionados, por lo que contar con aportes estatales y diferentes sistemas de financiamiento es un impulso extra a la concreción de los sueños de cursar la educación superior de cientos de jóvenes.
Hoy, esta sede de la UNAB se mantiene trabajando sobre la base de un modelo de gestión, liderado por un equipo directivo que, a través de la participación del vicerrector, articula su accionar con la rectoría de manera más directa. “Como sede, nuestra buena gestión y calidad educacional se ha visto reflejada en el reconocimiento de nuestros pares, y en el crecimiento constante de nuestra matrícula, que el año 2013 se elevó un 25 %. Estamos satisfechos y orgullosos de lo que hemos logrado en tan poco tiempo, especialmente porque estamos trabajando en pos de un desarrollo a escala humana”, finaliza

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES