Presencia de fragilidad, un nuevo factor para tratar la diabetes

Según la Sociedad Chilena de Endocrinología y Diabetes (Soched), alrededor del 12,3 % de la población chilena padece diabetes. Los afectados son principalmente adultos mayores, con una cifra que supera las 400 mil personas en este grupo etario, donde suele ir asociada a otras enfermedades propias del envejecimiento y, a veces, a un deterioro de las capacidades cognitivas.

Ese panorama ha hecho que las recomendaciones de los tratamientos de la diabetes en adultos mayores se centren en terapias perzonalizadas que consideren la condición particular del paciente. En este modelo, la doctora Carmen Gloria Aylwin, Presidenta de la Soched, explica que en los mayores un factor importante a tener en cuenta antes de definir una terapia es lo que se conoce como “presencia de fragilidad”.

Aunque no todos los adultos mayores se encuentran en la misma situación clínica, se considera “frágil” a aquella persona que tiene más de 75 años, que padece de comorbilidades crónicas como cardiopatías, enfermedad renal u otras patologías; que es dependiente para las actividades de la vida diaria, que tiene deterioro cognitivo o tendencia a las caídas. “Todos esos factores condicionan que sean personas más delicadas, a quienes cualquier situación las puede desestabilizar de manera importante, lo que puede traer consecuencias graves para su salud”, agrega la especialista. Por eso recomienda que siempre antes de un tratamiento para la diabetes, un paciente adulto mayor debe ser evaluado de forma integral. “Así se considerará la seguridad terapéutica del paciente”, finaliza.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES