Opera desde agosto del 2009: Unidad de Hemodinamia y Electrofisiología en Clínica Biobío

clinica-biobio-6.jpgEquipo técnico y profesional se coloca a la vanguardia en el tratamiento endovascular en la Región y en el sur del país.
Un laboratorio de exploración cardiovascular, a través de la Unidad de Hemodinamia y Electrofisiología, que funciona con técnicas mínimamente invasivas, y operado por profesionales altamente calificados, ha puesto a disposición de sus pacientes Clínica Biobío. Desde su partida, en agosto del 2009, a la fecha ha atendido a 119 personas con excelentes resultados.
El cardiólogo, Dr. Reinaldo Venegas, explica que para el diagnóstico de esas enfermedades es un salto a la vanguardia tecnológica, pero principalmente, la fortaleza de esta unidad está en el talento humano. “Un grupo de intervencionistas con un espíritu de trabajo en equipo enfrenta de manera integral la patología endovascular, es decir, hay un enfoque multidisciplinario, lo que va en directo beneficio del paciente que recibe un buen diagnóstico y un adecuado tratamiento”, destaca.
Además, esa unidad cuenta con el primer laboratorio de electrofisiología privado, lo que es un avance en el estudio de las arritmias, informa el cardiólogo y electrofisiólogo Germán Arriagada.
Muchos son los procedimientos de distinta complejidad que permite esta nueva unidad, la cual favorece a quienes sufren enfermedades coronarias y arritmias cardiacas, así como dolencias arteriales periféricas.
Un ejemplo de lo allí desarrollando es el Cierre Percutáneo de Defectos Intracardiacos, realizado por otro integrante del equipo, el cardiólogo, Eduardo Lecannelier. Otro procedimiento es el implante del dispositivo para insuficiencia cardiaca, conocido como Resincronizador Cardiaco. Éste es un aparato parecido a un marcapasos, que mejora la función cardiaca y con ello aumenta la calidad de vida en los pacientes y disminuye su mortalidad, precisa Ervin Schumacher, cardiólogo electrofisiólogo. Además, facilita colocar un dispositivo asociado, un desfribilador, indicado especialmente para el tratamiento de las personas que hacen arritmias.
El doctor Luis Alberto Pérez, del equipo que opera la unidad, señala que el infarto agudo al miocardio es una de las formas más graves de presentación de la enfermedad coronaria, que si no es tratado, conlleva una elevada mortalidad. “Sin embargo, se ha demostrado que la angioplastía primaria, es decir, un cateterismo de urgencia destinada a abrir la arteria coronaria ocluida, reduce la mortalidad a un 5%, estableciéndose como tratamiento de elección. Hoy, en Clínica Biobío disponemos de ello, las 24 horas, los 365 días del año”, enfatiza.
El especialista advierte que el pronóstico dependerá del tiempo en el que el paciente se demore en consultar, ya que el beneficio será mayor si se presenta dentro de las primeras seis horas desde el inicio de los primeros síntomas; también influyen otros elementos como la edad o la presencia de cuadros asociados como la diabetes y la hipertensión.
“En comparación con las otras técnicas, como la trombolisis, que es una solución inyectable donde existe un fármaco destinado a disolver el coágulo, la angioplastía es mucho más efectiva en abrir la arteria, ofrece una mejor sobrevida de los pacientes y tiene menos complicaciones especialmente hemorrágicas, de ahí la importancia de dar a conocer que hoy en día disponemos de este tratamiento en la Clínica”, sostiene el especialista, junto con manifestar que se trata de un procedimiento mínimamente invasivo.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES