Para Acreditación 2020: IPVG plantea una nueva forma de gestión basada en la calidad

En medio del actual contexto social que vive el país, y los requerimientos ciudadanos de disminuir la desigualdad, Virginio Gómez ratifica su compromiso con una educación de calidad que contribuya al desarrollo de las regiones de Biobío y Ñuble. Una educación técnico-profesional que equipare “la cancha” y permita a sus estudiantes salir al mundo laboral con herramientas que aporten a la industria y a su desarrollo personal.

 

Funcionarios del Instituto Profesional Virginio Gómez que integran los comités de área del Proceso de Autoevaluación Institucional, en el marco de la Acreditación 2020.

El Instituto Profesional Virginio Gómez (IPVG) nació de la visión de su homónimo, quien fue parte del origen de la Universidad de Concepción. Importante precursor de entidades regionales, el Dr. Virginio Gómez advirtió que para impulsar un mayor crecimiento y desarrollo del país debía potenciarse una modalidad distinta de educación: las carreras técnico-profesionales.

Conscientes de la responsabilidad como entidad educativa -que además cuenta con el respaldo de la UdeC- en 2018 el IPVG instauró un nuevo Plan Estratégico Institucional (PEI), en el que definió como propósito fundamental ser una institución reconocida por su calidad en la formación técnico-profesional de personas comprometidas con la sociedad y el desarrollo sustentable, y que aporten al desarrollo del país, respetando la diversidad humana. Así, ya no solo se asegura la calidad de la educación, sino que también incorpora y releva la importancia del desarrollo de la persona.

Este Plan Estratégico se configuró con la participación de toda la comunidad, recogiendo información de los diversos grupos de interés y contemplando las reflexiones, inquietudes y aportes que efectuaron cientos de personas. “Esto converge en la reformulación de la visión y misión que, junto a los valores, constituyen los más importantes principios institucionales, con los que esperamos construir el Instituto que queremos para los próximos cinco años”, señala Claudia Mora Méndez, Directora de Desarrollo Institucional.

La activa colaboración de los distintos miembros y grupos de interés de Virginio Gómez permitió generar un Plan que responda en forma efectiva a las necesidades de la Región y del país. “Es nuestro mapa de navegación, donde confluyen diversas miradas respecto del futuro de nuestra institución y de cómo lograr formar profesionales y técnicos de calidad. Por lo tanto, es un documento abierto y una invitación a cada una de las unidades, y a toda la comunidad, a sentirse responsable de su desarrollo”, indica Claudia Mora, quien guía el proceso de planificación estratégica.

Aseguramiento de la calidad

Agrega que asegurar la calidad del IP y de la educación entregada va mucho más allá de un simple discurso. No basta el autorreconocimiento, es necesario que confluyan los intereses y el cumplimiento de las expectativas de todos los integrantes de la comunidad.

De acuerdo con los antecedentes técnicos que entrega la Directora de Desarrollo Institucional, la calidad dentro de una institución de educación superior se mide en tres perspectivas principales: “la consistencia interna, es decir, cómo cumplimos las expectativas de nuestros estudiantes; la consistencia externa, que se refiere a la relación directa y bidireccional con el entorno y grupos de interés y, por último, centrar nuestro quehacer en lograr los propósitos que nos hemos planteado. Estos tres aspectos están incluidos en nuestro Plan Estratégico, y hemos implementado mecanismos que permitan un adecuado seguimiento y posteriores ajustes, si se requieren”.

Para contribuir de manera relevante en el desarrollo técnico-profesional de las regiones de Biobío y Ñuble, Virginio Gómez se ocupa de ser una institución vinculante con el medio social y productivo local. Para ello, semestralmente realiza reuniones con empleadores de ambas regiones, representantes de empresas, Pymes y ONG, en las que recoge su visión sobre los titulados de la casa de estudios para, posteriormente, trabajar en los aspectos por mejorar, fortaleciendo así la formación de los estudiantes.

Acreditación 2020

Hasta el momento, el Instituto Profesional Virginio Gómez se ha sometido a cuatro procesos de autoevaluación institucional, encontrándose hoy acreditado por tres años, desde 2017 hasta diciembre de 2020.

Claudia Mora, Directora de Desarrollo Institucional.

Para asegurar la eficacia de la educación impartida, la casa de estudios no solo se ha enfocado en las exigencias de la acreditación, que suma aristas que van más allá de este punto, sino que también ha buscado alternativas que le permitan mantener un alto estándar en la calidad de los contenidos entregados, generando un proceso de mejoramiento continuo.

“Actualmente, y desde hace casi un año, estamos trabajando en nuestro proceso de Autoevaluación Institucional. Para ello, hemos preparado un régimen de trabajo en total sintonía con nuestro Plan Estratégico, y abordando las debilidades detectadas en el último proceso, además de realizar un análisis crítico de todos los aspectos entregados por el sistema nacional de aseguramiento de calidad a través de la Comisión Nacional de Acreditación”, detalla Claudia Mora.

Asimismo, con el objetivo de mantener los mecanismos de aseguramiento de calidad implementados, el IPVG está desarrollando de manera voluntaria diversos procesos de acreditación de sus carreras. Para ello, trabaja con pares evaluadores externos, quienes bajo su experiencia y conocimientos observan y evalúan, con el fin de entregar un análisis objetivo de cada carrera, para así mejorar continuamente los programas de estudio. Con esta acción, busca mantenerse a la vanguardia de la educación técnico-profesional en Chile.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES