Protagonistas del 2013

Desde sus distintos ámbitos de acción destacaron positivamente por su tesón, por sus ganas de hacer bien las cosas y por entregarse con pasión a su trabajo. Provienen del arte, del deporte, de la academia, de los gobiernos locales, con historias de vida que vale la pena resaltar y ser parte de nuestro recuento de grandes personajes del 2013.

Profe-1

Cristián Contreras,

El “profe” de Hualqui ¡GRANDE!
Antes de enseñar a siete alumnos en la Escuela Santo Domingo de Hualqui, Cristián Contreras Navarrete, el profesor que se hizo conocido en todo Chile por trabajar siete meses sin un sueldo, ya había tenido un primer acercamiento con la labor educativa. Para él, éste fue el momento que despertó su vocación de maestro. “Trabajé como contador en un colegio de Chiguayante, y aunque tenía que estar toda la mañana frente a un computador, en las tardes libres me ponía a ver las clases de los profesores”, cuenta.
Decidido que lo suyo era educar, se matriculó para estudiar pedagogía en la Universidad de Los Lagos, formación que finalizó en diciembre de 2008. Ese mismo año llegó una oferta de trabajo para hacer clases en la Escuela Santo Domingo, un establecimiento rural perteneciente a la comuna de Hualqui .
Lo primero que hace al rememorar su historia junto a sus pequeños pupilos es mencionar la primera vez que se paró en frente de su salón, cuando conoció a sus 11 alumnos de ese entonces  -ahora le quedan 7- y se enteró de que éstos debían recorrer desde sus casas a la escuela entre una y dos horas caminando. “Vi la complejidad y el sacrificio que hacían ellos. Por mi parte, también tuve que asumir el desafío y sacrificarme. Antes no tenía vehículo, por tanto lo que hacía era tomar el tren desde Concepción hasta Talcamávida y caminar desde ahí en dirección a la escuela. Me venía los domingo, porque tenía que caminar como cuatro horas y media”, cuenta.
El viernes 19 de abril de este año la sostenedora del establecimiento donde trabajaba Cristián Contreras falleció. Recuerda que en ese momento no supo qué hacer, porque en la escuela -fundada en 1956- sólo se encontraba él en calidad de educador. Lo primero que se le ocurrió fue ir al Ministerio de Educación: “Me dijeron que no me preocupara, que el sueldo lo iban a pagar ellos mismos e iban a nombrar a un interventor educacional y que él iba a pagar en el mes de mayo. Y así pasó mayo, junio, julio (…) Estuve siete meses sin sueldo”.
Al quinto mes sin recibir salario, las deudas lo ahogaban. Casado y padre de un hijo de 4 años, se vio obligado a trabajar los fines de semana en un local de abarrotes en Chiguayante. Apenas le quedaba tiempo para descansar: “Llegaba los viernes a eso de las cuatro de la tarde y me iba al local para trabajar hasta las 12 de la noche”.
El pasado jueves 5 de diciembre se anunció el cierre de la escuela Santo Domingo. Una noticia que en principio cayó como balde de agua fría para Contreras, pero que después tomó buenos matices, ya que sus alumnos si bien deberán trasladarse a una Escuela en Ránquil, tendrán transporte y el profesor seguirá a cargo del curso, ahora con una remuneración fija.
Para el “profe” Contreras, siempre fue prioridad terminar el año escolar, por eso no quiso dejar a sus alumnos. “Yo nunca le dije a los niños qué estaba pasando. No lo hice porque no era responsabilidad de ellos. Cuando se enteraron me dijeron: ¡Muchas gracias por no dejarnos solos!”.

Armando Cartes-1

Armando Cartes

Un guardián de la historia local
Un 2013 lleno de proyectos y metas cumplidas ha tenido el historiador, abogado y divulgador Armando Cartes Montory, desde hace cuatro meses el Secretario General de la Corporación Social Municipal Semco. Este año fue para él una etapa de cambios y el momento del gran salto desde el mundo académico hacia el servicio público. Desafío que aceptó para contribuir desde su área y dejar un sello personal en una Corporación que ha recibido duros cuestionamientos de la Contraloría, por irregularidades ocurridas bajo administraciones municipales pasadas.
En octubre pasado concretó a través de Semco el que había sido uno de sus grandes sueños: el Archivo Histórico de Concepción. Una idea antigua, promovida por la Sociedad de Historia de Concepción -que presidió por una década- y por varias universidades e instituciones locales, cuya función es recopilar, custodiar y difundir todos los elementos que puedan servir para reconocer y estudiar la historia penquista y la de la Región. La oportunidad de materializar este proyecto fue uno de los motivos que pesó para aceptar este cargo en la Corporación, a la que está mandatado para ordenar, modernizar y mejorar.
Y será precisamente la idea de rescatar la historia regional, preocupación que nació en él desde que era un joven estudiante de Derecho en la UdeC, la que cruzará su gestión en Semco. Con 14 libros de su autoría que tratan desde diferentes perspectivas dicho tema, Armando Cartes todavía se pregunta cómo es que Concepción, con ya cinco siglos de historia, no ha sabido dignificar su glorioso pasado.
Su mayor anhelo es desarrollar una actividad cultural fuerte en la Región. Y tiene una serie de proyectos en carpeta que van en esta dirección. Uno, que ya se encuentra en fase de arquitectura, es la ampliación de la Galería de la Historia de Concepción, ubicada en el Parque Ecuador, la que se remozará para albergar también a un café literario, salas para exposiciones y una plaza para obras de teatro. Otro de los proyectos que le quita el sueño es el que busca convertir al Cementerio General de Concepción en un museo abierto a la comunidad y declararlo monumento histórico.
Y es que su pasión por la historia es tan fuerte que por eso Armando Cartes se ha convertido en un referente en la zona cuando se trata este tema. Hoy tiene claro que la Región necesita de sus habitantes, sobre todo si los proyectos son tan ambiciosos y necesarios para la cultura y la identidad. Mientras tanto, este vecino penquista seguirá empecinado en hacer que la comunidad logre conocer un poco más de su ciudad, para así generar un sentido de orgullo y de pertenencia, el cual -en sus palabras- es la base espiritual de un desarrollo integral.

ULTIMA JORNADA ATLETISMO  FINALES NACIONALES OO BICENTENARIO, SANTIAGO 2010

Isidora Jiménez

La bella que corre por Chile
No llega a los veinte años, pero ya ha participado en importantes competencias deportivas, como la de 2013 en el Mundial de Atletismo en Moscú -quizás lo más importante de lo que va de su carrera- al que llegó gracias a los récords de Chile en 100 y 200 metros alcanzados en el Grand Prix Sudamericano de Cali (Colombia).
Aunque en Moscú no pudo acceder a las semifinales, su deseo de superación no se vio afectado ni un ápice: “El mundial me motivó a seguir entrenando y mejorando, para seguir siendo parte de ese selecto grupo de deportistas que llega a las competencias mundiales”, nos contó, con esa seguridad y certeza que sólo tienen los grandes.
Actualmente vive en Santiago, donde estudia Periodismo becada por la Universidad Gabriela Mistral. Tiene claro que el atletismo es la prioridad en su vida, pero también está convencida de que es importante desarrollar una profesión, porque a su juicio no se puede vivir sólo del deporte. “Y aunque fuera así, tampoco lo haría”, dice.
De niña practicó hockey, vóleibol y gimnasia artística. Pero su llegada al atletismo fue gracias a su primer entrenador, Jorge Grosser. “Me invitó a entrenar junto a su grupo y fue ahí donde me decidí ciento por ciento por este deporte. Me gustó mucho el hecho de que fuera una disciplina individual, donde,  además, noté buenos resultados desde un comienzo”, cuenta.
Hoy, gracias a sus logros, se proyecta como una de las mejores cartas chilenas para los Juegos Olímpicos de Río, el 2016. Pero, tal como le preocupa esta meta, entre sus inquietudes también está el desafío de generar más cultura deportiva en el país y que la gente de regiones acompañe a sus representantes. “Hay muchos talentos en Concepción y se deben cuidar”, señala.  Falta, también, dice, despertar interés en otros deportes que no son tan populares en Chile como el fútbol o el tenis, y mejorar la infraestructura, para que los deportistas de alto rendimiento puedan entrenar a diario. Pese a lo que falta, confía que el panorama mejorará. Al menos en su caso sí ha visto el apoyo del sector privado y público, que han sido fundamentales para el desarrollo de su carrera deportiva. “He tenido la suerte de que tanto la Federación Atlética de Chile, el Comité Olímpico, el Plan ADO y el  IND se han portado muy bien conmigo, siempre. Además de mis auspiciadores privados KIA, Banco Falabella, Nike y la beca que me entrega la empresa Gerdau Aza, han hecho que todo sea mucho más fácil”, asegura.
Por ahora, Isidora entrena duro, de lunes a sábado, durante tres a cinco horas diarias, con la meta fija  en “seguir queriendo lo que hago y de la mejor manera posible”, como ella misma dice. Desafíos tiene ya bastantes, entre ellos los Odesur 2014 y todas aquellas competencias previas a los Juegos Olímpicos de Río 2016, donde estamos seguros dará que hablar.

Fredy Varela-1

Freddy Varela

Buscando la perfección
Cuando al violinista Freddy Varela Montero le toca interpretar alguna composición clásica, ya sea en su calidad de concertino del Teatro Colón de Buenos Aires o como parte de la planta estable en la Orquesta Sinfónica de Concepción, de inmediato -como él mismo cuenta- se hace fanático de la obra, para que la ejecución sea prolija, casi perfecta. Comenzó a tocar el violín a los siete años, aunque primero partió con el piano, pues su padre es pianista, profesor y trabajó durante un buen tiempo en el Conservatorio Laurencia Contreras. El entorno familiar, asegura, le sirvió para adquirir la disciplina que necesita el estudio constante de un instrumento: “Mi papá era bien metódico, así es que me tenía cortito”.
La etapa de iniciación de Varela fue en el Conservatorio Laurencia Contreras con el profesor Patricio Damke, del que actualmente es gran amigo. Sus otros estudios los realizó en Santiago, con el profesor Rubén Sierra, en la Universidad Católica, y en la Universidad de Maryland (EE.UU.), donde recibió gran influencia del maestro Daniel Heifetz.
Este 2013 el violinista ha tenido logros de una carrera que viene consolidando desde temprana edad. “Hace poco vine a Chile invitado por la fundación Beethoven a su temporada internacional con la Camerata Bariloche, de la cual soy director”. Varela, quien desde 2010 es el primer concertino chileno de la planta estable en el Teatro Colón de Buenos Aires, donde ha recibido excelentes críticas por su desempeño.
Viaja constantemente entre Buenos Aires y Concepción. Y es que su participación en la Orquesta Sinfónica de la ciudad y el Teatro Colón le demandan bastante tiempo, por eso ensaya con su violín ocho horas diarias. Su trabajo como concertino en la orquesta encargada de las óperas en el Colón es exigente, sobre todo teniendo en cuenta que el teatro recibe con habitualidad mucha visita internacional. “Es un público exigente y difícil, que si no le gusta un cantante se lo grita. Me ha tocado ver que han pifiado a músicos con expresiones como: ¡devuélvete al Conservatorio! (…) Esas cosas pasan en los teatros italianos y, bueno, como Argentina está muy ligada a Italia todo se vuelve muy pasional”, cuenta.
El artista espera que Concepción siga desarrollando una actividad musical fuerte. “Una vez que Concepción tenga un teatro con un coro, ballet y orquesta estable, algo que debió tener hace 40 años, esto va a mejorar”, cree. Sin embargo, el músico dice que por ahora se alegra al ver a las orquestas infantiles y a jóvenes desarrollando afición por los instrumentos musicales. Un buen ejemplo son sus propios hijos (al parecer, la historia se repite). Varela, eso sí, insiste en que fue por iniciativa propia que su hijo de nueve años ya esté tocando el cello y que la pequeña de cuatro practique desde los dos con el violín.
Audito-1

Audito Retamal

Jugado por la participación 
Con la promesa de que convocaría a un gran cabildo, al que estarían llamados todos los vecinos, comenzó su gobierno local, en noviembre del 2008, el alcalde de San Pedro de la Paz, Audito Retamal Lazo.
El profesor normalista que formó a varias generaciones de niños en escuelas rurales de la comuna de Tucapel, y donde aún lo recuerdan como uno de los defensas más “fieros” que han integrado el Colo Colo de Huépil (el equipo de fútbol más popular de esa comuna), llegó a Concepción a fines de los 80 para asumir la dirección de una escuela municipal de San Pedro de la Paz. Allí, dice, conoció de cerca las necesidades de la gente más pobre del lugar y eso lo motivó a retomar la carrera política que había comenzado a gestar en plena dictadura. Hizo un buen liderazgo en éste y otros establecimientos que dirigió, y con esa base compitió por un cupo en el Concejo Municipal. Cumplió con éxito ese desafío y al postular, para un segundo período, fue reelecto con la más alta mayoría. Las desavenencias con el alcalde Jaime Soto,  por diferencias de criterio en la administración comunal, ya eran públicas.
El 2008 anunció que quería ser alcalde. Tuvo que dejar el PPD e ir como independiente, pues la Concertación apoyó a Soto. Con escasísimos recursos, un nombre difícil de olvidar, el respaldo de los sectores populares y un currículum casi desconocido para los habitantes de los barrios más acomodados de la comuna se “lanzó a la piscina”. Y ganó, fue una de las sorpresas de esa elección, pues pocos apostaban por su triunfo, sobre todo luego de que en plena campaña tuviera que cumplir una condena de reclusión nocturna por haber sido encontrado culpable de injuriar a una funcionaria municipal.
La gestión local no fue nada fácil para “Audito” en su primer período. El municipio estaba quebrado. Los primeros años estuvo de cabeza trabajando por sanear el déficit del presupuesto municipal. Lo acusaron de haber olvidado a los pobres y las promesas de campaña. Por ello cuando dijo que iría a la reelección, otra vez los pronósticos le fueron adversos. Ni entre sus más cercanos existía una convicción absoluta. Él, sin embargo, sí la tenía: “La calle no miente. Siempre me he mantenido en contacto con la gente. En esos encuentros yo noto su apoyo”, declaró en esa oportunidad. Y no se equivocó porque lo reeligieron prácticamente con el mismo porcentaje de votos del 2008.
Su idea de gestión ciudadana fue tomando forma con la materialización de sus cabildos ciudadanos y de los presupuestos participativos que este 2013, en su tercera versión, llevaron a 13 mil sampedrinos a votar por proyectos para sus sectores. Así también, junto a la comunidad y a los funcionarios apostó por certificar ambientalmente a la comuna, por crear nueva infraestructura deportiva y espacios para esas actividades y para la cultura, así como por afianzar la autonomía de San Pedro, con la llegada de servicios, colegios, clínicas y mucho comercio al “otro lado del río”. Porque el nuevo desafío de Retamal es que la “ciudad” de San Pedro de la Paz  sea reconocida por ser un polo turístico, cultural y deportivo al sur del Bío Bío.

La otra zapatilla-1

Compañía de teatro La Otra Zapatilla

Todos para “Conce”
Un grupo de 15 jóvenes compone la compañía de teatro La Otra Zapatilla, agrupación que nació el 2007, cuando sus integrantes aún eran alumnos de la Escuela de Teatro de la Universidad del Desarrollo.
Seis años más tarde aparecieron nominados, en la categoría de Artes Escénicas Teatrales, con tres de sus obras -La Final, Te Evito y Víctor- a los Premio Ceres, pero finalmente se llevaron el reconocimiento con Víctor, montaje que tuvo un excelente recibimiento por parte de la crítica y de un público que repletó cada una de las funciones.
El trabajo en torno a Víctor los hizo ganar un Fondart Regional y los llevará a exponer su obra en enero de 2014 en el Festival Santiago a Mil, logro que la convierte en la primera compañía regional, junto con una de Valparaíso, en ser invitada a este evento.
La preparación de Víctor demoró tres años e incluyó una extensa investigación de parte de los actores, quienes escribieron los libretos. Centrada en la vida de Víctor Jara, pero en su rol como actor, la obra se separa en tres hebras: vida del artista, vida de los integrantes de la propia compañía y la relación entre estos últimos y el cantautor. Se trata de un montaje completo, que integra poesía, danza y canto. “Lo que hicimos en Víctor fue bajar al artista del pedestal, lo situamos como un ser más terrenal, como un actor, que es el lugar que está más cerca de nosotros”, explica la actriz Monserrat Cifuentes.
Víctor ya lleva 20 funciones desde su estreno en agosto, en Concepción y en otras comunas de la provincia. Los jóvenes actores creen que ésta es una gran oportunidad para difundir el teatro, por eso quieren quedarse en la Región, contribuyendo con el desarrollo de las artes y también con la historia local, tema que les apasiona. De hecho, su primer trabajo en la universidad fue sobre microhistorias en forma de escenas, monólogos y canciones, rescatadas por ellos mismos que se denominaron Memorias de la Concepción. “Fue nuestra primera obra y de ahí nos fuimos consolidando con esa y otras, como Louta, La Final…”, cuenta la actriz Maira Perales.
El fundador de la compañía y además profesor de los actores en su época universitaria, Andrés Céspedes, destaca el completo currículum que tiene La Otra Zapatilla, así como también la capacidad de sus integrantes  para preocuparse de todos los detalles antes de un estreno. “Ellos han hecho teatro de Concepción para Concepción, además, hacen un trabajo completo. ¡Las tienen que hacer todas! Se preocupan de la iluminación, producción, vestuario. Todo”, explica.
Por mientras, seguirán con sus proyectos en la zona, pues ya comienzan a ver un movimiento artístico interesante, que atrae incluso a directores de Santiago y otras regiones. Hay una motivación por descentralizar el teatro de parte de esta compañía que ya comienza a cosechar sus frutos. Los artistas asumen esto con debida humildad y saben que el lema de los Tres Mosqueteros “uno para todos, todos para uno” es primordial si se busca hacer un trabajo de calidad. En la compañía saben, y ellos mismos recalcan, que ninguno es tan bueno como todos juntos.

O’Higgins 680, 4° piso, Oficina 401, Concepción, Región del Biobío, Chile.
Teléfono: (41) 2861577.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES