Oportunidades y Desafíos de la Educación Técnica y Profesional

Especialistas en educación y quienes trabajamos en enseñanza superior técnica y profesional coincidimos en que Chile requiere de más y mejores técnicos y profesionales de calidad para alcanzar los estándares de un país desarrollado.
La educación técnico-profesional es considerada un eje para el desarrollo de las capacidades productivas de un país. Sin embargo, si sumamos la matrícula de los centros de formación técnica (12%) y de los institutos profesionales (22%), ésta sigue siendo muy inferior a la que registran las universidades (66%) chilenas.
Hemos logrado avances para disminuir este desequilibrio, pero aún queda una importante brecha que acortar, si nos comparamos con los países de la OCDE. En la última década, la cobertura y el financiamiento a la educación superior han permitido un mayor acceso a ella, dando incluso la posibilidad de continuar estudios a jóvenes de menores recursos, para quienes históricamente esta alternativa era una utopía. Instrumentos de políticas públicas en educación, como la Beca Nuevo Milenio y el Crédito Ley 20.027 con Aval del Estado, han apuntado directamente en esa dirección y contribuido a la tan necesaria movilidad social.
Al momento de definir qué tipo de educación seguir, es recomendable que el alumno reflexione respecto de sus potencialidades, posibilidades y expectativas. En este sentido, ¿por qué podría ser atractivo para un joven estudiar una carrera técnica, con duración de 2 a 3 años o una profesional, de 4 años? En primer lugar, el menor tiempo de duración les abre la posibilidad de ingresar tempranamente al mundo laboral y con ello generar ingresos para sí mismos o sus familias (“el premio salarial”). Según el portal www.futurolaboral.cl, hay muchas carreras técnicas que al 5° año de la titulación, logran mejores salarios que algunas universitarias.
En segundo lugar, es factible que el alumno combine trabajo y estudios, pues hay mayores alternativas académicas en jornada vespertina. Lo anterior lo puede realizar en su misma área de estudio, accediendo a niveles superiores de formación, como profesionales y universitarios, o bien, continuar su especialización en diferentes ámbitos de interés. Por último, estas condiciones le permiten planificar un desarrollo de su carrera, de manera flexible, articulada y de acuerdo con sus propios tiempos.
Ricardo Neira Celery
Director Académico del Instituto Profesional
y Centro de Formación Técnica Santo Tomás Concepción

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES