Plan de reactivación del Gobierno pretende levantar 35 mil viviendas

El Programa Extraordinario de Vivienda e Integración Social, más conocido como Decreto 116, busca que las constructoras desarrollen barrios mixtos para beneficiarios de los subsidios DS1 y DS49.

casasEn diciembre del año pasado, la Presidenta Michelle Bachelet anunció una serie de medidas para reactivar la economía, en particular, un programa por US$ 1.200 millones para subsidios habitacionales para desarrollar barrios integrados.

Según explica la directora del Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) de la Región del Biobío, Verónica Hidalgo, esta iniciativa, denominada Programa Extraordinario de Vivienda e Integración Social, más conocido como Decreto 116, unirá los subsidios DS49 y DS1 en un solo proyecto de integración. El primero está dirigido a familias vulnerables que acceden a viviendas que ahora tienen un tope de  900 UF. El DS1, conocido como de clase media y sectores emergentes, permite optar a casas o departamentos de hasta 2.000 UF.

El Decreto 116 es una medida extraordinaria, como anunció en su momento el Ejecutivo, y la modalidad es bien exigente. No puede ser usado en cualquier proyecto. Debe ser uno que esté ubicado en zonas cercanas al radio urbano, a servicios como hospitales, centros de salud, colegios, jardines infantiles, locomoción colectiva, y exige que el terreno donde se emplace sea de la empresa que lo postula. En la medida que vayan cumpliendo cada una de estas exigencias van obteniendo un puntaje.

El 27 de febrero se cerró la primera etapa de recepción de proyectos enviados por las constructoras, período para el cual llegaron 29 iniciativas para levantar más de 4.800 viviendas en la Región del Biobío. Sería durante la primera quincena de marzo cuando se escogerán los seleccionados, en una comisión integrada por el Serviu, la Seremi de Vivienda y el Ministerio a nivel nacional. El segundo llamado estaba planificado para el 20 de marzo, y la selección se haría los primeros días de abril. La idea, han explicado, es que durante el segundo semestre de este año parta la construcción de los proyectos y así sean entregados durante 2016.

Otra de las características que deben tener los proyectos que se presenten al llamado de este año es que sean integrados. Es decir, deben incluir a familias del DS1 y del DS49. Esta integración se debe cumplir en el mismo proyecto, en porcentajes de mínimo 20 % de vulnerables y tiene que estar dispuesto de tal manera que no se distinga la diferencia dentro del conjunto. “La idea es que la integración sea efectiva, y que no se produzca que de la mitad para allá son DS1 y de la mitad para acá son DS49, y de inmediato se produzca la segregación dentro del conjunto habitacional”, dice la directora del Serviu.

Como contraparte, las constructoras reciben, una vez aceptados en el banco de proyectos, préstamos de enlace de hasta 200 UF por vivienda para estimular el pronto inicio de obras.

El programa está también orientado a cubrir la gran cantidad de subsidios asignados, pero sin proyectos en la Región, básicamente porque no hay oferta que se ajuste a los parámetros de este subsidio. Y para apurar las cosas, el Gobierno propuso que las personas que tienen un subsidio DS49 de 580 UF, por ejemplo, y quieren una vivienda de 980 UF, el Ministerio de Vivienda homologa el subsidio al valor final.

Claro que además de este programa especial, el Ejecutivo está revisando todos los subsidios. “Todos estos decretos están sufriendo modificaciones luego de una serie de diagnósticos sobre la cobertura que tienen y la cantidad de subsidios que estaban asignados a cada uno de ellos. La idea es que esto se aumente, para incrementar la oferta del banco de proyectos y poder cubrir la enorme demanda de subsidios que tenemos en mano, pero sin proyecto”, concluye Verónica Hidalgo.

 

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES